Durante la Gamescom tuvimos ocasión de visitar en stand de Bandai Namco y pudimos probar el gran catálogo de juegos que la compañía japonesa presentó en la feria alemana. Allí estaban los Jump Force, Ace Combat 7, Twin Mirror y también este 11-11: Memories Retold al que reconozco que le dediqué más tiempo que a ninguno.

Y es que la obra de Aardman Animations (Chicken Run: Evasión en la Granja, Wallace y Gromit) y DigixArt es toda una acuarela en movimiento, un título liderado por Yoan Fanise, director creativo de Valient Hearts que nos transporta a 1916, en plena Primera Guerra Mundial, con dos historias muy distintas y poco habituales en el género bélico.

Porque en la guerra los héroes suelen ser los que empuñan el arma, pero hay muchas historias que no se conocen, que no se cuentan. Y aquí, amigos de Sonyers, vamos a intentar contaros esta…

Una experiencia narrativa

Estamos a 11 de noviembre de 1916. Un joven fotógrafo deja Canadá para incorporarse al Frente Occidental en Europa, y ese mismo día un técnico alemán recibe una trágica noticia: Su hijo, que lucha en la batalla, ha sido declarado “desaparecido en combate”.

A las 11 del día 11 del mes 11 del año 1918 tendrán que tomar la decisión más importante de sus vidas… la Guerra ha acabado, ¿pero ha acabado realmente para ellos?

El juego nos ofrece una historia de dos personas muy distintas, un joven inocente, un padre desesperado, y entre medias vivencias, seres humanos que luchan por sobrevivir y que harán casi cualquier cosa por conseguirlo, muestras de grandeza y de vileza.

Para darle más veracidad a la interpretación se ha optado por dos caras muy conocidas, el premiado actor Elijah Wood interpretando a Harry (El Señor de los Anillos, Los crímenes de Oxford) y Sebastian Koch como Kurt (El Puente de los Espías, La Jungla: Un buen día para morir).

Lo que pudimos probar

Empezamos la demo manejando a Harry, que nos cuenta algo de su vida y de la chica que le gusta, Julia, que no parece hacerle mucho caso, o al menos el tipo de caso que le gustaría. Podemos probar nuestra cámara y fotografiar algunas escenas. Nuestro jefe no nos tiene precisamente en consideración, pero nuestro trabajo ha llamado la atención al ejército canadiense y nos hacen una oferta que no podemos rechazar.

De ahí saltamos a una fábrica de Zepelines alemana. Manejando a Kurt tenemos que arreglar una pieza de la cadena de montaje atravesando una pequeña zona de plataformas, resolviendo un sencillo puzle y pudiendo hablar con los compañeros de la fábrica. Cuando terminamos nos llega el mazazo, la misión en la que estaba embarcado nuestro hijo h sufrido bajas pero no se sabe quién ha muerto y quién no. Nos comerá la incertidumbre.

De ahí un salto que nos lleva al frente, a la zona de guerra, de nuevo como Harry, y no solo haciendo fotos, también teniendo que ayudar en lo que puede en mitad de ese gran caos. Acompañar al capitán sin salir de las coberturas, cargar con munición o tener que buscar agua para enfriar un arma de gran calibre serán algunas de las tareas que nos gritarán, y no todas serán de evidente resolución.

Más tarde atravesaremos una cueva y manejaremos por momentos a la mascota de Harry, un gato, avanzando por las trincheras, trepando con agilidad felina mientras vemos el fragor de la batalla a nuestro alrededor. Corremos porque nuestro dueño está en apuros. ¿Llegaremos a tiempo?

El juego permitirá manejar a las mascotas de Harry y Kurt, al gato y a la paloma, por lo que no parece que vaya a sufrir poca variedad de misiones, y que tendremos escenas pausadas en las que investigar, charlar con otros personajes, conocer sus historias y resolver puzles, y también momentos frenéticos de verdadera tensión.

Gráficamente pinta bien

En las imágenes y los vídeos mostrados se puede ver con claridad lo que ofrece este 11-11: Memories Retold, un juego que apuesta por un estilo visual que simula una acuarela en movimiento, un cuadro del París del siglo XIX, con grandes pinceladas que hacen que queramos constantemente sacar capturas y compartirlas por lo maravilloso del resultado obtenido.

Cabe destacar además la variedad de ambientes, lo que vemos al principio en Canadá choca de frente con la fábrica donde trabaja Kurt, con unos tonos mucho más apagados y un aspecto muy triste en general, que se puede apreciar hasta en las expresiones de los trabajadores.

La forma de representar la iluminación y el colorido vienen acompañados de una banda sonora muy potente que redondeará un juego brillante en lo técnico, que apuesta por un estilo que ya hemos visto antes pero no de forma tan ambiciosa y que pinta, nunca mejor dicho, muy bien.

Conclusión

Definitivamente me ha gustado 11-11: Memories Retold, porque además de poseer una gran belleza visual consigue engancharte a las historias de los personajes, empatizar con ellos, y parece que a nivel narrativo el juego estará lleno de pequeñas historias, de momentos que nos pondrán el corazón en un puño.

La obra de Aardman y DigixArt será un homenaje a la paz y un recuerdo a los 100 años que se cumplirán el próximo 11 de noviembre de 2018 de aquel Armisticio de Compiègne, el tratado de paz entre el Imperio Alemán y los Aliados que entrara en vigor a las 11 de la mañana.

Es un juego que impacta por su estilo y su propuesta de inicio, pero tendremos que esperar para saber si mantendrá el tono y seguirá sorprendiendo con el paso de las horas, si se instalará en nuestro recuerdo o pasará de largo engrosando la lista de los juegos olvidados.

Dónde comprarlo

Oferta