Tal y como ya hemos citado en algunas noticias recientes, la dificultad de los juegos extremadamente enfocada a un público más juvenil o casual está afectando enormemente a las críticas recibidas por los expertos para grandes lanzamientos.

Y no solo se trata de juegos que han recibido una bajada de dificultad considerable respecto antiguas entregas, lo mismo ocurre cuando la dificultad es demasiado elevada y esta no se puede bajar.

Pero sea como fuese, en Sonyers queremos rendir tributo a estos lanzamientos, que si bien muchos de ellos han suplido estos problemas mediante actualizaciones, la mano negra de la crítica ya se ha ceñido sobre ellos pese a ser grandes títulos.

Ni no Kuni 2: El renacer de un reino, quedó totalmente desaprovechado

Aunque el lanzamiento de Ni no Kuni 2: El renacer de un reino sorprendió gratamente a la crítica, lo cierto es que sus mecánicas de combate -aunque eran de lo más variadas quedaban totalmente desaprovechadas debido al único nivel de dificultad que acompañó al título con su llegada y que resultaba demasiado sencillo.

Tal era así, que casi sin seguir ninguna mecánica de combate y sin atender a las debilidades y defensas de nuestros rivales, podíamos afrontar hasta las mazmorras más complicadas del juego sin tener el nivel indicado para superarlas.

Eso sí, este problema fue suplido meses más tardes con la llegada de una importante actualización que añadía varios nuevos niveles de dificultad, ajustando bastante lo visto hasta el momento y suponiendo ahora si un verdadero reto.

A esto habría que sumarle el hecho de que las últimas mazmorras añadidas en su último DLC son una verdadera prueba para los más expertos, permitiendo para poder afrontarlas superar nuestro nivel máximo hasta el 150.

Kingdom Hearts III decepcionó en lo jugable a sus fans más antiguos

Algo parecido ocurrió con Kingdom Hearts III, siendo este uno de los lanzamientos más esperados en los últimos años por los fans. Aunque bien es cierto que el título contaba con hasta 3 niveles de dificultad en su lanzamiento, la crítica no tardó en señalar que hasta en el más difícil el juego podía superarse sin demasiados problemas.

De hecho, incluso en niveles bajos y sin un equipación adecuada, rara fue la vez que un combate se nos resistía, aunque Square-Enix ha tardado poco en prometer que este fallo tendrá solución antes de lo esperado.

El nivel de dificultad Maestro, típico en las versiones Final Mix de la saga, llegará de forma totalmente gratuita para satisfacer a los más exigentes, prometiendo que esta vez no se ceñirá solo a un aumento en los parámetros enemigos.

Tendremos que ser verdaderos estrategas usando el botón de defender en el momento oportuno y añadiendo nuevas mecánicas de combate, que recordarán más si cabe a un juego de acción.

Sekiro: Shadows Die Twice ya desatado la furia de los menos pacientes

Justo lo contrario ocurre con la última propuesta de From Sotware, donde las mecánicas de combates son lo más difícil del título, y más de un jugador no ha tardado en demandar que el juego es demasiado complicado, exigiendo a la compañía un nivel de dificultad más ajustado.

El equipo de Miyazaki ha rechazado por completo esta idea, afirmando que esto afecta a la visión creativa del título, y aunque a polémica respecto a si de debe de mantener esta dificultad está servida, todo parece indicar que el estudio no cederá ni un paso en su decisión.

No obstante, no hay que pasar por alto que algunos fans consideran que el título es más sencillo que cualquiera de la saga Sous, donde solo basta con dominar las mecánicas para que el juego sea casi un paseo. Sea como fuese, la polémica está servida con este título.

Crash Bandicoot N. Sane Trilogy de difícil a fácil en una sola generación

Ahora vamos con el caso más cantoso para los comunidad de jugadores, hablamos de la saga inicial de Crash Bandicoot, donde pese a contar con una primera entrega de lo más difícil, lo cierto es que esta cualidad se fue perdiendo con el paso de los años y entregas.

De hecho, gracias al relanzamiento de trilogía en la actual generación, pudimos comprobar cómo el nuevo estudio a cargo decidió conservar la dificultad original, desatando la furia de aquellos que decidieron comenzarla por el primer título.

Sobra decir que conseguir el ansiado trofeo platino de este título es un verdadero reto, pues lograr afrontar algunos de sus niveles sin morir y en tiempo récord es un paso odioso que ha logrado hacer que más de uno gritara al pobre marsupial.

Aunque por suerte, todos los jugadores habrán notado el cambio de dificultad en la siguiente entrega, siendo aún más notable en la tercera, donde la dificultad es de chiste comparada con el primero, dejando bien a las claras el giro hacia un enfoque más sencillo para la saga con el paso del tiempo.

Horizon: Zero Dawn fue perfecto en casi todo

Aunque nos duela admitirlo, la aventura de Alloy en PlayStation 4 no fue un reto demasiado alto para los más expertos. De hecho, aunque el título contaba con varios niveles de dificultad, nunca llegaba a presentar grandes retos para los jugadores.

Eso sí, aunque la belleza del título no radicaba en su dificultad, la obra seguía manteniendo varios retos y coleccionables que lo convertían en un desafío, y quién sabe, quizás futuras entregas si sepan sacar lo peor de nosotros.

Sea como fuese, raramente hemos escuchado de alguien que asegurara que Horizon: Zero Dawn era un juego difícil, lo que nos hace pensar que los chicos de Guerrilla deben plantearse como sorprender aún más si cabe a sus seguidores.

Los millennials no saben lo que es un juego difícil…

Y hasta aquí el repaso con nuestros juegos más fáciles o difíciles en la actual generación. Aunque no dejamos claro si preferimos que un título esté más enfocado en la historia y menos en ofrecer un reto, lo cierto es que todos hemos notado un declive en las dificultades de nuestros juegos favoritos.

Como mención especial a todo esto, nos gustaría señalar que grandes sagas, que en actuales remasterizaciones, ofrecen más de un modo adaptado para afrontar combates que antes nos parecían imposibles, podrían estar haciendo que se pierda la magia y la emoción de superarse.

Hablamos de Final Fantasy, que aunque ya podemos disfrutar de sus entregas más clásicas en casi cualquier dispositivo, lo cierto es que tanto la ausencia de la dificultad de la que antes hacían gala, como la inclusión de modos que facilitan pasar los combates más duros sin pena ni gloria, podría estar chafando la experiencia en general.

Eso sí, en Sonyers nos gustaría escuchar la opinión de todo el mundo, y queremos que nos comentéis, ¿A qué juego le añadirías más dificultad si pudieras? ¿Cual se te ha hecho demasiado difícil? somos todo oídos.