Seguimos con el aluvión de juegos de Bandai Namco que nos está llegando este año, siendo esta vez el turno de One Piece: World Seeker, el regreso más grande y más esperado de la tripulación de los sombrero de paja vuelve una vez más para PS4.

Esta vez nos encontramos ante un título de mundo abierto donde la exploración y las tareas secundarias son el principal aliciente para esta aventura. Trayéndonos una vez más una nueva búsqueda donde el propio autor de la serie ha querido participar.

¿El resultado? Será mejor que lo veáis vosotros mismos.

Tierra a la vista, llegamos a Isla Prisión

La historia de este juego comenzará como si de un nuevo arco de la serie se tratase, la banda de Luffy llega a Isla Prisión donde creen que se encuentra un gran tesoro, pero nuevamente acaban metidos en líos.

Aunque la historia parece lo más prometedor de la aventura, lo cierto es que durante su transcurso cuenta con varios altibajos, siendo Jeanne, la líder del grupo revolucionario que lucha por la liberación de la isla, la única que consigue traernos algún momento memorable.

Eso sí, sin duda estamos ante el título de One Piece que mejor historia original nos ha conseguido transmitir, quedando muy por encima de lo visto en los Unlimited World, aunque también es más carente en otros apartados.

Una isla repleta de cosas por hacer, pero no tan llena

Estamos ante un título de mundo abierto, donde sus mecánicas jugables nos recuerdan mucho a lo visto en otras sagas, como Sombras de guerra o Assassin’s Creed. Pero antes, nos gustaría hablaros primeros sobre su escenario principal, Isla Prisión.

Aunque Isla Prisión no es todo lo grande que se podría esperar de un juego de semejantes dimensiones, lo cierto es que no le hace falta ser mayor de lo que ya de por sí es.

La isla estará llena de tesoros, hay que estar atentos para encontrarlos todos

Sus escenarios, aunque variados, abarcando desde amplios bosques, minas y prisiones, están algo carentes de vida, y tampoco es que tengan muchas tareas secundarias por hacer en cada uno.

Las tareas secundarias que podremos realizar en ella será mayoritariamente buscar ciertos objetos que podremos encontrar tirados por el suelo, o eliminar a cierto grupo de enemigos.

Merece la pena realizar estos encargos, ya que con ellos podemos mejorar a nuestro personaje

Tareas, que de completar conseguirá que aumentemos nuestro Karma pirata, la principal novedad del juego. El karma pirata no es más que un sistema de relación entre Luffy y los demás personajes, donde a más tareas realicemos por ellos, mejor será nuestra relación.

También podremos conseguir equipamiento para mejorar los atributos de nuestro héroe, ya sea al realizar encargos o forjándolos nosotros mismos reuniendo los materiales necesarios para ello.

Al realizar encargos o misiones principales recibimos puntos de habilidad para desarrollar las habilidades de Luffy

Y pocas cosas más tenemos por hacer dentro de la isla al margen de buscar tesoros, provocando así nuestra mayor decepción del título, pues aunque desprende belleza por sus escenarios, esperábamos poder explotarlos de otra forma.

En total podemos tardar entre 25 y 30 horas en conseguir el 100% del juego, una duración que no está nada mal para el tipo de título del que se trata, aunque sí que esperábamos poder tener más variedad para realizar las tareas.

La isla es preciosa en cada escenario, imaginad escalar todos estos edificios en un segundo

Un sistema de combate muy limitado pero eficaz en su fórmula

Otro punto del que esperábamos sacar más partido es el sistema de combate, el cual es muy básico, limitándonos en un principio a un simple combo y la posibilidad de efectuar “disparos” con nuestro brazo pistola.

También dispondremos de varios hakis distintos, dependiendo de que haki tengamos seleccionado, los movimientos de Luffy variarán, contando cada uno con algún movimiento exclusivo que otro.

También haremos uso del sigilo, permitiéndonos eliminar enemigos de un plumazo

Con el tiempo desbloquearemos nuevas técnicas de lucha, así como devastadores ataques finales, pero aún así sigue siendo lo más limitado que hemos visto hasta la fecha en esta saga.

Por no hablar del hecho de que esta vez solo controlaremos a Luffy, nada que ver con lo visto en otras sagas de One Piece donde, como mínimo, podíamos controlar a toda la tripulación, haciendo esto que el juego sea aún más limitado.

Eso sí, lo que nos ha encantado es la agilidad con la que podemos movernos por los escenarios, pudiendo escalar edificios enorme en un abrir y cerrar de ojos, e incluso pasar entre ellos como si de Marvel’s Spiderman se tratase.

En lo técnico sorprende y decepciona por igual

Cuando se anunció el título hace ya más de un año, sorprendió lo cambiado que parecía su apartado gráfico, optando esta vez por escenarios más oscuros y realistas que con el tiempo han ido cambiando.

El resultado final queda algo por debajo de lo esperado, aunque hay que decir que los escenarios son bellos y detallados hasta el punto en el que nos ha gustado perdernos por ellos. Por otro lado el diseño de personajes deja mucho que desear.

Los jefes del juego son muy variados, y divertidos de vencer

Algunos efectos también son muy mejorables, siendo esta la lacra que acompaña siempre a los títulos de Bandai Namco, aunque una vez más, compensa con su banda sonora.

A diferencia de lo vivido en los Pirate Warriors, donde la OST era bastante pobre e infantil, esta vez se han decantado por temas más serios y cercanos a la serie, siendo esta vez un acierto, que nos hace pensar que estamos viendo un capítulo más del anime.

La historia, aunque algo sosa, consigue dejarnos buenos momentos gracias a su banda sonora

Conclusiones

Aunque World Seeker fue anunciado como el título más grande de One Piece hasta la fecha, lo cierto es que esperábamos mucho más de él y en algunos aspectos hemos quedado hasta decepcionados.

La posibilidad de controlar a Luffy únicamente, así como lo monótomas que resultan todas sus tareas secundarias y algunos problemas de su apartado técnico, nos echan un poco para atrás.

Las tareas secundarias son tremendamente repetitivas

Pero eso sí, el juego incorpora nuevas mecánicas nunca antes vistas en la saga, las cuales esperamos que se mantengan en próximos títulos, haciendo que esta sea la primera de muchas nuevas aventuras piratas.

En definitiva, un juego imprescindible para los amantes de la serie y recomendado en cierta medida para los amantes de los sandbox, aunque existan, sin duda, propuestas más completas y ricas en lo jugable.

Escalar edificios es de lo más divertido y satisfactorio del juego

Donde comprarlo

Oferta