La franquicia Mortal Kombat ha aguantado muy bien el paso del tiempo y sus últimas entregas han dejado el listón muy en alto en cuanto a calidad.

Al ser una serie que se ha consolidado como la líder en el género de los juegos de pelea en la actualidad, no es extraño ver que todo el mundo tenga las expectativas muy altas con Mortal Kombat 11, la nueva entrega desarrollada por NetherRealm Studios y que desde el 23 de abril está a la venta para PlayStation 4, Xbox One, PC y Nintendo Switch.

Nosotros le dimos un vistazo a este nuevo juego y a continuación pueden leer nuestro completo análisis, el cual esperamos les sirva para tomar una decisión en sus futuras compras.

Historia

Para los fanáticos que han seguido Mortal Kombat desde hace muchos años, sin duda alguna lo más importante que se encontrarán en MK11, además de que podrán derramar litros de sangre del enemigo en una resolución 4K y 60 cuadros por segundo, es el modo historia y la narrativa, mismos que se basan en el control del tiempo.

Esta es una secuela de Mortal Kombat X y la historia da inicio poco después de los sucesos de este juego. Nos encontraremos que Raiden ha seguido el camino de la oscuridad gracias a la corrupción del amuleto de Shinok, aunque esto no quiere decir que él es de los malos. Tras torturar de una manera despiadada a Shinok, Raiden le corta la cabeza y amenaza con destruir a todos los enemigos que atentan contra el Earthrealm.

Sin embargo, al decapitar a Shinok, una mujer totalmente nueva en la franquicia aparece para advertirle a Raiden que lo que está haciendo ha afectado la línea del tiempo. Ella es Kronika, una especie de guardiana del tiempo que le teme a Raiden y quiere detenerlo para que tenga la oportunidad de controlar el tiempo a su gusto. Es por eso que ella comienza a reclutar a villanos con las formas malignas de Liu Kang, Kung Lao y Kitana para que le ayuden en su tarea.

Momentos después, durante una ejecución publica en la que el emperador del Outworld Kotal Kahn está por matar al Coleccionista, Kronika aparece y crea una anomalía temporal que hace aparecer a las contrapartes jóvenes (como eran en Mortal Kombat 2) de Liu Kang, Kung Lao, Kitana, Johnny Cage, Raiden, Shao Kahn y otros personajes malvados. Esto desata una gran pelea que termina con los malos huyendo para unirse a la causa de Kronika y así vencer a Raiden.

La aparición del Raiden original ocasiona que la contraparte corrompida desaparezca para siempre. Después de estos acontecimientos todos los personajes buenos, incluyendo a Raiden, se reúnen en una base militar para encontrar una manera de resolver este problema. Mientras tanto, Kronika le da luz verde a todos los villanos para que escriban la historia a su conveniencia en lo que ella busca a más reclutas para derrotar al dios del trueno.

En este apartado de la historia, el estudio desarrollador hace un gran trabajo al fusionar la nostalgia de introducir las versiones jóvenes de los personajes que aparecieron en los juegos viejos y mantener el ritmo con los luchadores nuevos que han visto la luz desde las dos últimas entregas.

A diferencia de Mortal Kombat X, que nos introdujo a muchos personajes jugables nuevos y la dedicación que debíamos tenerle para aprender sobre ellos, en Mortal Kombat 11 no vamos a perder el tiempo de esa manera, ya que los desarrolladores esperan que sepamos lo que está ocurriendo con la trama, y si lo hacemos, vamos a ser recompensados con una historia que está plagada de acción y casi sin escenas de relleno.

La incorporación de los personajes de Mortal Kombat II ingeniosamente cambia el rumbo de la historia de este juego y la expande, fusionándola con la trama actual.

Apartado gráfico

Lo único que tenemos que decir acerca del apartado gráfico de Mortal Kombat 11 es que es una verdadera gozada. En donde brilla obviamente es en el modo historia. Todas las cinemáticas que se ven en esta modalidad están logradas con el motor gráfico del propio juego, y la verdad sorprende, porque las animaciones y expresiones de cada personaje son realmente buenas, tanto como si estuviéramos mirando una película.

Las transiciones entre cada escena y cada pelea que tenemos son impresionantes. Realmente lo son. Imaginemos una escena de acción donde nuestro personaje va disparando un rifle y después de eliminar a algunos enemigos apunta su arma contra un villano importante, el cual le quita el arma e inicia una pequeña conversación mientras los dos se preparan para luchar. Pues en todo ese momento no hay ningún corte de cámara y el combate comienza de una manera fluida, sin perder ritmo.

De igual manera al terminar las peleas la cinemática sigue contando la historia hasta que haya que luchar de nuevo. Nosotros no vimos ninguna pantalla de carga en todo el modo historia, el cual dura al menos unas cuatro horas, esto dependiendo de la dificultad que decidamos seleccionar.

Todo era tan fluido y hermoso – Si, incluso las escenas sangrientas. Y ahora, a esta mezcla, hay que añadirle el hecho de que el juego corre a 60 cuadros por segundo con la posibilidad de habilitar opciones de HDR y 4K si es que contamos con la PS4 Pro y un televisor que soporte esas opciones.

Además la iluminación es algo muy a destacar, los escenarios están plagados de detalles y en definitiva el título goza de un apartado técnico impecable que le dota de gran espectacularidad a nivel visual. Veamos ahora si en lo jugable cumple…

Jugabilidad

En cuanto a la jugabilidad, Mortal Kombat 11 mantiene la escencia de los títulos anteriores; seguiremos luchando en escenarios 2D en los que encadenaremos una serie de ataques básicos y especiales para crear combos con los que acabaremos con nuestros oponentes. Sin embargo, existen algunos cambios notables que todos los fanáticos deben de ponerle atención.

Ahora tenemos un par de barras recargables que podremos utilizar para extender nuestros combos o incluso también para bloquear golpes. Los ataques X-Ray siguen estando presentes y saltarán sin previo aviso cuando demos un golpe, aunque la novedad son los Fatal Blows, que aparecerán cuando tengamos poca vida y podremos activar con dos botones a la vez. Si es que logramos impactar al enemigo con un Fatal Blow, le haremos una especie de ataque X-ray extendido que inflige bastante daño y que visualmente es brutalmente impresionante.

Los fatal blows solo se pueden utilizar una sola vez durante la partida, así que debemos ser estrategicos a la hora de usarlos y tener en cuenta que son golpes devastadores que nos podrían salvar en una partida en línea.

Los fatalities y brutalities también están presentes y al igual que Mortal Kombat X, estos se ven impresionantes. Cada personaje tiene el suyo, aunque más adelante se pueden desbloquear nuevos. Incluso hay una modalidad de entrenamiento en la que podremos practicar las ejecuciones.

Modos de juego y personalización

El modo estrella de Mortal Kombat 11 sin duda es la Historia, sin embargo, el juego viene cargado con otras modalidades con las que nos mantendremos muy entretenidos. Las torres son una de estas. Son básicamente como las vimos en los títulos clásicos como Mortal Kombat II, en donde deberemos luchar contra enemigos cada vez más dificiles hasta llegar al jefe final para así poder ver los diferentes finales de los personajes.

También existe otro tipo de modo de torres, con desafíos más interesantes como lo son los modificadores de daño. Cada enemigo que enfrentemos aquí tendremos una debilidad y el reto será vencer a cada uno sin que estas afectaciones nos maten. Para ayudarnos un poco podremos llevar hasta tres ‘konsumibles’ que vienen en forma de ayuda de otros personajes, armas de todo tipo y hasta pociones para curar nuestra salud.

Para los jugadores que les guste luchar contra otras personas del mundo también está el modo en línea, que incluye distintas listas de juego, como la clásica en la que luchamos uno contra uno. Sin embargo, también hay otro tipo de partidas donde podremos enviar a un bot a luchar contra alguien para así subirlo de nivel y desbloquearle nuevas apariencias, armas y más. Los torneos también están disponibles, para los que les guste el verdadero reto de luchar contra los mejores.

En cuanto al modo local, a parte de las torres, tenemos las partidas casuales para uno o varios jugadores, así como torneos para pasar un rato más ameno con nuestros amigos o familiares.

Ya para finalizar también está el modo de la Kripta. En este lugar, que se encuentra en la isla de Shang Tsung, un saqueador de tumbas se adentra a explorar el antiguo lugar donde se dieron en su momento batallas del torneo del primer Mortal Kombat. En este modo no lucharemos contra ningún enemigo. Es más bien un lugar para que los jugadores resuelvan acertijos para ir desbloqueando zonas, las cuales están repletas de tesoros que nos cuestan todo tipo de materiales, mismos que obtendremos en los otros modos del juego.

Los tesoros que vayamos abriendo en las diferentes zonas de la kripta nos otorgarán objetos al azar, mismos que nos van a servir para desbloquear arte conceptual, atuendos para los personajes, konsumibles para las torres y muchas otras cosas más para personalizar a los luchadores.

Y ya que estamos con la personalización, esta nos ofrece una gran variedad de atuendos, variantes de armas y armaduras que solo son opciones cosméticas. Sin embargo, a cada personaje también le podremos asignar diferentes estilos de pelea, con los movimientos que queramos, mientras no afecte el desempeño. Todo, incluso la manera en la que aparecemos antes y después de las peleas se puede cambiar. Claro, tendremos que jugar bastante si es que deseamos desbloquear todo.

Si, también están las microtransacciones, que solo son para objetos cosméticos. Así es, todo lo que está bloqueado en el juego se puede obtener jugando, no hace falta gastar un extra en la tienda del juego para obtener algo si es que no lo deseamos.

Conclusión

Algo que extrañamos y seguramente ustedes también de títulos antiguos, es la gran selección de personajes. Todavía no entendemos cómo en Mortal Kombat 11 hay una selección de luchadores tan corta, así como en su antecesor. Los 24 personajes de este juego son una risa con los más de 60 que podíamos elegir en Mortal Kombat: Armageddon y eso sin contar los que podíamos crear desde cero.

Dejando de lado este pequeño problema, sin duda alguna Mortal Kombat 11 es un juego bastante pulido, tanto para el modo individual como para el multijugador en línea. Es un título que lidera en el género en cuanto a jugabilidad e historia, la cual ingeniosamente han logrado fusionar para que los nuevos jugadores la puedan conocer.

Si eres un amante de los juegos de pelea, definitivamente Mortal Kombat 11 es una gran opción para pasar el tiempo, ya sea explorando el modo historia, las torres o la kripta, así como ir mejorando día a día en el modo online para convertirte en el mejor de tu ciudad, país o incluso el mundo.

¿Dónde comprarlo?

Oferta