El cierre de Telltale Games dejó al mundo de los videojuegos y, sobretodo, a los fans del género de aventura narrativa con el corazón roto. Aparte de la tragedia que fue para sus desarrolladores, en aquel momento estaban lanzando el recién estrenado The Walking Dead: La Temporada Final. Cuando todo ocurrió nos temimos lo peor: el juego iba a quedar sin terminar.

Por suerte, Skybound Games nos dio la buena noticia del siglo al anunciar que se haría cargo de terminar el juego y con nada menos que gran parte del equipo de desarrollo que estaba trabajando en él en Telltale en un equipo que lleva el nombre de “Still Not Bitten” en honor al propio juego.

Gracias a ellos y a todo su esfuerzo, hoy podemos hablaros de la que es la última temporada de este universo comenzado años atrás en Telltale con Lee y una jovencísima Clementine. Ahora, Clementine ha crecido y tiene a su cargo a AJ, un pequeño que busca aprender a sobrevivir en un mundo lleno de peligros. A continuación te contamos todo sobre la temporada completa de The Walking Dead: La Temporada Final.

Clementine se enfrenta a su última aventura en compañía de AJ

Han pasado muchos años y muchas historias desde que vimos a la pequeña Clementine sobrevivir en un mundo que acababa de irse al garete junto a Lee. Ahora, Clementine ya es toda una adulta con un duro pasado a sus espaldas, lo que la ha convertido en una superviviente nata de un mundo lleno de zombis. Pero no viaja sola: un niño pequeño, AJ, está a su cuidado y será tarea nuestra que aprenda a sobrevivir de la mejor forma posible.

Sobra decir que este último juego se disfruta mucho más habiendo jugado todos los anteriores. La Temporada Final continúa los hechos transcurridos desde el primer The Walking Dead, por lo que quienes hayan jugado a los anteriores entenderán mucho mejor la trama. Pero tranquilo, si no lo has hecho tampoco es obligatorio, pues al fin y al cabo es una historia nueva que comienza y termina en este mismo juego.

En esta ocasión, Clementine y AJ llegan a una antigua escuela convertida en el refugio de un puñado de niños y adolescentes que han conseguido sobrevivir por sí mismos sin la ayuda de ningún adulto. Este es el punto de partida de toda la temporada, pues a quienes conozcamos aquí nos acompañarán en todo el viaje y los problemas que surjan serán problemas de todos.

Y Clementine llega justo a tiempo para esos problemas. Poniendo un poco de orden entre tanto caos, tendrá que hacer frente junto a sus nuevos amigos a numerosas situaciones complicadas que surgen a raíz de otro grupo de supervivientes, entre los que tenemos nuevos personajes… y algún rostro conocido.

Todo esto sin olvidar nunca la presencia de AJ. Este niño pequeño nos tiene como un ejemplo a seguir, somos la única persona que le ha cuidado siempre, por lo que todas nuestras acciones tendrán un impacto en su educación frente a cómo comportarse en este mundo. Por ejemplo, si somos vengativos él pensará que esa es la manera correcta de actuar siempre y lo tomará como algo a seguir. Y esto, en algunas ocasiones, incluso se nos puede venir en contra.

Y es que AJ es uno de los elementos principales del juego. Al comienzo de la historia, vemos cómo le comenzamos a educar con nuestras acciones. Y para el final, vemos cómo esta educación le hace actuar en situaciones muy diversas, sorprendiéndonos en muchos de los casos. Es uno de los mayores atractivos del juego y un elemento de mucho peso en la historia completa.

Por lo demás, se nos presenta una historia de supervivencia en la que tendremos que cuidar de nosotros mismos y de todo el grupo. Estando al mando, las decisiones más difíciles recaerán sobre nosotros. Y, en el mejor de los casos, tendremos algo de tiempo para pensar, pues otras veces serán decisiones inmediatas cuyas consecuencias se nos escaparán de las manos.

El resto de personajes que aparecen juegan un papel importante en la historia. Nos haremos sus amigos, nos pelearemos, nos cubriremos las espalas y compartiremos armas. Las interacciones son continuas y las relaciones que surgen de ellas dependerán de nuestra actitud. Por supuesto, al hacer que cojamos cariño a ciertos personajes, luego será más duro cuando estemos en una situación peliaguda con ellos y afectará a nuestras decisiones. Y creedme, situaciones de estas no van a faltar.

En mi opinión, tanto la historia que cuentan como los personajes elegidos para ella han sido de lo más acertados para acercarnos a un juego donde la pequeña Clementine tiene que tomar decisiones difíciles por ella misma y a la vez tener en cuenta siempre a AJ. Todo, en conjunto, forma la temporada de The Walking Dead que más me ha enganchado.

Las decisiones aún son nuestras, pero no afectan tanto como deberían

Sin abandonar la línea de todos los juegos narrativos, lo que vivimos en su mayor parte son cinemáticas con conversaciones donde nosotros podremos elegir qué decir estando en la piel de Clementine. Esto derivará en una u otra conversación y producirá cambios en la historia. Lo que hace mejor esta Temporada Final es que deja más de lado las partes de charla para ofrecernos también buenas dosis de acción, ya sea escapando de zombis como explorando.

Al igual que con las conversaciones, nuestras acciones serán un tema nuestro y decidir una u otra cosa tendrá repercusiones en la trama y en lo que vivamos. A veces serán cosas insignificantes, pero otras veces tendremos la dura tarea de tomar decisiones importantes. Y elijamos lo que elijamos, no todos estarán contentos con ello. Aunque tampoco hay ninguna decisión errónea.

Lo que no me ha gustado es que en este juego, más que nunca, se notan poco los resultados de las decisiones importantes que hemos ido tomando. En el cambio de un capítulo a otro siempre había algo gordo que decidir y que hace variar su final. Pero cuando llevas todo jugado y llegas al final del juego… descubres que ni siquiera tiene distintos finales. Me explico: la parte importante ocurre siempre igual, lo único que cambian son relaciones con los demás personajes y los ideales de AJ basándose en nuestro comportamiento a lo largo del juego. Entiendo que hayan querido dar un final cerrado puesto que es la última entrega con Clementine y AJ, pero esperaba algo más de variación importante.

¿Significa esto que sea una mala historia? Para nada. Es una historia digna del final que se merece esta serie de juegos y, sobretodo, de la querida Clementine. Es solo que, teniendo en cuenta que es una historia que vamos formando nosotros, al final nos damos cuenta de que poco importa lo que hayamos ido haciendo a lo largo de todos los capítulos. El final estaba escrito desde el principio y las consecuencias recaen en cosas más secundarias.

La jugabilidad que conocemos pero con muchas mejoras

Un cambio muy notable con respecto a los anteriores juegos es que en The Walking Dead: La Temporada Final hay mucha más libertad de movimiento. Comenzando por un cambio en la cámara, que ahora se sitúa desde más atrás del personaje para verlo todo mejor, muchas de las zonas donde estaremos serán completamente explorables. Incluso cuando tengamos que enfrentarnos a zombis tendremos esta libertad y dos posibilidades de acción: golpearlo para que se arrodille y llegar mejor a matarlo aunque gastando un poco más de tiempo, o atacarlo directamente con los riesgos que eso conlleva. Elegir una cosa u otra puede significar vivir o morir cuando estás rodeada de zombis.

Para mí, todo esto era algo que los juegos de The Walking Dead necesitaban desde hace tiempo. Te sientes más parte de la historia que dando solo a los botones de quick time events que teníamos anteriormente y los cuales siguen presentes aquí también aunque para otras ocasiones.

Incluso se han añadido coleccionables en cada capítulo que podremos encontrar en las diferentes zonas que visitemos. Son básicamente objetos curiosos que nos iremos encontrando y que posteriormente podremos colocar en nuestra habitación para decorarla. Es un añadido muy pequeño, pero te anima a estar más atento a tu entorno en cuanto tenemos la opción movernos. Y, claro, esto está ligado a trofeos que necesitaremos para obtener el platino. Así que aumenta también la rejugabilidad.

Los gráficos mejor hechos de Telltale

Siguiendo con las cosas buenas del juego, no podemos dejar pasar el apartado gráfico. Lo visto en esta entrega supera con creces cualquier juego pasado, tanto en el diseño de personajes como en el de escenarios. Cualquier detalle más pequeño ha sido trabajado con más mimo para ofrecer unos mejores gráficos, y ya no te cuento cómo afecta al aspecto de personajes, edificios, vegetación e incluso el cielo nocturno. Lo mejor de todo, sin duda, el juego de luces y sombras que nos ofrece a veces.

Incluso el menú principal y el menú de episodios presentan más dinamismo al mostrar imágenes creadas específicamente para aquí en vez de una simple imagen de fondo para todo. Y no olvidamos que el juego tiene una intro cargada de color y acompañada por una increíble canción.

Es el juego más potente gráficamente hablando que nos había ofrecido Telltale y eso que seguían utilizando el motor Telltale Tool con el que han trabajado siempre. Supieron aprovecharlo al máximo y en Skybound siguieron con este diseño a lo largo de los episodios de los que se han hecho cargo. Y gracias por ello, pues tiene la combinación perfecta de gráficos detallados y estilo cómic que tanto caracteriza a los juegos de Telltale. Además, es compatible con HDR y 4K.

En el tema de sonido, todo lo escogido encaja a la perfección con cada escena. Destaca la canción de la intro, cargada de sentimiento y perfectamente acompañada de las imágenes. Por desgracia, un buen añadido con el que comenzó la temporada se perdió tras el cambio de manos de Telltale a Skybound. Para La Temporada Final, se ha trabajado más en el audio hablado, teniendo una variedad de idiomas disponibles entre los que elegir. Pero esto ha quedado a medias actualmente. Los episodios 1 y 2, lanzados por Telltale, incluyen doblaje al español latino entre otros. Pero esta opción de audio, junto a la de portugués, se ha limitado a estos dos primeros episodios. Para el resto, solo están disponibles el resto de opciones.

Algo que sí ha sobrevivido al cambio son los subtítulos, los cuales son también muy variados en opciones y todos se mantienen para los cuatro episodios que componen la temporada. Al menos, podemos terminar el juego entendiendo algo aunque solo sea leyéndolo. Y si hablamos de subtítulos, ya sabemos cómo va el tema de las traducciones con Telltale. No era un estudio que se caracterizase por tener unas traducciones perfectas, más bien todo lo contrario. Pero en esta última entrega la cosa ha mejorado mucho, y se nota más aún en los capítulos hechos por Skybound. La equivocación en las palabras o las frases a medio traducir se han terminado. Lo dicho, un digno final para el juego.

La re-jugabilidad aumenta con cada episodio

Sobre su duración, cada episodio puede llevar alrededor de 3 horas, a excepción del último que es algo más corto. Teniendo en cuenta que en total son cuatro episodios, terminar la temporada completa puede llevar sobre 12 horas. Una duración más que aceptable y que además se ve ampliada por la búsqueda de esos coleccionables. Si bien no nos queremos quedar con la intriga de dónde están esos objetos o persigamos el trofeo platino, o lo hacemos perfecto a la primera o nos tocará repetir episodio.

Y aquí se presenta uno de los grandes problemas del juego: cada vez que queramos revivir un episodio, se tendrá que hacer desde el principio. Para el tema de los coleccionables o simplemente por volver a vivir una escena concreta con otras decisiones habría venido muy bien una selección de escena. Muchos juegos del género lo incluyen y es algo fundamental sobre todo teniendo coleccionables. En este caso, si queremos volver a una parte concreta tendremos que volver a jugar cada episodio al completo.

Pero volviendo al tema de lo rejugable, otro aspecto que anima a volver al juego es precisamente algo que ya hemos comentado: los trofeos. En esta ocasión, no obtendremos todos los trofeos por completar los episodios simplemente. Algunos requerirán de ciertas acciones o decisiones. De esta manera, para conseguirlos todos muchas veces nos veremos obligados a tomar una decisión diferente a lo hecho anteriormente. Y así, de paso, descubriremos cosas nuevas. Todo son ventajas.

Conclusión

The Walking Dead: La Temporada Final es un juego que nos pone tristes incluso antes de jugarlo. Supone la despedida de uno de los personajes más queridos de los videojuegos, Clementine, con la que hemos crecido, sufrido, llorado y reído. Pero no os confundáis, no hablamos de su final como suponiendo que llegará su muerte. No os contaré ningún spoiler, merece la pena vivirlo por uno mismo, pues esta última aventura con ella será un esfuerzo más por sacar su vida adelante junto a la de AJ.

La historia que vivimos está formada por las decisiones que tomamos y sus consecuencias, pero también por los personajes que encontramos y que darán personalidad a todo lo que nos rodea. Es el juego más emotivo y nos costará decirle adiós cuanto más nos acerquemos a su último capítulo. Pero merece mucho la pena vivirlo.

Para darle una despedida digna, TWD: La Temporada Final está lleno de novedades. Una nueva forma de movernos y actuar, una nueva cámara, coleccionables, subtítulos mejorados y gráficos de lo más espectaculares. Claro que tiene algún contra, pero todo lo que nos hace disfrutar lo oculta rápidamente.

La falta más notables es esa selección de escena en cada capítulo que nos obliga a jugar cada uno entero aunque solo queramos ir a tal escena a por un coleccionable olvidado o cualquier otra cosa. Y otra cosa muy importante que habría cambiado son las consecuencias de nuestras decisiones. Nos pasamos todo el juego pensando qué hacer pero al final todo deriva en un único final con algunos hechos secundarios variables. Habría agradecido más finales como en anteriores juegos.

Pero, en definitiva, es un juego hecho para el disfrute de todos aquellos que hemos visto cómo la pequeña Clementine se convertía en una de las supervivientes más fuertes de un mundo lleno de zombis a base de palos, golpes y caídas. Disfrutaremos mucho de nuestra última aventura con ella y de la compañía de AJ. Sin plantearme si hubiera cambiado algo de esta historia final, tengo que decir que me ha dejado más que satisfecha y que es un final a la altura.

Dónde comprarlo