Farpoint es, probablemente, ese juego que muchos usuarios de PlayStation VR están esperando como agua de mayo, nunca mejor dicho, pues saldrá el día 17 de dicho mes. Y es que, tras una primera hornada de juegos decente, pero muy irregular, somos muchos los que seguimos esperando ese juego específico de realidad virtual que marque la diferencia.

Sony nos ha invitado a un evento, de nombre PlayStation VR Journey, donde hemos podido probar Farpoint de primera mano y por primera vez en España, en un modo cooperativo junto a otro jugador. El mismo Randy Nolta, co-fundador de Impulse Gear, había venido a Madrid para la ocasión, además de Mark Rogers, productor senior en SIE America y responsable del codiciado PlayStation VR Aim Controller. Esto da una idea del compromiso de Sony con sus gafas de realidad virtual, pero allí, rodeado de gente, con toda la parafernalia en torno al evento, no dejaba de preguntarme: “¿será éste EL JUEGO?”.

Lamentablemente, de momento no podemos responder a esa pregunta. Lo visto sirve para hacerse una buena idea de lo que ofrecerá Farpoint, pero aún no sabemos si tendrá la profundidad y duración que se demanda a los juegos de realidad virtual. Sin embargo, vamos con lo que sí se puede ir adelantando, y ya os digo que es todo bueno.

Tal y como probablemente hayáis leído en algunas previews extranjeras, lo primero que llama la atención en torno a Farpoint es el Aim Controller, una especie de “ametralladora” que no es un soporte para los PlayStation Move como ya había (con algunas limitaciones), sino un periférico totalmente nuevo. Muchos nos hemos preguntado si servirá para otros juegos, o bien si terminará por ocupar un lugar en el baúl de los recuerdos, pero de momento seguimos sin saberlo. Lo que sí puedo deciros es que sería una pena, porque la impresión no puede ser mejor: robusto, agradable al tacto y con todas las funcionalidades de un Dualshock 4 perfectamente repartidas, incluyendo ambos sticks analógicos.

Sin embargo, como no podía ser de otra forma, la magia se produce cuando te colocas las gafas y ese elegante pero sencillo periférico se transforma en un flamante rifle de asalto futurista. La demo empieza en una especie de habitación donde podemos desplazarnos y hacernos con los controles.

Por el micro hablamos con el otro jugador, que está ahí, con nosotros, de una manera mucho más realista que nunca antes. Después de movernos aquí y allá, y de trastear con unos cuantos objetos que podemos empujar y tirar a modo de curiosidad, abandonamos el lobby para adentrarnos con nuestro compañero en la dura batalla, en lo que intuyo debe ser un modo survival o similar.

Desierto. Cielo despejado, con algunas nubes y ráfagas de viento. Riscos dispersos y, al fondo, una cadena montañosa que tapa por momentos un sol abrasador. Lo mejor que se puede decir de Farpoint es que no me estoy fijando en los gráficos para nada, del mismo modo que no lo haría al contemplar la realidad “auténtica”: todo es perfectamente creíble y está muy bien representado. La distancia de dibujado es magnífica y las texturas de las grandes rocas sencillamente naturales. Antes de darte cuenta empiezan a llegar unas criaturas insectoides, al más puro estilo Starship Troopers.

Unos cuantos tiros por aquí, sangre naranja por allá. Si acercamos el arma al hombro la cambiamos: de la clásica ametralladora de munición sólida a un rifle láser que, aunque parezca increíble, ¡es aún más chulo! Con ambas armas, al hacer el movimiento de apuntar, vemos una mirilla para ganar precisión.

La sensación, una vez más, hay que vivirla. Con el botón R2, situado en el frontal del Aim Controller, disparamos granadas. Al fondo, muy lejos, se ven (extrañamente bien definidos) bichos y más bichos, de distintas clases. Conté cuatro o cinco tipos en el tiempo que sobreviví hasta caer abatido, desde pequeños arácnidos que saltan a tu cara hasta enormes insectoides de exoesqueletos durísimos, pasando por unas pulgas gigantes que escupían ácido. En todo momento la peli de Paul Verhoeven está omnipresente, aunque en las partidas de otros jugadores, por las televisiones, pude ver cómo algunos se enfrentaban también a una especie de torretas de defensa que lazaban misiles.

Poco más se puede decir, salvo que crucemos todos los dedos para que este juego, siendo específico de realidad virtual, tenga el empaque que todos estamos esperando. Desde Sony, en la presentación del evento, nos han asegurado que Farpoint no es sólo un juego de acción, sino también de exploración, con una gran historia como hilo conductor. Nosotros ya sabemos que materia prima hay de sobra. Ahora toca esperar al mes que viene.