El pasado E3 fue el escenario escogido por Remedy para presentar Control, anteriormente conocido como el enigmático “P7”, y precisamente fue en la conferencia de Sony donde el estudio decidió desvelar su primer proyecto multiplataforma tras una larga temporada  trabajando en exclusiva para Microsoft, una época que dejó dos grandes títulos como Alan Wake y Quantum Break, cuyas ventas no le hicieron justicia.

Control es una propuesta que de primeras recuerda muchísimo a Quantum Break. No sólo en lo visual, utilizando el mismo motor gráfico u una iluminación casi calcada, también en las habilidades de un personaje con poderes sobrenaturales, que esta vez no sólo podrá detener el tiempo, también utilizar poderes telequinéticos para manipular objetos en un mundo donde las leyes de la física y la lógica parecen tan flexibles como en un sueño.

Pero es posible que el juego sea mucho más que lo que aparenta. ¿Quiéres conocerlo? Entonces te invito a que sigas leyendo nuestras impresiones tras probarlo en el E3.

Fuerte narrativa, marca de la casa

Uno de los rumores y también temores a los que nos enfrentamos los fans de Remedy fue aquel que dijo que el juego estaría completamente orientado al online, y nos imaginamos al estudio dejando de hacer lo que mejor se le da, contar historias, para adaptarse a la moda de los Battle Royale.

Por suerte esos rumores eran infundados y Control contará con un fuerte componente narrativo, lo que podríamos decir que asegura su calidad.

Tomaremos el papel de Jesse Faden, la directora de Control, una agencia secreta del gobierno encargada de estudiar los objetos anómalos y que ha sufrido un ataque que ha dejado a toda la instalación sumida en el caos, con agentes flotando en el aire o poseídos, una realidad corrompida que nos regala escenarios de geometrías imposibles.

Esta experiencia de juego sandbox desarrollada con el motor propiedad de Northlight nos desafía a dominar una combinación de habilidades sobrenaturales, cargas modificables y entornos reactivos mientras luchamos a través de los mundos profundos y misteriosos por los que Remedy es tan conocido y querido.

Con un guión de Sam Lake y el apoyo narrativo de las televisiones (un homenaje claro a lo visto en Alan Wake), podemos esperar una historia apasionante que nos mantendrá pegados al televisor. De momento lo que hemos podido ver del juego no desvela prácticamente nada, así que tocará esperar a conocer más detalles sobre el argumento en próximas fechas.

El entorno también será nuestro arma

Lo que pudimos ver en el gameplay mostrado a puerta cerrada durante el E3 es que el título tendrá un diseño de niveles espectacular, y no es casualidad esa impresión, pues Remedy aseguró que Control ha sido el juego en el que más han trabajado en ese sentido.

Y es que el escenario será un arma más para nuestra protagonista, pues podremos utilizar nuestros poderes para lanzar objetos a los enemigos. Un escenario que puede cambiar en cualquier momento y que no está sujeto a ninguna ley o lógica.

En un momento del juego estábamos andando por el edificio del FBI, viendo como algunos NPC pasaban a nuestro lado como zombies y otros de pronto despertaban y nos atacaban. De pronto aparecíamos en un hotel, llegamos a un cuadro con una cadena que, al accionarla, nos transporta a un mundo onírico en el que podemos levitar.

Nuestros poderes nos permitirán realizar una buena variedad de acciones, atravesar pareces, flotar, modificar la forma de nuestras armas, usar los escombros como escudo ante proyectiles… parece que en Remedy se dieron cuenta que en Quantum Break pecaron de una jugabilidad algo simple y han querido que Control sea mucho más variado a la hora de enfrentarnos a los enemigos.

El Northlight lucirá en PS4

Una de las mayores alabanzas de Quantum Break fue en el terreno visual por el gran resultado que ofreció el motor gráfico Northlight, un motor propiedad de Remedy y que ofrecía una iluminación espectacular, con una gran paleta de colores y un tratamiento de partículas muy efectivo.

En Control no sólo podremos disfrutar de un motor más maduro, también ayudará el uso de esos escenarios de fantasía que harán que cambie la iluminación constantemente, lo que sumado a la cantidad de partículas que moverá el juego por su propia propuesta jugable hará que el título sea un patio de recreo para que Northlight se luzca.

Conclusiones

Falta mucho por ver de Control para saber si Remedy mantendrá la calidad de los últimos juegos o se limitará a lanzar un juego plano que aproveche las mecánica y recursos de Quantum Break.

Parece que la apuesta por una narrativa fuerte, una jugabilidad variada y unas situaciones que no dejarán de cambiar y sorprendernos hará que nuestro interés por el título se mantenga alto.

Después de varios años siendo exclusivo de Microsoft, Remedy y Control llegarán a PlayStation 4, Xbox One y PC en 2019 y estamos deseando ver más del juego y saber qué demonios encierra esa pirámide negra.