La historia de PlayStation Classic es algo larga y eso que solo lleva a la venta prácticamente un mes, desde el pasado 3 de diciembre. Aunque parte de su historia ya viene de mucho antes.

La caída de PS Classic

Los fans esperaban como agua de mayo el lanzamiento de una versión mini de alguna consola PlayStation y la alegría fue máxima al ver el anuncio de PS Classic, una adaptación en miniatura de la primera PlayStation.

Ahí la cosa empezó bien, pero todo fue a peor. La lista de juegos preinstalados, que son 20 y no se pueden ampliar, no gustó mucho, pero todo empeoró cuando se conoció que además estarían todos en inglés por alguna extraña razón.

Todo esto desembocó en el enfado de los fans y en cancelaciones de reserva en masa. Y actualmente, esta consola se puede adquirir en muchas tiendas a pesar de ser una versión limitada por casi la mitad del precio de su precio original.

Pese a todo, hay gente que le vio el potencial y decidió comprarla. Han conseguido desentrañar su código y ver restos de juegos finalmente no incluidos. Y una vez explorada por dentro, algunas personas han empezado a explorarla por fuera. Así nos ha llegado esta nueva versión de PS Classic.

Este usuario disfruta de su PS Classic en cualquier parte

PlayStation Classic es una consola de sobremesa que se puede disfrutar en cualquier televisor actualmente mediante HDMI. Pero un fan ha ido más lejos y ha convertido esta versión mini en una consola portátil totalmente funcional.

Su creación y proceso utilizado para hacerlo posible ha sido documentado en Twitter. Puede que no sea algo estéticamente muy bonito, pero sin duda es un gran trabajo que permite a su poseedor disfrutar de los 20 juegos preinstalados en la consola en cualquier parte.

En el propio modelo de la versión se incluye una pantalla donde ver los juegos y un mando, adaptado a ambos lados de la pantalla, para jugar de forma cómoda. Quizá su creador se haya inspirado en Switch para crearla, porque su parecido es evidente.

Quizá esta creación haya abierto las puertas a muchos otros fans que comiencen a hacer también sus versiones personalizadas de la PlayStation Classic. Lo que sí parece es que sus usuarios se están divirtiendo más experimentando con ella que jugando.

Fuente.