pes2017andySe acabaron las probaturas, ya no hay vuelta atrás, el árbitro ha hecho uso de su silbato y el balón ya rueda sobre el tepe. La temporada futbolística de este año ha comenzado oficialmente en su vertiente virtual con la salida de Pro Evolution Soccer 2017, que se adelanta casi medio mes al gran rival, FIFA 17, un rival al que por fin puede mirar a la cara sin bajar la vista.

Konami lleva un par de temporadas centrada – por fin – y con un objetivo claro, fútbol y diversión, y si para ello se tiene que pasar por encima del realismo se pasa. Lo importante es que el jugador lo pase bien mientras se van puliendo algunos de los errores que arrastra la franquicia desde su llegada a PlayStation 3, casi nada.

¿Consigue este año Pro Evolution Soccer 2017 superarse? ¿Las mejoras son suficientes? ¿Ofrece más diversión o más frustración? Estas y otras dudas se discutirán en las próximas líneas. Que ruede el balón.

Cocinando el gol a fuego lento

Antes de meternos de lleno con la jugabilidad vamos a repasar los antecedentes, porque creemos que es interesante entenderlos para comprender los pasos que se han dado en este PES 2017 respecto a la edición anterior.

Desde que Adam Bhatti lidera la saga PES el objetivo del estudio ha sido claro, no pecar de ambiciosos con los cambios, quizás uno de los problemas de las sagas anteriores y que ofrecían resultados que no terminaban de convencer – recordamos que era habitual que mejorasen algo estropeando otra cosa – y el equipo entendió que la mejor estrategia era centrarse en la experiencia final, que el juego, aunque tenga áreas de mejora grandes, sea en esencia divertido, y a partir de ahí ya se irán corrigiendo poco a poco los defectos.

pes_2017-3455515

Ya el paso de PES15 a PES16 fue muy grande, aunque cualquiera que haya jugado a la entrega del año pasado podía ver que el juego tenía problemas serios en las disputas cuerpo a cuerpo, los porteros o, en menor medida, la IA de compañeros y rivales a la hora de leer las jugadas. A pesar de estos problemas el juego era divertido, no se empeñaron en incluir un nuevo motor de físicas novedoso que pudiera estropear los pases fluidos o la física de la pelota (una de las joyas de la saga a la que cada año sacan brillo). Se trataba de construir la casa desde los cimientos con la vista siempre puesta en lo que representaba PES 6, el espejo donde mirarse.

Ese continuismo, esa falta de revolución con los cambios, puede que frustre a más de uno, pero otros lo verán como el camino correcto. El equipo detrás de PES no tiene grandes recursos y eso salta a la vista, pero como ya sabréis, un equipo de fútbol con poco presupuesto haciendo bien las cosas puede alcanzar cotas muy altas. Que se lo digan al Leicester…

Continuidad en menús y modos de juego

Aunque contradiga la frase anterior, Konami ha vuelto a cambiar la mayoría de menús, empezando por el menú de inicio y pasando por el de pausa. La pantalla de selección de modos muestra grandes recuadros y un diseño muy limpio y funcional, aunque siempre nos toparemos con esos recuadros de texto tan retros que parece nunca se terminarán de ir.

En cuanto a modos muy pocas novedades, seguimos teniendo una Liga Master sin demasiados cambios, aunque con algunas mejoras interesantes como separar presupuesto para incorporaciones y sueldos, los fichajes – con el siempre emocionante último día de mercado – o el crecimiento de los jugadores, que además de capacidades pueden sumar habilidades y asumir nuevos roles. Este modo, junto con myClub, seguirán siendo los que más horas nos hagan pasar, salvo que seáis jugadores puros de online. Tampoco este segundo modo presenta grandes mejoras, quizás más profundidad a la hora de jugar con los ojeadores y los fichajes que pueden llegar a ofrecer. Se mantiene el modo Ser una Leyenda sin cambios, además del habitual partido Amistoso, participar en una Liga o una Copa (existente o personalizada) o disputar un Campeonato Online.

pes_2017-3500251

Mención aparte al modo VERSUS, integrado en los partidos offline que guarda ciertas estadísticas para ser compartidas con amigos, generando buenos piques (y momentos vergonzosos, claro), y que también analiza nuestro estilo de juego y nos dirá cosas como si somos más de usar barridos o interceptar el balón metiendo el cuerpo.

Respecto al modo multijugador hemos querido probar este modo tras el lanzamiento a ver cómo iban los servidores y aunque el matchmaking tarda en encontrar partida apenas hemos sufrido lag y hemos logrado partidos disfrutables, incluso en el alocado modo de 11 contra 11. Además se nota que Konami ofrecerá apoyo constante a lo largo del año organizando eventos exclusivos y ofertas para myClub, como agentes especiales o Leyendas, para que siempre tengamos motivos para echar unas partidas y no dejar el juego abandonado a mitad de temporada.

También lo hará con las actualizaciones en vivo, que al contrario que el año pasado, donde tardaron una eternidad en publicar los últimos fichajes del verano, ahora hay que decir que desde el minuto 1 que tengáis el juego las plantillas están actualizadas, incluso con los fichajes sobre la bocina como el de Garay con el Valencia o el de Paco Alcacer con el Barsa. Así mismo, cada semana el juego actualizará las medias de los jugadores gracias a En Vivo en función de cómo estén de forma en la vida real.

pes2017_borussia

Como de costumbre, una de cal y otra de arena en el apartado de licencias. El juego mantiene en exclusiva competiciones tan importantes como la Champions League o la UEFA Europa League, aunque pierde la Copa Libertadores y añade a su vez la Champions League Asiática. Sobre las licencias de equipos Konami ha tenido que pelear por ganar licencias equipo a equipo, y así ha conseguido tener licenciados y fielmente representados algunos importantes como el Borussia Dormund, el Arsenal, el River Plate o el Liverpool.

Muchos se han llevado las manos a la cabeza al ver que PES 2017 perdía la licencia de la Liga Santander, manteniendo únicamente licenciados al F.C. Barcelona (equipo Premium, con su estadio en exclusiva, himno y hasta portada) y el Atlético de Madrid y teniendo que ver al Sevilla, Valencia o Real Madrid con nombres y camisetas ficticias. Personalmente no me parece ningún drama tratándose de la versión de PS4, pues el mismo día de lanzamiento ya había decenas de Option Files disponibles que dejaban nombres, escudos y camisetas en orden y en apenas unos minutos. Una suerte que los usuarios de Xbox no tienen y que, en mi opinión, resta dramatismo a la falta de licencias.

Respecto a otras ligas licenciadas, se cuenta con la francesa e italiana (menos Juventus y Sassuolo) en Europa y la brasileña, argentina y chilena en Sudamérica. Respecto a los estadios existen 30 modelados (14 en la versión de PS3), aunque muchos de ellos son ficticios, con licencia apenas nos encontramos el Camp Nou, Maracaná o San Siro, aunque PES ya trabaja para añadir varios por DLC gratuito como el Signal Iduna Park del Dormund o el mítico Anfield del Liverpool.

Los grandes contrastes del Fox Engine

El apartado gráfico de la saga Pro Evolution en esta generación (y en la anterior) siempre ha dejado que desear, esperando a ver un verdadero salto que nunca llega. Pero en este apartado, como en el resto, Konami ha pasado de “Necesita Mejorar” a “Progresa Adecuadamente”, como en el colegio.

pes_2017-3455509

El punto fuerte del juego es este sentido es la representación de las caras de algunos jugadores, especialmente este año los del F.C. Barcelona, que han sido recreados al milímetro. Las grandes estrellas gozan no solo gozan de un homónimo virtual muy parejo visualmente, también en cuanto a los movimientos propios, gracias al Player ID, que nos permite deleitarnos con la forma de proteger el balón de Iniesta, la zancada de Luis Suarez, el recorte tosco de Diego Costa o la explosividad de Morata. Konami sigue añadiendo nombres a ese listado de jugadores representados con Player ID, lo que provoca que jugar con equipos importantes sea más satisfactorio que hacerlos con otros menos conocidos.

También hay mejoras en la iluminación y el aspecto del césped, que ya no luce tan pobre en las repeticiones. El problema es que el juego visualmente parece muy similar a los anteriores con la cámara alejada, y ese aspecto sigue siendo claramente inferior al de su gran rival. Sólo en las repeticiones y cut-scenes podemos apreciar todo ese trabajo.

Otra cosa mejorada es la fluidez, el juego se mueve a 60 frames y salvo ocasiones puntuales el motor ya no sufre bajadas bruscas. Creo que puede dar mucho más de sí los efectos climatológicos. Al menos este año han añadido el famoso spray para marcar en las faltas, que se borra con el tiempo, y el efecto de las gotas de lluvia sobre las redes, que no deja de ser anecdótico.

E3-2016-PES-2017-Classe-Nerd-F-004

PES 2017 cuenta con una buena cantidad de nuevas animaciones que consiguen que los jugadores se muevan de forma más fluida que nunca, especialmente vistosas cuando surgen naturales en acciones dependientes del contexto, como un despeje que obliga al defensa a estirarse al límite, un pase con el exterior, una dejada de tacón o las decenas de movimientos distintos que tienen los jugadores sin balón alentando al compañero en un pase fallido, lamentando una ocasión perdida o un gol encajado. Todo ese trabajo quizás no se vea tanto, pero consigue que el juego respire FÚTBOL y nos haga sentir dentro de un partido real.

En las animaciones podemos ver un buen ejemplo de lo que quiero decir respecto a poner la diversión por encima del realismo. Es habitual ver que los jugadores experimentan velocidades de reacción muy distintas según el contexto, vertiginosos en ciertos ataques, a veces mucho más lentos en giros, desequilibrios o salidas del portero. Otros juegos siempre tratan de ser fieles a la física de los cuerpos, las inercias… Konami prefiere permitirse ciertas licencias en pos de la espectacularidad.

Por el contrario el sistema de físicas tiene altibajos. El balón sigue ofreciendo comportamientos dignos de aplauso en pases y tiros, aunque seguimos viendo excesiva fuerza en los disparos, que salen con una aceleración muy irreal. También hay grandes mejoras en las luchas cuerpo a cuerpo, un punto muy débil en la anterior edición. Todavía es mejorable, especialmente a la hora de disputar la posición por arriba (los jugadores a veces parecen columnas de hormigón) pero ya no sufren micro-desvanecimientos cuando chocan y podemos llegar a disfrutar de las luchas por la posición.

avance-de-pes-2017-1472145034

Pasando al audio, el juego ha conseguido este año una gran selección musical con temas que por fin identificamos con el fútbol (que me perdonen los amantes de la ópera). Artistas como Ellie Goulding y su tema “On My Mind”, Skrillex y Justin Bieber con “Where Are Ü Now” o Galantis con “In My Head” amenizarán nuestros paseos por los menús, un total de 14 temas que se queda un poco corto frente a los 50 de Fifa 17, pero que al menos son de calidad.

Los efectos de sonido siguen gozando de un buen nivel, y agradezco que por fin los golpes del balón contra la valla de publicidad suenen de forma realista (llamarme exquisito), por desgracia la versión española sigue teniendo un nivel de comentarios muy discreto, sin apenas novedades, con un Carlos Martinez y Maldini repitiendo frases en casi todos los encuentros, con cambios en el tono casi cómicos y algunos apuntes tan surrealistas como apuntar a Vertonghen como la estrella a seguir en un España-Bélgica.

Con todos ustedes, el Tiki-Taka

Pasemos a lo serio, la jugabilidad, el apartado que en cualquier juego de fútbol debería suponer al menos el 70% de la nota y que, si es bueno, deja cualquier problema gráfico o de licencias en meras anécdotas. Repito, es mi opinión, y lo dejo para el final para remarcar que todo lo anterior queda en poco si lo que viene ahora falla.

¿Es perfecta la jugabilidad de PES 2017? No, ni mucho menos. Podría dedicar varios párrafos a sacarle defectos, especialmente si creyese que el juego de Konami es, o quiere ser, un simulador. Pero no es el caso.

pes_2017-3455588

El objetivo de PES 2017 es divertir, sin alejarse de la idea de representar con la mayor fidelidad posible lo que sucede en un campo de fútbol de verdad. A base de fijarse en ese fútbol, en visualizar partidos reales una y otra vez, el estudio sigue dando pasos adelante y eso se nota en multitud de pequeños detalles, gestos, reacciones.

Primero me centraré en las novedades oficiales que ha ido promocionando Konami sobre este PES. La primera es el Real Touch, que se resume en un trabajo magnífico en lo referente a pases y controles. Quizás como homenaje al equipo de su portada, el título potencia la forma de jugar a base de pases cortos y apoyos constantes, permitiendo mover el balón a velocidades endiabladas. Un buen control orientado ofrecerá una ventaja importante, uno malo será pérdida casi segura, y se ha incrementado el número de sucesos impredecibles, no todos los pases largos van a ser perfectos, ni todos los controles buenos, incluso, y esto me gustó particularmente, no siempre un jugador intercepta un balón que pasa cerca de él.

Esta característica se potencia por lo que comentábamos de las animaciones, que ofrecen una variedad de movimientos capaz de dar respuesta a todo tipo de situaciones, lo que se traduce en que estaremos jugando durante meses y en cualquier momento podemos ver un movimiento nuevo. Animaciones que serían anecdóticas si no vienen acompañadas de una buena inteligencia artificial capaz de ofrecer movimientos y desmarques constantes y que nos permiten jugar a lo que queramos, con juego directo, contraataques, por el centro o abriendo bien las bandas. El equipo rival también hará mejores combinaciones y movimientos más inteligentes, tratando de encontrar nuestros puntos débiles y obligándonos a cambiar de estilo.

PES-2017-Liverpool-deal-538222

Precisamente el Precise Pass es otro de esos conceptos que ha repetido Konami, y ha conseguido que la satisfacción que ofrece el juego de pases sea muy alta, tanto en el juego en corto como los pases a grandes distancias y los centros al área, que dependiendo de la posición del cuerpo del jugador y su velocidad son capaces de imprimirle al balón unos efectos endiablados que pueden derivar en golazos celebrados con gran entusiasmo. La física del balón de PES 2017 sigue siendo sobresaliente, salvo esas irreales aceleraciones en los tiros y algún pase al hueco algo teledirigido, la sensación general es que el balón siempre se comporta como debería.

Un punto que generó grandes críticas en ediciones pasadas también ha sido muy trabajado en esta entrega. Hablamos, como no, de los guardametas. Las mejoras en los porteros son más que evidentes, aunque todavía pueden dar mucho más de sí. Se ha conseguido que sus reacciones sean muy felinas, hasta el punto que incluso son capaces de corregir la parada en el aire y sacar una mano a un balón cuya trayectoria ha desviado un defensa en el último momento, de tirarse al suelo para sacar un balón que iba dentro y de hacer excelentes palomitas que nos dejarán boquiabiertos, pero a veces son algo lentos en balones rasos ajustados y tiros fuertes al muñeco, que rara vez se paran o blocan, especialmente esos balones bombeados que deberían atrapar.

También ha mejorado mucho el contacto entre jugadores, algo ya comentado en el apartado anterior y que también tiene recorrido por delante. A menudo haremos uso de las segadas, que a mi modo de ver son demasiado efectivas por su recorrido e ímpetu, aunque también nos ofrecen cortes de balón épicos. Respecto a los regates se sigue una línea continuista, aunque han conseguido que determinadas combinaciones sean más sencillas de ejecutar.

pes_2017-3421378

El tempo o velocidad de los partidos me parece perfecta. Es cierto que PES 2017 tiene cierto aire “arcade” por todas esas concesiones que hace para imprimir fluidez y espectacularidad, y su ritmo puede parecer alto y favorecer partidos de ida y vuelta, pero quien prefiera la pausa y la posesión encontrará herramientas para ello. Volvemos a contar con la posibilidad de configurar la experiencia al gusto: Pases manuales o con cierto nivel de asistencia, diferentes alturas de césped, etc.

Terminamos con las tácticas. Ya he dicho que la IA de nuestros compañeros nos ofrecen muchas variantes, y gran parte de esos movimientos vendrán determinados por las distintas estrategias que queramos fijar: Contraataque, Tiki-taka, juego por bandas, presión asfixiante, poner el autobús… contaremos con el habitual modo entrenamiento para probar las distintas opciones y guardarnos en la cruceta las más utilizadas, y también podremos entrenar las nuevas posibilidades en jugadas de estrategia, córners y faltas en los que cobra importancia ganar la posición.

Conclusiones

PES 2017 no es perfecto, ni mucho menos, y aunque las mejoras sean palpables no hay que olvidar que el juego ha tenido – y tiene – un gran margen todavía para crecer. Muchos querrían que la compañía pisara el acelerador y de un año para otro se viesen decenas de cambios jugables, modos de juego rompedores y un salto grande de calidad gráfica, pero el equipo tras PES no da para tanto, y no parece mala idea que vayan despacio siempre que sigan dando pasos hacia delante.

Lo mejor que tiene el juego es que divierte, que nos ofrece partidos memorables, con amigos o frente a la IA. Viviremos grandes momentos con esa parada salvadora, ese gol de media tijera o esa sucesión de paredes y desmarques para meternos hasta la cocina. Lo pasaremos tan bien que perdonaremos un choque que podría haber salido mejor, o que el Real Madrid antes era el MD White.

PES 2017 nos recuerda, este año más que nunca, lo que significó en su día la saga Pro Evolution Soccer. Algo que parecía tan fácil al principio pero que, con el tiempo, hemos visto tan difícil. Si sois de los que creéis que esos tiempos nunca volverán, tal vez debáis darle una oportunidad.