Puede que algunos hayáis trasteado con las opciones de vuestras PS3 o PS4 y encontrado eso de “rango RGB”, que se puede configurar de tres formas:

  • Completo
  • Limitado
  • Automático (sólo en PS4)

En internet circula una información gravemente equivocada, según la cual hay que poner siempre el rango RGB en modo completo para disfrutar de unos negros más profundos. Creo recordar que fue una comparativa del juego Bayonetta en PS3 y XBox 360 la que propició tamaño disparate: gente hablando de lo que no sabía y, ya puestos, gente creyéndoselo.

Rango RGB 1

Es cierto que la calidad de una imagen se mide, fundamentalmente, por la profundidad de sus negros. Por eso los últimos paneles de plasma tenían tanto prestigio entre los puristas, y por eso, en la actualidad, ves un monitor OLED y notas una clara diferencia con respecto a la tecnología LED/LCD, muy depurada a lo largo de los años (es realmente antigua), pero no obstante limitada por su propia concepción.

Sin embargo no puedes, o al menos no deberías, enfatizar los negros a cambio de sacrificar otros aspectos de la imagen, y esto es lo que están haciendo algunas personas cuando ponen el rango RGB en modo completo sin conocimiento. Tras hacer esto, quizás lo primero que aprecies es que el fondo del menú XMB se ve menos grisáceo, aparentemente mejor. Pero… ¿también notas que en las partes más oscuras de la imagen no ves nada? ¿Es todo negro, sin el menor detalle? Entonces sigue leyendo.

Rango RGB 2

El rango RGB se refiere a los tonos de rojo, verde y azul (red, green y blue, de ahí las iniciales) que puede transmitir la señal de vídeo, desde el blanco hasta el negro, pasando por todas las graduaciones de los mencionados colores que, al mezclarse entre ellos, generan cualquier tonalidad. Ahorrándome toda la parte técnica, en definitiva el rango completo abarca desde el tono 0 (negro) hasta el 255 (blanco), mientras que el rango limitado va desde el 16 hasta el 235.

Dicho así, pareciera que el rango completo es más recomendable, ya que incluye más graduaciones cromáticas y por tanto permite más matices y un detalle más fidedigno. Pero esto sólo funciona si vuestra televisión soporta dicho rango, y esto no suele ser así, especialmente en los paneles de gama media y baja.

Rango RGB 4

Si activas el rango de salida RGB de la consola en modo completo y tu tele no lo soporta, lo que vas a ver, en apariencia, es un negro más profundo, pero a cambio vas a perder toda clase de detalles en los entornos oscuros y, aunque se note menos, también en los más claros. Verás negro o blanco donde en la imagen real hay otros matices, es decir, objetos, texturas, etc.

Para ti desaparecerá el concepto de penumbra y pasarás de verlo todo a no ver nada, y en general puede que haya contrastes demasiado acentuados, por ejemplo en la ropa de los personajes, donde observarás zonas negras sin detalle alguno. Seguramente en los juegos que te piden ajustar el brillo con la típica barra de color, o las dos imágenes una al lado de otra, te darás cuenta de que ni remotamente aprecias lo que se supone debería ser “apenas visible”.

La solución en este caso pasa por trastear con las opciones de tu televisión, a ver si incorpora algo así como “rango RGB”, “rango de color” o “profundidad de color”. Y una vez dentro, “completo” o “limitado”, pero también puedes ver estos términos como “profundo” o “normal”.

Rango RGB 3

Ante la duda, si no encuentras nada de esto, establece el rango RGB de la PlayStation como limitado. Sólo si tienes estas opciones de configuración en tu televisor, asegúrate de seleccionar el rango completo en ambos dispositivos, tele y consola, con lo que disfrutarás de la mejor imagen posible. Por cierto, si utilizas un monitor de PC lo normal es que soporte rango RGB completo, aunque no encuentres esta opción.

Y por último, ojo con el modo automático de PS4. Por ejemplo, si tu televisión es compatible con el rango completo, pero lo tienes desactivado (es decir configurado como limitado), y la consola está en automático, ésta puede detectar sencillamente que la tele soporta modo completo y sacar dicha señal cuando no debería. Por lo general, si sabes lo que estás tocando, siempre es mejor elegirlo por ti mismo.