El pasado sábado tuvimos la ocasión de asistir a varias ponencias organizadas por Pantalla de Inicio, una iniciativa que pretende ser un lugar de encuentro entre personas atraídas por los videojuegos, ya sean desarrolladores, jugadores, amantes de la tecnología, las historias… cualquiera tiene cabida.

La charla a la que tuvimos ocasión de asistir trataba sobre el videojuego como práctica artistica contemporánea, cómo se relacionan el arte, la tecnología y el videojuego. No se trataba de discutir si los videojuegos son o no un arte – ese debate está más que superado – sino saber cómo se relacionan arte y videojuegos, cómo casan, cómo se muestran.

Tras una introducción de Daniel Sánchez Mateos la charla la impartió Ruth García y se titulaba Historiografías videolúdicas. Ruth es una profesora de la UCLM y es crítica cultural en varios medios como Start Videojuegos, Ultramundo o Zehngames, además de integrante del grupo de investigación Visu@ls.

Vamos a repasar lo más interesante de la charla:

Videojuegos y cómo encajarlo en el arte

¿Qué es el videojuego? Parece que todos tenemos una definición en nuestra cabeza pero en realidad no hay ninguna definición como tal, o mejor dicho, hay demasiadas. Eso hace que a menudo sea difícil encajarlo en alguna categoría cultural. 

Los videojuegos son complejas formas de arte, que ofrecen formas artísticas variadas como las artes visuales, narrativa, música… a lo largo de los últimos años han sido expuestos en diferentes museos pero habitualmente se han mostrado de formas muy diferentes, y todas ellas válidas.

En España se han hecho grandes exposiciones sobre el arte del videojuego. Muchas veces se busca el cómo los videojuegos afectan al jugador, por eso hay muchas exposiciones que muestran, sencillamente, fotos de jugadores jugando, para captar lo que los videojuegos hacen sentir al sujeto, al jugador.

Resulta difícil saber si un juego es o no interactivo y hasta qué punto lo es. Partiendo de la idea del videojuego como interactividad con el usuario, como ese elemento que lo diferencia de otros medios, hay partes de videojuegos no interactivas que muchos no las consideran arte de videojuego, como por ejemplo una cinemática por muy artística que nos pueda resultar.

Exponiendo los videojuegos

Al contrario de lo que sucede con una pintura o escultura, siempre ha sido complicado exponer un videojuego. ¿Cómo exponer algo interactivo?

Es difícil exponer algo, aunque sea mostrando un video, porque la experiencia se consigue jugando. Además resulta imposible adquirir la experiencia completa en un museo en el que no puedes pasarte el juego al completo. Algunas exposiciones lo han intentado explicar apoyándose con diapositivas y conceptos, pero no es lo mismo.

El MoMa, uno de los museos más prestigiosos del mundo, encajó los videojuegos en la parte del diseño, pues creen que es la mayor parte artística, el cómo el videojuego diseña la interacción entre juego y jugador.

Hay juegos clásicos como Tetris, Pacman o Tempest que siempre están presentes por lo que aportaron en este tipo de exposiciones. Siempre se buscan los grandes referentes, los que removieron los cimientos de la industria.

El Smithsonian también tuvo una gran exposición de videojuegos en 2012 dividiendo en cinco grandes épocas. Hubo una votación para elegir los juegos y consolas más importantes de cada una. 

Diferentes aproximaciones

En otras exposiciones se ha hecho hincapié en los artistas, enfocándose en la creación con entrevistas de los desarrolladores y creadores. Ahí podíamos ver nombres como Hideo Kojima, Tim Schafer, Jonathan Blow, Gabe Newell, Ron Gilbert, Eiji Aonuma…

Muchos asociamos el videojuego como arte en la parte estética visual, pero muchas veces es tacto, es sentimiento, lo que hace grande al medio no solo es lo que vemos, sino lo que el juego nos hace sentir. 

También es interesante saber cómo clasificar los videojuegos, pues existen una gran cantidad de aproximaciones. Por ejemplo por estilo visual no siempre se apuesta por el fotorrealismo, también puede emplearse el estilo caricaturizado (Zelda, Mario, Ni No Kuni), o apostar por la abstracción con ejemplos como REZ.

También podemos clasificar los juegos por generación, plataforma o según su ámbito, si los jugamos en casa, fuera de casa, por ejemplo los arcades están pensados para ser jugados en público, hay cierto grado de exhibición. Con la llegada de Nintendo Switch se ha abierto un debate sobre cómo encajar esta consola en uno u otro grupo.

Los videojuegos ya son parte de nuestra vida

Es importante destacar que los videojuegos también influyen en el resto de medios, y es que cuántas veces no hemos visto su influencia en series de televisión, películas…

Los vidoejuegos ya forman parte de nuestra cultura, de nuestra vida, y aunque sigue habiendo gente que todavía los critica, los culpa del enésimo asesinato en Estados Unidos o cree que para nada pueden ser considerados arte, lo cierto es que entre los artistas no solo están más que establecidos, sino que se busca siempre nuevas formas de exponerlos, de captar sus sensaciones, todo lo que los artistas han volcado en él en su creación.

Y es que, sin duda, la mejor forma de valorar el arte de un videojuego es jugando.