El diario jurídico online El Jurista, ha publicado un interesante artículo en el que analiza la actual situación de PlayStation Network y los juegos digitales “con candado”, término con el que se ha dado a conocer este problema. Títulos que pertenecen a cuentas de PSN compartidas o adquiridas a través de internet, a los que desde hace unos meses los usuarios no pueden acceder, habiendo quedado bloqueados.

El compartir cuentas de PSN con juegos es una práctica que se lleva realizando desde el comienzo de PlayStation 4 (y que viene de los tiempos de PS3), que con el paso de los meses se fue convirtiendo en algo cada vez más extendido. No fue hasta la actualización 2.50 del firmware de PS4, el pasado 26 de marzo, cuando empezaron a surgir problemas, con miles de juegos bloqueados para los usuarios, con el conocido icono del candado. Un problema sobre el que Sony todavía no se ha pronunciado oficialmente, limitándose a decir que es algo que viene recogido en los términos de uso de PlayStation Network y los juegos.

En un extenso reportaje donde desde un punto de vista jurídico se analiza esta situación, las conclusiones del diario El Jurista son que “tanto a nivel legal como contractual, la venta de este tipo de juegos asociados a una cuenta estaría prohibida, pero la conducta de Sony, al permitir ciertas acciones, ha generado unas expectativas, y no tendría que haberlas revertido, y en ningún caso tendría que haber afectado retroactivamente al usuario y sin atender al deber de información”.

“Sony lo dejó nacer, crecer, y cuando estaba más o menos maduro para una considerable cantidad de usuarios, decidió que era el momento de cortarlo. Y el corte no fue limpio, sino que optó por actuar gradualmente y sin manifestar como debía lo que pretendía, probablemente para minimizar el impacto, porque no se puede no pensar que meditó el impacto de su medida”.

“Pero cometió un error en dicha previsión. No contó con que el usuario de hoy en día es proactivo, y ante situaciones de injusticia material denuncia y busca y encuentra argumentos de apoyo”.

Aunque aparentemente Sony podría tener la razón ante una demanda colectiva, de acuerdo a los términos de uso tanto de PSN como de PS4 y sus juegos, el artículo termina con una interesante reflexión “junto a los derechos también existen deberes, y no pueden exigirse los primeros si se hace caso omiso de los segundos”.

La compra venta de juegos digitales en PS4

Aunque el comprar juegos digitales en PSN y compartir cuentas es una práctica que se lleva realizando desde hace muchos años con PlayStation 3, no ha sido hasta la llegada de PS4 cuando se ha empezado a poner de moda el comprar cuentas a particulares que incluyen juegos asociados, a un precio notablemente inferior al habitual.

Cuentas primarias que te permiten instalar un juego, y jugar desde tu cuenta sin borrar ni el juego ni el usuario proporcionado, o secundarias, con las puedes jugar desde la cuenta de descarga y solo accesibles si dispones de acceso a Internet.

Aunque esta posibilidad no fue censurada en los inicios de la consola, siempre se ha visto como un resquicio legal de la opción de compartir juegos que Sony permite, que en el último año había ganado muchísima popularidad, motivo por el que se supone la compañía nipona ha tomado medidas en contra.

Tras la actualización 2.50 de PlayStation 4, surgieron candados en un gran porcentaje de estos juegos, que impedían su acceso a los compradores e informaban de que el acceso solo lo tenía el usuario de descarga. A pesar del revuelo que ha causado este asunto, Sony todavía no ha hecho una declaración oficial al respecto.

 

Fuente