Tras hablar de Persona 3 y Persona 5 Dancing, hoy nos toca hablarte sobre el título que inició todo esto, Persona 4: Dancing All Night. Eso sí, la versión para PlayStation 4.

Como primer juego de la saga Persona en estar enfocado únicamente en el baile, en su lanzamiento original se recibió con escepticismo y bajo acusaciones de que sería un producto de ínfima calidad. Nada más lejos de la realidad, como veréis.

A bailar y bailar sin parar

En su momento exclusivo de PlayStation Vita, Persona 4: Dancing All Night da el salto a PlayStation 4 con mejoras a nivel técnico pero conservando las bases de lo que le convirtió en una auténtica sorpresa y en él ‘Juego que no has pedido, pero quieres’.

La premisa dista de lo que vemos en Persona 3 y Persona 5 Dancing y no se trata de una simple competencia con eventos sociales. Han pasado algunos meses desde que los sucesos de Persona 4 Golden tuvieron lugar, Rise, Yu y Naoto disfrutan de una vida más o menos tranquila mientras estos dos últimos ayudan a su amiga con las idas y venidas de su regreso al mundo del espectáculo con el “Love Meets Bonds Festival”.

Lamentablemente para ellos, lo que en principio parecía limitarse a alegres sesiones de baile de cara al festival se transforma en algo más turbio cuando diversas idol de la industria comienzan a desaparecer. Más temprano que tarde descubrirás una trama que llega a tocar temas como el suicidio por la presión en el trabajo, la inseguridad y muchas más cosas que se ocultan tras las sonrisas y los focos del mundo del espectáculo.

De nuevo las Shadow están en el lado antagónico, pero en esta ocasión no tendrás que luchar en base a estrategias o a utilizar a tus Persona. Ahora lucharás haciendo uso del poder de la música y los sentimientos positivos que se expresan con ella.

Sin entrar en spoilers, también te podemos decir que todos los miembros del Equipo de Investigación harán su aparición y volverán a colaborar en una última misión que además de los elementos musicales contará con tintes de novela visual.

Las bases de lo que será el futuro

Sí, Persona 4: Dancing All night no tiene casi nada que envidiar a sus sucesoras y, salvo algunos detalles, podría pasar como un juego lanzado después o al mismo tiempo. Los sucesos de este juego son lo que darán lugar a las dos entregas más recientes.

Además de su modo historia, también encontrarás un modo de juego libre. Modo que te permite disfrutar de la gran mayoría de las canciones (necesitarás pasar por el modo historia si deseas hacerte con algunas).

Con tres modos de dificultad por defecto, puedes escoger la velocidad a la que irán las notas y gracias a algunos extras (que se han de desbloquear y comprar) todo será más sencillo mucho más desafiante. Esto tendrá repercusión en la puntuación final, pero supone una buena forma de crear tu propio estilo de juego e ir desafiándote a ti mismo.

Al final de cada baile, aparecerá su Persona para realizar un pequeño número musical.

La tienda, algo que no encontrarás en los títulos posteriores y seguramente uno de los puntos más molestos de Persona 4: Dancing All Night.

Y no es que esté mal, de hecho se ha cuidado el detalle de poner a un personaje como Tanaka a su cargo (eso incluye su característica canción), pero te obliga a ‘grindear’ en exceso si quieres obtener todos los trajes, accesorios y modificadores disponibles.

Esto favorece la rejugabilidad sí, pero es una rejugabilidad un poco forzada y terminas repasando canciones sólo para conseguir dinero en lugar de disfrutarlas…

Tanaka, te queremos pero nos dejas sin dinero.

Una versión que hacía falta

En el apartado técnico, Persona 4: Dancing All Night para PlayStation 4 ofrece 60 frames por segundo (originalmente iba a 30) y mejoras en su resolución.

Ambos factores son algo que notarás nada más iniciar el juego y que vendrá muy bien cuando hagas frente a las canciones más complicadas.

Los momentos FEVER también están presentes y añaden dinamismo a los bailes.

Lo musical destaca y mucho. Cada una de las canciones existentes está asociada a un personaje, pero contrario a lo que sucederá en los títulos posteriores, las mismas están muy ligadas con ellos.

Por ejemplo: Snowflakes está estrechamente relacionado con Yukiko, mientras que Pursuing My True Self lo está con Rise; si has jugado a Persona 4 o Persona 4 Golden estas serán referencias que entenderás y te darán un motivo más para disfrutar de dicha canción.

Y aquí, un punto que tenemos que aclarar y cuya responsabilidad corresponde a ATLUS y PlayStation, es el contenido descargable. Los temas extra o personajes (Akechi, Marie y Hatsune Miku) no se encuentran disponibles en nuestra región de momento.

Sabemos que esto poco o nada tiene que ver con Koch Media (responsables de la distribución de la Endless Night Collection), pero creemos que es importante mencionarlo, ya que dicho contenido añadía temas y personajes exclusivos.

Conclusiones

Persona 4: Dancing All Night es un gran juego de ritmo. Su variedad en cuanto a temas, personajes y la posibilidad de adaptar la dificultad a tu forma de jugar lo convierten en una alternativa más que apetecible para quienes deseen iniciarse en los juegos musicales.

Todo esto dicho desde el respeto a Persona 3: Dancing in Moonlight y Persona 5: Dancing in Starlight, juegos que también son muy buenos y ofrecen una gran calidad.

El salto de PlayStation Vita a PlayStation 4 le ha sentado muy bien y el hecho de que sólo se pueda obtener mediante la Endless Night Collection le convierten en un incentivo más que apetecible para que te hagas con ella (Si sumamos el precio de Persona 3: Dancing in MoonlightPersona 5: Dancing in Starlight por separado y lo comparamos con el de esta edición, te llevas Persona 4: Dancing All Night gratis).

También es importante mencionar su Modo Historia. No es un modo legendario o que será recordado, pero cumple, es entretenido y respeta las bases del propio universo de Persona 4. Además, el juego está establecido como canónico.

¿Dónde comprar el juego?