Introducción

Si no recuerdo mal, Rage (el primero) fue uno de los pocos títulos que compré tras haber jugado a la demo cuando no sabía nada de él. Por aquel entonces venía muy flipado de mis andaduras con Fallout 3, el cual fundí bastante.

Cuando probé Rage lo relacioné enseguida: un futuro post apocalíptico, un yermo devastado, mutantes, bandidos… Recuerdo llamar por teléfono a mi hermano y decirle: “oye, hay un juego como Fallout 3 pero con unos gráficos alucinantes“.

Rage 2 01

Efectivamente, Rage le daba mil vueltas a Fallout 3 en lo que es el apartado visual, y encima se movía a unos generosos 60fps en PlayStation 3. También era claramente superior en su jugabilidad endiablada, digna de los mejores shooters. Pero resultó no ser realmente un Fallout, ya que su aparente profundidad era en realidad una fachada.

Sea como sea, me divertí mucho con Rage y no me lo pensé dos veces a la hora de ofrecerme para analizar esta segunda parte. Acompañadme por tanto en la review y veamos qué nos ofrece RAGE 2.

Esta vez sí, todo un yermo

Os decía que el primer Rage engañaba un poco, ya que aunque te desplazabas en un vehículo, planteaba un mundo bastante vacío donde en realidad ibas de un punto a otro.

Pues bien, ahora sí podría decirse que Rage 2 es mucho más parecido a la saga Fallout en cuanto su mapeado es muy grande y está lleno de retos por cumplir. Eso sí, es importante precisar que hablamos de una experiencia más volcada en la acción que en un juego de rol.

Rage 2 02

Bien pensado, podría decirse que Rage 2 ha sucumbido a esta moda de ofrecer mundos abiertos por narices. Lo que pasa es que, en esta ocasión, ¡era algo que pedía a gritos y le sienta fenomenal!

El escenario de Rage 2 es extenso, lo suficiente como para recorrerlo a bordo de un vehículo durante un buen rato; si lo hiciéramos a pie, sin duda tendríamos una mejor percepción de su gran tamaño, repartido en seis zonas bastante diferenciadas aunque siempre dentro de este ambiente desolado.

Ahora bien, caminar significaría enfrentarse a toda clase de rufianes y malhechores que pueblan el yermo y a los cuales podemos medio ignorar si vamos a toda pastilla en el coche; y qué demonios, da gusto conducir en Rage 2, es como subirte al tren de los horrores del parque de atracciones: explosiones por aquí, gritos por allá, tiroteos entre bandas, meteoritos que caen del cielo, convoyes de chiflados, vigías robóticos… como ya digo un mundo bastante vivo y con mucho por hacer.

Rage 2 03

La historia como aliciente

El caso de Rage 2 es curioso porque, sin una trama con unos antecedentes demasiado claros, se las ingenia para picarnos a salir de Vineland (una especie de ciudad burbuja donde vivíamos aislados) y explorar el yermo. ¿El motivo? Imagina que eres como un receptáculo de poderes, pero tienes que ir a buscarlos por ahí.

No voy a hablar de la historia en sí, porque ni es una maravilla ni creo que importe en este análisis. Básicamente somos una persona especial (el último de los antiguos Rangers) y, como tal, podemos asimilar algo llamado nanotritos que nos otorgan ventajas sobrehumanas.

Rage 2 04

Lo que ocurre es que los nanotritos están repartidos por unas viejas arcas que sólo nosotros podemos abrir, y en torno a las cuales casi sin excepción se ha levantado un campamento de bandidos.

A mí me basta. Hay una misión principal, faltaría más, y un malo malísimo líder de la temible Autoridad al que debemos derrotar. Pero técnicamente podríamos hacerlo sin recurrir a estas mejoras. Lo que ocurre es que será muy satisfactorio hacerse con ellas; digamos que nuestra propia naturaleza nos empuja a explorar.

Actividades y ambientación

Vamos a meterlo todo en un apartado, porque es difícil hablar de las actividades disponibles sin antes entender la ambientación tras Rage 2.

Avalanche Studios e id Software no se han cortado para traer a nuestras PlayStation 4 un trasfondo de lo más alocado. Esto recuerda a Mad Max, por supuesto, amén de otras películas y series de corte post apocalíptico punk.

Rage 2 05

Los personajes son sin excepción zarrapastrosos, cuando no directamente grotescos y hasta ridículos; aquellos más importantes que forman parte de la historia son una gozada la verdad. El escenario tiene personalidad propia, siendo seco, árido incluso en zonas donde no debería serlo, hostil y a la vez cautivador.

Las actividades disponibles se engloban en cinco grupos: Mutant Bash, un delirante programa donde matamos a mutantes para elevar los índices de audiencia; las carreras de coches ChazCar, con diversos circuitos repartidos por el mundo; la búsqueda de arcas para fortalecernos gracias a los nanotritos; la purga de indeseables, que abarca desde refugios de bandidos hasta gasolineras ocupadas, pasando por vigías de la Autoridad, subterráneos llenos de mutis, convoyes que desatan el caos a su paso, etc.; y por supuesto las misiones de la historia principal, aunque el propio argumento del juego nos va a pedir que cumplamos varias tareas secundarias para alcanzar el nivel suficiente.

En cada localización, Rage 2 nos indica los secretos que podemos descubrir en forma de cofres de las arcas, contenedores de almacenamiento o registros electrónicos que a su vez suelen desbloquear nuevas localizaciones en el mapa.

No me preguntéis cómo ni por qué, pero al menos yo quería encontrarlo todo, husmear hasta el último rincón… ¡me había transformado en un verdadero carroñero del yermo!

Jugabilidad a prueba de bombas

Este afán de encontrar y limpiar zonas se debe un motivo muy sencillo: Rage 2 es una delicia jugable. Las animaciones de los enemigos están entre lo mejorcito que he visto en shooters, la disposición de los emplazamientos es variada y original, los viajes en coche son una gozada como ya he dicho. Todo invita a moverse de aquí para allá montando bulla.

Rage 2 06

Aparte de los poderes otorgados por los nanotritos, podemos también mejorar nuestro bólido Fénix, conseguir muchos otros vehículos, descubrir nuevas armas que a su vez podemos mejorar, e invertir en una serie de proyectos que nos dan ventajas adicionales.

Esta combinación, que consiste en divertirte jugando mientras sigues mejorando a Walker, es decir a nosotros, así como su equipo, armas, vehículos, etc. es un arma de doble filo. Por un lado hablamos de una apuesta segura y es que, sobre todo al principio, tanto la extensión del yermo como la alta jugabilidad y nuestra curiosidad natural hacen que flipemos con Rage 2.

A medida que avanzas, sin embargo, entiendes que los desarrolladores se han apoyado mucho en la acción, y que en realidad casi todas las misiones, retos y desafíos consisten en liarse a tiros, con la excepción de las carreras.

Rage 2 08

Rage 2 tiene sus pueblos y sus diálogos, por supuesto, aparte de la historia principal. Pero todo está al servicio de una jugabilidad directa, para bien o para mal. A pesar de las mejoras y personalizaciones, insisto en que esto no es un juego de rol.

Apartado gráfico

El aspecto visual de Rage 2 ha sido una las mayores sorpresas que me he llevado a la hora de analizarlo. Voy a empezar con lo malo para quitárnoslo de encima: el juego corre a 30fps, cuando su antecesor lo hacía a 60fps como ya he dicho. Esto se acusa si cabe más en un título frenético como es éste, pero al rato te acostumbras y te olvidas.

¿El resto? Una pasada. Rage 2 usa Apex Engine, un motor gráfico de Avalanche Studios pensado específicamente para mundos abiertos. El resultado son unos escenarios alucinantes, con una representación del yermo por todo lo alto. Y ya puestos, sin tiempos de carga.

Rage 2 09

El frame rate aguanta bien, salvo en momentos muy puntuales donde nos movemos en coche a toda velocidad y la pantalla está a reventar. Los personajes del montón son quizás el aspecto más mejorable, sin llegar a estar mal ni mucho menos.

En definitiva y para dejarlo claro, tenemos un mundo abierto genial, con efecto de noche y día, un montón de pájaros revoloteando por el cielo, nubes en movimiento, efectos de humo y de luz, buena distancia de dibujado y un montón de bandidos campando a sus anchas.

Rage 2 10

Música cañera

Si Rage 2 brilla gráficamente hablando, no penséis que la música o el sonido se quedan atrás. Lo primero a decir es que el juego viene completamente localizado al español, incluyendo todas las voces.

Puesto que en Rage 2 no puedes ir hablando con toda la gente -de la que, eso sí, a modo de curiosidad se muestran sus nombres-, la selección de conversaciones está cuidada y logra lo que pretende: transmitir la idea de que estás en un ambiente delirante. No será raro que nos riamos al escuchar a según qué yonkis del “matarratas” y otros personajes absurdos.

Rage 2 11

También me ha gustado mucho el hecho de que los enemigos te amenazan, gritan o se hablan entre ellos en medio de los enfrentamientos, por ejemplo: “¡se ha quedado sin munición!“. Son detalles que se agradecen.

Con respecto a la musicaza, tiene un papel muy importante en el desarrollo de la acción, ya que entra en escena junto a ésta para ponernos los pelos de punta poco antes de que empiecen a salir los enemigos por todos lados.

Hablamos de una música de tinte rock-metal que le sienta como un guante al yermo y que contribuye a subir un poquito más los índices de adrenalina. Mención especial por cierto para los temas durante las carreras, buenísimos.

Rage 2 13

Conclusión

Voy a aprovechar este apartado para deciros algo que me parece maravilloso: en el momento de escribir este análisis, todavía no se ha descargado ningún parche de Rage 2. Tampoco hace falta, claro, porque yo no he encontrado bugs más allá de alguna chorrada. Para que nos entendamos, no he tenido que bajar una actualización de 20 GB. Ojalá la industria tome nota: esto es serio y profesional, lo otro es una broma como ya dije en mi artículo de opinión al respecto.

Sobre el juego en sí, tengo la sensación de que, al no haberse anunciado a bombo y platillo, Rage 2 no ha terminado de recibir las notas que se merece. Su media actual de 70% en Metacritic se me hace escasa, aunque para gustos los colores.

Rage 2 12

Lo cierto es que sí, indudablemente hablamos de un título que puede llegar a ser repetitivo, pero también lo era Doom y lo pusieron por las nubes. Rage 2 es similar, sólo que en esta ocasión con un mundo abierto que, si bien contiene los mismos desafíos repetidos hasta la saciedad, no por ello dejan de ser muy divertidos de completar.

Si te gusta la acción y de paso buscas una excusa para entretenerte durante muchas horas purgando el yermo y mejorando a tu personaje y su equipo, no dejes pasar Rage 2; y por cierto, hazte un favor y sube la dificultad. Si por el contrario esperas una experiencia más rolera en un entorno muy variado, aquí no vas a encontrarla.

Dónde comprarlo

Oferta