Analizamos el juego que asentó las bases de un nuevo género en auge, llega a PS4 el clásico de los battle royale, PlayerUnknown’s Battlegrounds (PUBG), y se lanza con su edición más completa.

A principios de 2017 llegaba a PC de la mano del estudio coreano Bluehole, y sin esperar grandes ventas ha sido todo un hito, batiendo grandes retos y plantando las bases de un nuevo género que no para de crecer.

Ahora, abandonando ya el acceso anticipado y con muchos parches y mejoras a sus espaldas nos llega a PS4, en una edición muy completa, supliendo muchos problemas de rendimiento de otras ediciones aunque manteniendo algunos, vamos a ver que tal le ha sentado todo este tiempo.

Batirse entre 100 es solo el principio, ser el número 1 es todo un reto

A día de hoy poca explicación hace falta de lo que es un Battle Royale; un número alto de jugadores, 100 en este caso, se lanzan en un mapa muy amplio que cada vez va quedando más reducido para aumentar las posibilidades de encontrarnos con otros jugadores, con los que tendremos que luchar hasta que solo quede uno, el ganador.

Pues bien, esta es la premisa de PUBG, nos lanzamos en paracaídas desde un avión, elegimos donde queremos caer y una vez aterrizamos buscamos rápidamente un equipo, nos preparamos bien y aguardamos lo peor.

Pero antes de lanzarnos a la acción debemos preparar a nuestro gladiador. PUBG cuenta con un editor de personajes muy elaborado, donde casi cualquier parte de nuestro cuerpo será personalizable.

¿Y cómo conseguimos nuevas equipaciones, skins y armas? pues a base de jugar o gastando dinero, ya sea logrando BP o GB, aunque ambas se pueden conseguir jugando, dependiendo de lo que queramos comprar necesitaremos de una u otra.

Y si no tenemos claro en que queremos invertir nuestros ahorros también podemos probar con las famosas cajas botines, que hacen acto de presencia y a la hora de la verdad es uno de los reclamos más famosos del juego, el azar.

Un mapa enorme en el que podríamos vivir todos en paz… si no tuviéramos que matarnos

A parte de un editor de personajes más completo, el mapa es otra de las cosas que diferencia PUBG de otros battle royale, su tamaño, así como su realismo y belleza son los más exigentes nunca vistos en este género, sin haber sido superados hasta la fecha.

El mapa se divide en varias zonas; desierto, campo, ciudad, una prisión, una isla… el caso es que desde el momento en el que nos lanzamos podemos decidir donde vamos a caer, lógicamente cada jugador conocerá mejor una zona que otra, lo que nos da la posibilidad de atrincherarnos y prepararnos bien o salir a buscar pelea con otros jugadores. Lo que si tenemos claro, es que a diferencia de otros juegos del género, en este caer justo con otro jugador nada más empezar es difícil.

Pese a que la gente puede criticar la escasez de mapas, podemos asegurar que PUBG es tan grande, que un solo mapa puede ser más grande que todo un sandbox, así que aprendérselo y dominarlo puede ser otro reto más del juego y un ejercicio más para llegar a ser el mejor.

Además, como ya hemos dicho, la variedad de escenarios dentro de la isla es tan enorme, que nunca tenemos la sensación de estar revisitando una zona, al menos no en una sola partida.

Aunque lo que si podemos criticar, es la falta de detalles en algunos de los elementos del escenario, así como algunas zonas del mapa poco detallas que nos hacen estar pensando que es un juego de PS3, PUBG nos da a menudo una de cal y otra de arena y nos sorprende o bien con escenarios bonitos y muy realistas o mapas que bien necesitan una revisión.

En cualquier caso, el apartado técnico y gráfico del juego no es ningún portento, y aunque sabemos bien que es difícil mantener un mapa tan grande y con 100 jugadores activos a la vez, creemos que el potencial de la consola da para algo más vistoso.

Apartado técnico correcto pero mejorable

Y esa es la parte que queremos analizar ahora, el apartado técnico, si bien es cierto que su llegada a otras plataformas se vio lacrada por una excesiva caída de frames, problemas de resolución o bajones de fps, su llegada a PS4 ya ha visto arreglado la mayoría de estos problemas.

A la hora de realizar este análisis hemos tenido muy pocos inconvenientes en estos aspectos, obviando alguna caída puntual, hemos podido disfrutar durante varias horas de este título sin notar problemas de rendimiento apenas, algo de lo que no puede presumir los tiempos de carga del escenario y las texturas, que muchas veces no terminan de estar listos hasta que los tenemos justo delante.

Esto último, sumado a unas físicas mejorables, aunque moderadamente buenas, es lo que hace que pensemos que PUBG puede crecer todavía y esperamos más actualizaciones en el futuro y no solo para añadir nuevos modos, objetos o eventos (los cuales nos gustará probar cuando estén disponibles).

Juega solo, por parejas o en grupo, tú decides cómo quieres jugar

Como en todo battle royale, uno de los principales atractivos que pueda tener es la de jugar con amigos. El poder coordinarse por chat o disfrutar juntos de jugadas únicas es una de las experiencias más interesantes del título, y es que por mucho que se diga con amigos se puede disfrutar del juego mucho más.

En cuanto a los modos de juego encontramos varias opciones en función a esto; solitario, por parejas, en grupos de cuatro… el caso es que tú decides como quieres jugar, y dispones de tantos modos nos permite ir variando, por lo cual si te gusta el género no te aburrirás si vas cambiando de modalidad a la par que consigues equipo nuevo.

Otro apartado que nos ha gustado es el modo misión, en el que, cumpliendo una serie de objetivos, conseguiremos BP o cajas botín, que luego podremos usar en las tiendas, esto nos ha parecido muy entretenido a la espera de saber como serán las temporadas de este juego y que nuevas mejoras traerá.

Conclusión

Aunque dentro de su grupo nos parece muy variado y completo, sí que es verdad que esperábamos la inclusión de algún modo nuevo a su llegada a PS4.

No penséis mal, el juego es completísimo en cuanto a mapeado, modos, personalización y diversión, pero siempre cabe esperar algo nuevo pese a que pocas opciones tan completas podemos encontrar dentro del género de los battle royale.

El problema es que a diferencia de la mayoría, este es de pago y aunque llega a un precio reducido, nos hace pensar si es mejor alguna opción freetoplay.

Eso sí, también esperábamos un apartado técnico mejor, y aunque a medida que pasa el tiempo PUBG va mejorando su apartado gráfico, es cierto que aún tiene recorrido para ser una experiencia con más realismo, que es la principal premisa de este battle royale frente a otros, sus niveles de realismo no tiene comparación y es lo que le hace sobresalir con creces del resto.

Dónde comprarlo

Oferta