Casi 10 años han pasado ya desde que se lanzara The Last Remnant, y tras su paso por otras consolas y la promesa de que llegaría a PS3, finalmente aterriza en PS4 con mejoras visuales muy importantes y algún que otro extra.

Square-Enix nos trae de vuelta un JRPG que mantiene la esencia de los títulos más clásicos del género pero que a su vez cuenta con un sistema de combate único nunca visto. Y aunque hacía tiempo que nadie reclamaba a la compañía nipona el lanzamiento de este juego, hablo en nombre de todos al decir que nos alegramos de verlo en la sobremesa de Sony.

Cerca de 10 años después de su lanzamiento por fin podemos analizar The Last Remant Remastered y poner a prueba las aventuras de Rush y su unidad de combate. Comencemos.

El periplo de Rush por salvar a su hermana

Así es como comenzará esta aventura Rush, que vive pacíficamente con su única hermana ajenos a la supervisión de sus padres, pues trabajan en un importante proyecto capaz de cambiar el mundo. Hasta que un día unas misteriosas criaturas aparecen para llevarse a Irina, la hermana menor de Rush.

Aquí será cuando comienzan las andanzas de Rush, pues deberá viajar por todo el mundo para rescatar a su hermana de unos seres que pretenden usar su poder sin saber que el propio Rush es un arma importante.

Pues bien, para analizar la historia primero debemos decir que el título nos ha recordado mucho a Final Fantasy XII No, la historia no tiene nada que ver con la doceava entrega de la mítica saga, pero la variedad de especies humanoides que conviven juntos y el estilo empleado en las ciudades nos ha hecho rememorar en gran medida al trabajo del estudio nipón.

Como hemos dicho, encontraremos varias especies humanoides conviviendo en este juego: los Mitras; humanos al caso, los Yamas; forzudos hombres peces, Qsitis; uno especie de reptiles muy dados a la magia y los Sovanis; seres felinos con cuatro brazos.

Toda esta variedad de especies unida a los escenarios, los restos de civilizaciones antiguas y los propios artefactos que dan energía a la vida de la gente, sirven de contexto para mayor inmersión del jugador en la trama y el propio juego, demostrando que el guión está más elaborado de lo que podemos pensar y que el juego no trata solo sobre la historia de un chico inmaduro que cambia mientras intenta rescatar a su hermana, si no que le da trasfondo y seriedad.

Forma tu propio escuadrón y te formarás a ti mismo

Como dijimos al principio, el sistema de combate de este título es único, pues mezcla los combates por turno clásicos del género pero cambiando el manejo de cada personaje por el manejo de grupos de unidades de combate que se unen formando varios escuadrones.

Esto se combina con ciertos elementos de estrategia, como mandar a una unidad a atacar a un enemigo que está luchando contra otro de nuestros escuadrones para ganar cierta ventaja, entre otras.

¿Y cómo gestionamos los escuadrones? Pues de una manera muy sencilla: tenemos a nuestros personajes, que forman unidades independientes cada uno con sus atributos (algunos altos en vida, otros con gran poder mágico, como cualquier RPG), pero si los juntamos formando un escuadrón sus parámetros se fusionan, como si todo el grupo fuera un solo personaje.

Así podemos formar hasta 3 escuadrones, que al caso sería un RPG por turnos en el que manejamos a 3 personajes en combate.

Realmente es muy sencillo. ¿Recordáis World of Final Fantasy cuando formabas torres de personajes que unían sus atributos? Pues ocurre exactamente igual. Así las habilidades de un solo personaje son las de todo el escuadrón y podemos formar escuadrones formados por tanques, magos, guerreros…

A esto se le unen más elementos, como la moral del grupo, que a más alta sea más defensa y poder de ataque tendremos. O el equipo de los personajes, que se mejorará recolectando materiales que ellos mismos nos pedirán para ser más poderosos.

Otro factor que difiere del juego respecto a otros RPG es cómo mejoramos los atributos, a falta de una barra de experiencia que nos permita subir de nivel. Tenemos el hecho de que combatiendo de forma aleatoria mejoran nuestras estadísticas y subimos de nivel, no hay forma de saber que atributo mejoraremos en la siguiente batalla, pero sabemos que el juego lo hace en función del tipo de personaje que usemos, no le va a subir el ataque físico a un mago igual que a un guerrero.

Por lo demás el sistema del juego es de lo más tradicional. En tiendas compramos objetos para curarnos y equipación para el protagonista o bien podemos vender los materiales que conseguimos eliminando bestias.

El contenido secundario del juego, su lado más tradicional

La duración del título no está únicamente sujeta a la historia principal, disponemos de gremios donde podemos conseguir encargos secundarios que, en primer lugar, nos permitirá saber más del mundo y el trasfondo de cada ciudad.

Estos encargos, muy sencillos la mayoría, que incluso algunos nada más comenzar nos llevan al sitio en el que trascurre el trabajo, se limitan básicamente a ve a tal punto y elimina a tal enemigo, algo que no innova mucho pero que realmente no podemos echarlo en cara. Es un juego de hace 10 años y se ata a los elementos del rol de la época, lo cual para los amantes del género no tiene porque ser del todo malo.

También podemos superar una serie de retos, como derrotar a ciertos enemigos o usar algunas habilidades varias veces que nos recompensará debidamente.

Por otra parte, tenemos muchos combates secretos contra jefes que nos pondrán a prueba, en combates realmente difíciles (ya os aseguramos que este juego no es fácil y que, aunque dominarlo requiere tiempo, aún así es más difícil que cualquier RPG de corte actual).

Estas tareas secundarias harán delicias de los jugadores que les encanten coleccionar trofeos, pues ya os avisamos que conseguir el platino de este título es largo y nos hará exprimir el juego entero.

El apartado técnico mejorado aprovecha el potencial de las nuevas consolas

Como su nombre indica es un remasterización la cual ha sabido aprovechar bien el uso de Unreal Engine 4, y ha mejorado notoriamente la iluminación, algunas texturas e incluso el brillo de los ojos, la tasa de imágenes y la resolución también se han visto aumentadas trayendo consigo todas las mejoras que se incluyeron en PC.

No, no da la impresión de ser un juego de esta generación; algunas texturas siguen siendo mejorables, hemos notado alguna caída momentánea de frames, y los tiempos de carga definitivamente podrían ser más rápidos en este título. Pero si tenemos que ser sinceros, podemos afirmar sin duda que el título supera gráficamente la potencia de PS3, así que estamos muy contentos con el resultado.

Otra de las características añadidas que ya os mencionamos hace una semana es la inclusión de un modo rápido, que nos permite correr más en el campo y agilizar los combates, lo que nos hará perder menos el tiempo.

Conclusiones

The Last Remnant Remastered gustará tanto a los amantes de los RPG clásicos como a los más modernos. Sabe combinar bien dos géneros; rol y estrategia, dando luz a un título que, aunque se puede mejorar, goza de un sistema de combate mucho más elaborado y lleno de posibilidades de lo que parece a simple vista. Aunque sus secundarias son bastante genéricas y repetitivas.

Nos hubiera gustado la inclusión de más extras que justificara la espera de 10 años, como más enemigos secundarios, o una ampliación de la historia que en sí no parece aprovechar bien el trasfondo tan grande que han creado con este título.

Pero realmente es una remasterización y sale a la venta a un precio bastante apetecible, así que sin duda queda recomendado a todo el mundo.