image

Desde el pasado 5 de enero tenemos disponible en la PlayStation Store un título que ya debutó en PC y Wii U y que ahora llega a las tiendas de PlayStation 4 y Xbox One para probar suerte. Se trata de ‘Super Toy Cars’, un juego arcade de carreras que sigue la estela de tantos y tantos imitadores del gran Mario Kart, proponiendo carreras alocadas con armas y potenciadores y apostando por una estética de coches de juguete. ¿Será uno más del montón o tendrá algo que merezca la pena? Veámoslo.

Los españoles de Eclipse Games son el estudio encargado del desarrollo de este título. La filosofía que predican en su página web es “hacer juegos divertidos para que la gente disfrute jugando”, y eso es algo que plasman en este trabajo porque ‘Super Car Toys’ es, ante todo, un juego divertido y disfrutable.

Eclipse Game tiene gusto por los juegos clásicos, y es probable que eso les haya llevado a intentar hacer un juego de coches con una fórmula que muchos otros han copiado con más o menos éxito. La premisa es muy sencilla, elegir un coche, salir a la pista y tratar de llegar primero utilizando todas nuestras habilidades, que no se limitan a correr más o trazar mejor las curvas.

1080751103

La estética elegida han sido los juguetes y recuerda mucho a los míticos Micromachines, ¿quién no ha jugado de pequeño – y no tan pequeño – con miniaturas de coches en carreras imaginarias sobre una mesa usando las magdalenas como obstáculo? Es precisamente donde se enmarca este juego, coches de juguete variados en habitaciones gigantes llenas de comida, herramientas, gominolas u otros juguetes más grandes.

Dicho así parece claro que el público al que va dirigido es infantil, teniendo en cuenta además que el título no se complica nada a la hora de ponerse en marcha, con menús muy simples para que nos pongamos a los mandos enseguida. No lo negamos, Super Toy Cars es un juego para niños, algo para lo que PlayStation 4 no anda muy sobrada, pero cualquier persona, sin importar la edad, puede disfrutarlo.

Modos de juego

Solo hay dos y de entrada decimos que el juego va algo corto de contenido. Por un lado tenemos la carrera rápida, en la que podemos elegir coche, circuito y dificultad. Contamos con la totalidad de coches y pistas para elegir sin necesidad de desbloquearlas en la carrera, un total de 16 coches distintos – desde bólidos hasta 4×4 o clásicos como el escarabajo – y 15 pistas en 5 escenarios distintos, en los que podremos elegir 5 tipos de carreras: Carrera clásica contra 8 jugadores, desafío de contrarreloj, contrarreloj clásico, eliminación y evasión. Sin duda el punto fuerte de este modo es la posibilidad de correr con 4 jugadores simultáneamente en pantalla partida, que como veremos más adelante es el gran aliciente del título.

1080751106

El modo carrera nos ofrece una serie de eventos de entrada – un total de 48 – en los que competir para ganar reputación y monedas con los que iremos desbloqueando nuevas pruebas y comprando coches más caros o mejorando los actuales, algo que le da cierta profundidad y que permite que apostemos por distintos tipos de vehículos para cada evento, pues hay pequeñas diferencias en el control. De nuevo nos encontraremos con los mismos 5 tipos de carrera, del que destacamos evasión, una carrera sobre una pista plagada de minas en la que se trata de avanzar con mucho tiento para no acabar en la cuneta y donde las risas están aseguradas.

Incomprensiblemente las versiones de consola han sufrido importantes recortes en modos respecto a la versión de compatibles. Por un lado el juego en PC permitía carreras online con 8 jugadores que aquí no han llegado. Además no se ha implementado la opción de editar los circuitos, algo que le daba mucha vida al juego porque permitía compartirlos con amigos y paliaba el escaso número de pistas disponibles. Imaginamos que la falta de recursos habrá llevado al estudio a tomar esta decisión para recortar estos dos modos, y es una pena porque la poca variedad lastra la experiencia final.

Jugabilidad

La sencillez de la propuesta se extiende también al control. Tenemos los gatillos para acelerar y frenar, un botón de derrape y otro para lanzar items.

Los coches son de juguete y eso se nota en el control, son ligeros y en muchas ocasiones se nos irán fuera de la pista o les costará mantener la verticalidad, teniendo en cuenta que durante las carreras lo último que pensaremos es en conducir de forma limpia. Tendremos una barra de turbo que se irá rellenando manteniendo el coche en el aire o derrapando, podemos elegir si lo hacemos manteniendo pulsado un botón o girando el volante.

1080751109

Aunque las físicas son pobres y muchas veces nos encontraremos giros exagerados de 90º al intentar derrapar en una curva abierta que nos harán perder tiempo, el juego consigue enganchar porque ofrece unas carreras frenéticas con un control que se coge rápido, donde la IA controlada por la máquina no se corta en empujarnos, sacarnos de la pista o arruinarnos una vuelta perfecta tirándonos un misil o una enorme bola de billar.

La diversión es uno de los puntos a favor de Super Toy Cars, y lo es porque incluso jugando solo lo pasaremos bien, la máquina nos pondrá las cosas difíciles y la sensación de competitividad está ahí gracias a una IA trabajada. Otros juegos han intentado reproducir esas carreras épicas que pocos como Mario Kart son capaces de ofrecer y lo cierto es que los chicos de Eclipse se han quedado muy cerca de igualar, obviando, lógicamente, todas las carencias técnicas que tiene el juego respecto al de Nintendo.

Además el juego tiene algunas ideas interesantes. Además del modo evasión que ya hemos comentado, nos ha parecido interesante que cuando pegamos un item al suelo (mancha de aceite o plataforma que eleva por los aires al rival) una pequeña cámara aparece en una esquina durante unos segundos para captar el momento en el que un rival se tope con nuestra trampa o la esquive.

1080751101

Otro punto a destacar son las cámaras, aunque falte una interior el juego ofrece una curiosa vista cenital que recuerda mucho a otros clásicos y que le da un aire retro que le sienta de maravilla, además de aportar una frescura y variedad que hace que parezca un juego nuevo.

Y por supuesto las carreras a 2, 3 o 4 jugadores son la bomba, hay pocos juegos que ofrezcan tanta diversión con multijugador offline en PS4, y casi es un pecado tener el juego y no compartirlo con amigos, la diversión se multiplica.

Apartado técnico

Super Toy Cars es un juego discreto en lo técnico y está lejísimos de aprovechar la potencia de PS4, teniendo en cuenta que hoy en día podemos encontrar en las tiendas online de los smartphones juegos que lucen bastante mejor.

La estética, como podéis ver en las imágenes que acompañan al análisis es bastante simple, los coches tienen cierto nivel de detalle, los escenarios cuentan con algunos elementos dinámicos que nos sirven de obstáculos (como canicas que tendremos que esquivar) pero su detalle es bajo, y el fondo de la pantalla está demasiado difuminado, además un juego como este habría agradecido una estética algo más colorida, una iluminación más clara para darle un toque más infantil porque a veces resulta incluso sombrío.

1080751099

El juego además tiene ciertas caídas de framerate, señal de que podría estar más pulido. También en ocasiones nos hemos chocado con obstáculos invisibles en los bordes de la pista que nos han arruinado una vuelta. Ni el framerate ni estos obstáculos son habituales ni arruinan la experiencia final, pero cuando aparecen son molestos.

Tampoco se entiende muy bien la música escogida, uno podría pensar que si el juego se orienta al público infantil debería apostar por una música menos rockera. Además existen pocos temas y eneguida se hace repetitivo. Peor son los efectos de sonido, que salvo un correcto ruido de los motores se echa en falta a la hora de navegar por los menús, derrapar o llegar a la meta.

Conclusiones

Super Toy Cars es un juego de contrastes. En un primer vistazo no entra por los ojos, visualmente parece de varias generaciones pasadas y su contenido se antoja corto. Si se hubiese implementado el online y el editor de circuitos y se hubiese trabajado más el apartado visual la sensación habría sido bien distinta.

Pero lo cierto es que el juego divierte como pocos, a los más pequeños de la casa les gustará, y también a aquellos que quieran disfrutar de partidas con otros jugadores en la misma consola. Un servidor piensa que de poco sirven los gráficos si el juego no es divertido y que este debe ser el objetivo principal que cualquier desarrollador debe buscar. Eclipse Games lo tiene muy claro y este juego lo demuestra.

El juego está disponible en la PlayStation Store por 9,99 euros y su peso es de 672 MB.