Todavía tenemos juegos sobre los que hablar en la pasada Gamescom, que parece ya lejana pero que tuvo tanto que ver y que probar que aún tenemos títulos sobre los que hablaros, como es el caso de RAGE 2, de uno de los estudios más de moda y con mayor valoración por parte de los usuarios: Bethesda.

Tras el debut de esta nueva IP con unos resultados tal vez algo por debajo de lo esperado, la compañía norteamericana vuelve a apostar y lo hace fuerte con RAGE 2, un juego que vuelve a ofrecer un intenso shooter, un entorno post-apocalíptico con una ambientación claramente influenciada por Mad Max donde solo el más fuerte sobrevive.

RAGE 2 cuenta con un fuerte componente tanto en la mejora del equipamiento de nuestro personaje como de su vehículo, con una parte de conducción encargada al estudio Avalanche, los responsables de la saga Just Cause y precisamente del último Mad Max.

¿El resultado? Os invitamos a acompañarnos a este viaje loco por el Páramo. Puede que allá donde vayamos no seamos bienvenidos…

RAGE 2: Nano-leches para repartir

En la demo que pudimos probar en el stand de Bethesda no pudimos disfrutar de la parte de la conducción, pero sí hacernos una idea de las posibilidades de nuestro personaje a pie y bien armado.

Un breve tutorial nos llevaba al Eden Space Center, un lugar plagado de enemigos en los que probar nuestras nanotrites, unas habilidades que hacen que nuestro Ranger pueda ejecutar acciones de combate devastadoras como lanzar ondas de energía o suspenderse brevemente en el aire tras un gran salto para golpear el suelo y derribar a todos los que estén cerca de la onda expansiva.

Fuera del centro unos enemigos charlan animadamente, ajenos a lo que les espera. Podemos aproximarnos con sigilo, utilizar los vehículos como cobertura y facilitar el trabajo, pero como somos algo patosos terminan por descubrirnos y toca desplegar toda nuestra potencia de fuego.

Ahí comprobamos lo dinámico que es el combate gracias a estas habilidades, como el uso del Dash que nos sirve tanto para aproximaciones rápidas hacia el enemigo para golpes cuerpo a cuerpo o desplazamientos laterales para esquivar proyectiles. El Shatter son las ondas de choque comentadas, igual que el Slam del salto y el golpeo al suelo, pero la habilidad más poderosa es el Modo Overdrive, que incrementa el daño causado por nuestras armas por tiempo limitado, un poder que necesita recargarse y que, por tanto, debe ser utilizado con cabeza.

El Wingstick, ese gran amigo

Todas las armas, entre las que encontramos fusiles, escopetas, lanzacohetes o pistolas de gran calibre, y las habilidades especiales de combate, pueden ser combinadas con el Wingstick que encontraremos dentro del centro, una suerte de boomerang con tres cuchillas que causa estragos entre las filas enemigas. Una vez fijado el rival no importa que se cubra en una cobertura, porque el wingstick lo encontrará y lo derribará, y si no le corta alguna extremidad al menos lo hará salir de la cobertura para que nuestra escopeta termine el trabajo.

Nos encontramos una jugabilidad muy dinámica, con un gran gun-play en el que nos vemos en constante movimiento, con un gran número de enemigos atacando a la vez y obligándonos a usar todo lo que tenemos, a cubrirnos por momento y recuperar vida (inyectándonos, nada de auto-regeneración).

RAGE 2 es una bendita locura, la IA rival es dura, es inteligente, busca siempre flanquearnos, nos ataca con todo lo que tiene, no esperéis un juego fácil ni siquiera en nivel de dificultad normal, poco respiro y sí mucha diversión, donde no es raro ver a “los malos” soltar bravuconadas mientras corre la sangre, ruedan las cabezas y esos locos siguen corriendo y gritando hacia nosotros sin miedo a morir.

La demo termina una vez ascendemos al último de los cuatro pisos del edificio y derribar a un gran número de enemigos que nos hacen sudar para llamar a un EcoPod que provoca una gran explosión en el planeta.

Conclusiones

Parece que RAGE 2 viene a potenciar lo que le diferenció del resto de shooters en su debut allá por 2010. Jugabilidad ágil y divertida, una ambientación única y muy trabajada, rivales duros, un gran arsenal y poderes que iremos mejorando constantemente y locura, mucha locura.

idSoftware ya ha demostrado que el género del shooter no tiene secretos para ellos, y la potencia de las nuevas consolas nos ofrecerá un mundo enorme y detallado, una iluminación excelente y una paleta de colores llena de contrastes donde el humo y el maquillaje se mezclan con el polvo del desierto.

¿Será RAGE 2 el shooter definitivo? No lo creo, pero que nos va a divertir un rato tiene toda la pinta. Las ganas que deja la demo de seguir queriendo descubrir más y disfrutar de nuestro poder es, y nunca mejor dicho, de locos.

Oferta