Si alguien tenía dudas del buen momento de forma de THQ Nordic, un estudio que resurgió de las cenizas de THQ, sólo tiene que echar un vistazo al título que nos ocupa, Biomutant.

Hemos tenido ocasión de probar este juego de acción RPG de mundo abierto y ambientación post-apocalíptica en la Gamescom de Colonia y podemos decir que ha sido una de las grandes sorpresas de la feria.

¿Quieres saber más? Sigue leyendo…

Biomutant_Editor

Biomutant: Un editor de locura

Biomutant es un juego desarrollado por el estudio sueco Experiment 101, y recientemente han anunciado que retrasarán el juego hasta verano de 2019 cuando estaba fechado para finales de año. Sorprende la decisión porque la demostración mostrada a puerta cerrada lucía realmente espectacular, aunque es cierto que adolecía de puntuales caídas de frames.

El juego empieza mostrando su potente editor, y cuando hablamos de potente no es un eufemismo. Tenemos una gran cantidad de elementos de personalización, a lo que se suma la mezcla de ADN que hace que el aspecto de nuestro personaje varíe completamente manteniendo sus atributos, colores y demás.

Además podemos asignar diferentes habilidades en un pentágono donde podemos definir la suerte, la agilidad o la inteligencia, y eso se refleja también en el aspecto del personaje (más músculos o la cabeza más grande).

Combates con habilidades mutantes

Literalmente hay millones de combinaciones posibles, y una vez que hemos escogido a nuestro bípedo toca salir a este mundo en ruinas invadido por la vegetación mientras nos movemos equipados con unas armas de lo más curiosas, donde podemos ver martillos, hachas con destornilladores pegados… reciclaje 100%.

Nos encontraremos enemigos con un diseño de lo más trabajado, al igual que los personajes, principales o secundarios. El nuestro cuenta con progresión para que vayamos mejorando sus características para adaptarlo al estilo que más nos interese, y también podremos mejorar su equipamiento, reflejando claramente que se trata de un action-RPG.

Además de los golpes de estilo artes marciales – que irán aumentando según vayamos conociendo a los maestros del Wushu – y los disparos a distancia, posiblemente lo mejor sean los objetos especiales y los poderes mutantes. Son brutalmente divertidos y van desde la telequinesis a la levitación.

Para ello pongo dos ejemplos. Existe un poder en el que creamos una gran burbuja y nos situamos en su interior. Su exterior es pegajoso y podemos “capturar” enemigos y llevarlos pegados con nosotros para finalmente lanzarlos con fuerza, y esa burbuja también sirve para dar grandes saltos.

Otro ejemplo es un guante de hierro con impulsores, capaz no sólo de quitar más daño a los enemigos, también derribar puertas metálicas que hasta entonces permanecían bloqueadas, desbloqueando nuevos caminos.

Cada objeto tiene un ataque especial, así que literalmente hay cientos de ataques especiales (el del guante mencionado clava a los enemigos en el suelo hasta la cabeza).

El buen samaritano

En Biomutant encontramos un gran mundo abierto, pero en lugar de llenarlo de iconos como en un Assassin’s Creed aquí se trata de ir encontrando personajes que nos darán misiones secundarias y nos recompensarán con objetos únicos.

El estudio asegura que una de las gracias del juego será esa, encontrar estos personajes tan divertidos, con personalidades variadas y en situaciones de lo más variopintas. Lo que nos ofrezcan puede, como decía, desbloquear nuevas secciones y abrir nuevas posibilidades.

Y es que el mundo del juego es enorme, un mundo abierto de 6 kiómetros cuadrados, sin duda el más grande del estudio y que refleja claramente la ambición de Experiment 101 y la apuesta de THQ.

Quizás el punto fuerte del juego sea su variedad a la hora de afrontar las peleas, y también a la hora de movernos por el entorno, puede ser a pie, en un mecha, en jetski y en formas de transporte que seguramente no podéis imaginar. Incluso habrá misiones totalmente acuáticas o en el aire.

El titulo tiene sentido del humor y algunos jefes memorables. En la demo veíamos uno enorme que nos quería atrapar con la lengua. Teníamos que debilitarle y dejar finalmente que nos capturase para acabar en su estómago, escalar hasta su corazón y matarle. Si no escapábamos nos deslizábamos por un tubo y salíamos por… bueno, lo imagináis.

Técnicamente brillante

A pesar de esas caídas de frames, que sabiendo que van a retrasarse tanto tiempo me hace pensar que solucionarán sin problemas, el juego luce francamente hermoso y es uno de los títulos más coloridos que recuerdo.

Con una gran iluminación, vegetación mecida por el viento, unas físicas muy competentes y variedad de entornos, el juego destaca especialmente por su diseño artístico. 

No sólo por los personajes, que tienen una gran personalidad, también el gusto por el detalle en los objetos, los secundarios, localizaciones bajo tierra… un trabajo con mucho mimo y eso se agradece.

Conclusiones

Biomutant ha sido toda una sorpresa, y espero que no sea uno de estos juegos que recibe poca atención mediática porque lo merece.

Muy divertido por sus situaciones y su jugabilidad, variado, desafiante… habrá que ver si la duración es adecuada aunque cuenta con varios finales, y también si la variedad de misiones va acorde con las formas de afrontarlas, pero todo apunta a que en ese aspecto tampoco cojeará.

Muchas ganas que llegue el verano de 2019 para tenerlo entre manos, y esperamos volver a probarlo para ir viendo cómo evoluciona, porque si este título no muta demasiado puede ser muy grande, aunque su protagonista sea muy pequeño.

Oferta