Dentro de poco nos llega Resident Evil 2 Remake, y todo el mundo puede disfrutar ya de su demo, 1 shot, que aunque dura solo media hora os podemos asegurar que nos ha hecho gritar… de miedo.

En Sonyers, no queríamos traeros una impresión de una demo que prácticamente todo el mundo podía jugar, así que hemos pensado en traeros nuestra peculiar forma de comparar las cosas, invitando a que reflexionemos.

Por un lado queremos traeros la impresión de alguien que en su día, siendo un niño, jugó al juego original, o lo sufrió dado su corta edad. Y por otro lado, hemos invitado a uno de nuestros miembros a jugarla pese no estar familiarizado con esta saga.

Como resultado, hemos podido obtener si Resident Evil 2 es un buen juego de verdad, firme candidato al GOTY de este año, o si meramente estamos demasiado hypeados para ver la verdad y nos estamos agarrando demasiado al recuerdo que le teníamos a la mítica PSOne.

Rejugándolo 20 años después

Realmente yo soy una de esas personas que se están dejando llevar por el hype y está impaciente por jugar la demo de este esperado título.

Mis sentimientos se han desbordado al ver como luce la mítica comisaría de Raccoon City, es simplemente espectacular.

La comisaria pinta más espectacular que nunca

Encontrar elementos desfasados, como la máquina para guardar la partida manualmente o el baúl, siguen ahí me hace pensar que sigue siendo el mismo juego pero con mejoras, haciendo mejorable lo inmejorable.

Por no hablar de la cantidad de detalles que hay dentro de la comisaría. Si el original ya contaba con una singular número de detalles que dotaban de realismo al juego, aquí han decidido superarlos todos y darnos un derroche de creatividad inhumano.

Por otra parte, en esta corta demo hemos podido ver nuevamente los puzzles que caracterizaban las primeras entregas de la saga siguen igual, invitándonos a pensar y explorar hasta el mínimo detalle.

Una vez que nos cansamos de perder el poco tiempo que tenemos para jugar explorándolo todo, nos metemos de lleno en la faena, atravesamos los oscuros pasillos de la comisaría quedándonos asombrados con cada detalle hasta llegar al trágico y esperado momento, toca enfrentarse a los infectados.

Aunque sea un remake de una joya del pasado, lo he vuelto a pasar mal, la posición de estos seres no-muertos nos pilla por totalmente por sorpresa y nos han hecho sufrir de lo lindo. El cambio de cámara que ha acompañado al juego por supuesto hace que apuntemos de otra manera, pero sigue siendo Resident Evil 2, la esencia se mantiene.

Y justo desde ese momento hasta el final de la misma hemos de andarnos con ojo, o podemos acabar mal. Dos son los intentos necesitados para terminar la demo de principio a fin, y las impresiones son increíbles, esperábamos mucho de este remake, y Capcom nos lo ha dado.

Poco más me queda por decir de este juego de aquí a que se produzca su salida el próximo 25 de enero, los fans del original estarán encantados con el espectacular trabajo realizado. Solo espero que los que hoy empiecen su aventura en este mundo de armas biológicas estén igual de encantados.

Las situaciones de gore serán mucho más fuertes a las vividas en PsOne hace ya 20 años.

Entrando en Raccoon City por primera vez

Bueno, no voy a deciros quién soy porque reconozco sentir cierta vergüenza por no haber disfrutado nunca de un clásico del género del terror (tal vez desvele mi identidad secreta en el próximo podcast…), pero es que este género nunca me ha llamado demasiado la atención porque no me gusta pasarlo mal, y ni películas ni videojuegos son santo de mi devoción.

Pero ante la propuesta de Antonio para escribir unas impresiones conjuntas me atrajo y le di una oportunidad en esta demo de 30 minutos, y tras completarla, varias cosas me han quedado bastante claras.

La primera es que de todos los títulos que he probado, que aunque no sea fan del género han sido unos cuantos, Resident Evil 2 es uno de los mejores en cuanto a ambientación y sustos, y las mejoras técnicas hacen que esas sensaciones se potencien.

La segunda es que Capcom me está ofreciendo una excusa perfecta para enmendar mi error por no haber jugado a este clasicazo y la experiencia ha sido tan satisfactoria que no voy a desaprovecharla.

Os diré que durante los 30 minutos que duró la demo fui bastante lento, leyendo todo, sin tener ninguna información previa sobre dónde ir, así que no logré completarla a tiempo y me llevé una cantidad de sustos considerable (los vecinos se tuvieron que asustar con mis gritos).

En su día cuando vi a gente jugando me parecía un juego demasiado complejo, con un montón de puzzles, códigos, inventario, combinaciones… pero lo cierto es que una vez lo pruebas es sencillo, y la escasez de munición y espacio de guardado no hace más que potenciar la sensación de desamparo, de que nos cueste disparar cada bala y nos duela cuando fallamos.

He leído a gente diciendo que el control del personaje es algo ortopédico pero en absoluto he sentido eso, Leon respondía a la perfección y resulta impresionante cómo las balas impactaban directamente en los cuerpos de los infectados y en función de la zona el enemigo cae de una forma o incluso se desprende esa parte de su putrefacta anatomía.

Gráficamente me parece que Capcom ha hecho un trabajo sublime, y el realismo alcanzado con las buenas dosis de GORE que nos regala el título potencian la sensación de terror aún mas.

¿Puede que sea uno de los mejores remakes que se han hecho en esta generación? Es posible, y Resident Evil 2 es un juego muy recomendado para todos los que en su día lo disfrutaron por la cantidad de novedades que incluye, de nuevos caminos, de nuevos puzzles y detalles que lo hacen sentir como nuevo y a la vez suponen un chute de nostalgia por todos los elementos que se han mantenido.

Pero si eres como yo y nunca jugaste antes a uno de los juegos más importantes del género del terror de todos los tiempos es hora que enmiendes ese grave error, que te prepares para que la adrenalina recorra tu cuerpo, para gritar y sobre todo para disfrutar, porque creo que si en esos 30 minutos he gritado y disfrutado tanto, con el juego final en mis manos voy a pasarlo realmente en grande.