Los fans de las motos están de enhorabuena, pues Milestone, todo un referente en el género de las dos ruedas con franquicias como MXGP – MXGP 3, MXGP Pro – o MotoGP 17 y 18, sin olvidarnos de Gravel, se han lanzado a la pista para ofrecernos la secuela de un título que también lanzaron al mercado para hacer las delicias de los amantes de las dos ruedas: Monster Energy Supercross- The Official Videogame 2.

Tras un primer juego bastante notable, esta secuela tratará de superarse y hacer que las carreras, los derrapes, los saltos acrobáticos y la fama y gloria sean aún más satisfactorias.

El campeonato Monster Energy AMA Supercross de 2018 está ante nosotros totalmente licenciado. ¿Estáis preparados para mancharos de barro? Vamos a por ello.

Un Modo Carrera para alcanzar la fama

Como suele suceder con estos juegos, el modo principal y donde pasaremos más tiempo será la Carrera, en la que viviremos la vida de un auténtico Rider profesional.

Tras el paso por el Tutorial – opcional si ya somos unos expertos en el manejo de las motos, nos encontraremos el habitual modo en el que tendremos que entrenar, participar en carrera, ir creciendo a base de victorias para tener más fans, nuevos patrocinadores y contratos con los que llegar a la cima.

Empezaremos escogiendo dentro de la categoría 250SX si queremos empezar en el Oeste o en el Este, cada uno con sus propios calendarios y pruebas, y una vez completemos una temporada y superado el nivel 10000 de fama podremos saltar a la clase 450.

Otro aspecto habitual en este tipo de modos es que cada patrocinador aportará un nivel de dificultad que repercutirá en desafíos más complejos a cambio de recompensas superiores. Lo bueno, y esto es extensible al resto de modos, es que el título cuenta con todo tipo de licencias, por lo que tenemos marcas reales, también en los patrocinadores, modelos de motos, pilotos y demás. También podemos ganar algo de dinero extra si decidimos colocar la pegatina de nuestro patrocinador en la moto… o no.

Contaremos con un calendario con el que organizarnos la semana, distribuyendo los días entre entrenamiento, desafíos, promoción o prensa que se irán intercalando automáticamente con el necesario descanso y con las carreras los fines de semana.

Es cierto que es un modo Carrera bastante estándar, no innova prácticamente nada y enseguida cae en la monotonía de ir pasando semanas con la única motivación de crecer en fans, patrocinadores más exigentes y desbloquear la categoría, pero tampoco nos podemos quejar, menos es nada y nos tendrá entretenidos durante semanas junto a su otro gran incentivo…

Un potente editor para personalizar nuestra experiencia

Además del Modo Carrera, la posibilidad de competir en carreras individuales y participar en Campeonatos, donde podemos escoger el modo corto compitiendo directamente unas pocas vueltas hasta otro con varias jornadas, clasificación y demás, el juego vuelve a ofrecer un editor de pistas y esta vez llega mejorado respecto a la primera entrega.

En este caso nos encontramos con nuevas piezas, módulos y fases con los que podremos crear pistas retantes, rápidas, con grandes saltos para probar nuestro aterrizaje o llenas de curvas para que practiquemos la inclinación, y por supuesto probarlas en cualquier momento y seguir editando hasta quedar contentos con el resultado.

Y eso no es todo, también podremos personalizar a nuestro piloto (con muy pocas caras genéricas, algunos peinados, tatuajes o accesorios a desbloquear con dinero del juego, muy básico) y también la moto, con bastantes opciones tanto estéticas como mecánicas.

Además antes de saltar a la pista podremos modificar distintos parámetros de configuración para buscar el punto perfecto con el que superar la carrera. En total contaremos con más de 3.000 opciones de personalización, lo cual está bastante bien para que podamos disfrutar del motocross con nuestro propio estilo.

Y siguiendo con los números, Monster Energy Supercross – The Official Videogame 2 cuenta con 36 pistas y 40 pilotos, todo completamente licenciado, sin olvidar las pistas en línea donde podemos acceder a las creadas por la comunidad, con acceso rápido a las nuestras, las favoritas, las más descargadas y con las mejores valoraciones.

El juego cuenta con varias cámaras, dos traseras, una de ellas más alejada, y tres interiores, una de ellas viendo el cristal del casco. Estas últimas resultan muy espectaculares pero de difícil control. El juego también ofrece Modo Foto donde podemos configurar al gusto cámara, filtros, desenfoques y toda la parafernalia, la verdad es bastante completo y se agradece.

Y antes de pasar a la parte online no me olvido del Complejo, un mapeado extenso lleno de cuestas, rocas, pequeños circuitos, rampas enormes en el que resulta ideal para probar configuraciones y en el que podemos simplemente divertidos en estilo libre o participar en contrarrelojes o pruebas individuales que habrá que desbloquear previamente.

Multijugador, sencillo y sin modo local

A pesar de que la IA de la CPU es bastante competente y correr contra la máquina es una buena experiencia sin movimientos extraños, ni demasiado agresivos ni demasiado benevolentes, en un juego de carreras está claro que la parte online y competir con rivales humanos es siempre un gran punto a favor.

Monster Energy Supercross – The Official Videogame 2 cuenta con un multijugador en línea que nos permite participar en distintas categorías, campeonatos, pistas, nos uniremos a una partida activa o podremos personalizar la nuestra, incluso permitiendo que montemos una partida privada con amigos.

El problema del online es el problema general del juego, la falta de modos hace que únicamente podamos disputar carreras. Habría estado muy bien la inclusión de más modos aunque no estuviesen en consonancia con el campeonato licenciado que da nombre al juego: Un campeonato de derrapes, derribar bolos, intentar batir una marca de altura… cosas así. Pero no, solo correr y llegar primero a la meta.

Otra pega, y me parece la más grave del juego, es que no incorpora multijugador local, que para un juego de carreras me parece algo básico. Una pantalla partida le habría dado mucha vidilla. Una pena.

Sensaciones a los mandos

El título se muestra bastante robusto en cuanto a las sensaciones a los mandos, y tiene la virtud de saber satisfacer al novato que se tome la mínima molestia de dedicarle un puñado de partidas – porque en las 3-4 primeras nos saldremos y caeremos mucho – y también al más experto.

Por un lado tendremos que jugar mucho con el embrague y el acelerador y frenar bien en determinadas curvas, no penséis que estamos ante uno de esos juegos donde hay que quemar el acelerador y listo, más bien toques cortos de gas y nervios de acero, simulando la realidad de este tipo de competiciones.

También será importante el control de la inclinación, algo básico en un juego de motos y que también hemos notado muy correcto. En este caso más que nunca, pues las pistas estarán llenas de saltos, curvas embarradas y poder ajustar la inclinación en uno u otro sentido junto con la velocidad puede ser clave para adelantar in extremis o perder unos valiosos segundos con un mal aterrizaje.

Por suerte, aunque habrá a gente que no le guste, existe la opción de Rebobinar si de pronto un mal salto arruina una carrera perfecta. Lo hemos visto en otras sagas como Forza o DiRT, dependiendo de la prueba con número limitado de rebobinados o infinitos, además con bastante tiempo para echar atrás, pero siempre está la opción de no usarlo o directamente desactivarlo.

El juego tiene una curva de aprendizaje suave pese a que de entrada si no eres experto te puedas salir mucho de pista en tus primeras vueltas. Podemos activar la asistencia de circulación que nos mostrará la trayectoria ideal de cada salto, y cuando ya controlemos desactivarla.

Como digo el juego cuenta con un buen número de asistencias que podemos ir desactivando, la física “avanzada” será un verdadero reto para los más expertos, podemos desactivar el control de frenado conjunto o la distribución del peso del piloto, logrando una experiencia más realista o más arcade según lo que estemos buscando en cada momento.

Por si fuera poco antes de la carrera podemos ajustar varios parámetros de la moto como la suspensión o la transmisión, escogiendo por ejemplo una relación de marchas corta si queremos más aceleración pero menos velocidad punta.

También tenemos ciertas recompensas al final de la carrera como una salida perfecta, si hemos hecho una vuelta limpia o en cabeza, si hemos dominado un salto, un scrub o si hemos clavado un derrape memorable, una información que también va mostrándose en esos saltos o aterrizajes y que nos dice con colores y puntos cómo de bien o mal lo vamos haciendo.

El juego encuentra un punto correcto entre la simulación y la diversión. Cuenta con un buen sistema de físicas pero es permisivo con los choques entre pilotos, dando al bloque piloto-moto un peso importante que hace que resulte difícil que un contacto acabe por los suelos, algo que sería muy frustrante por la cantidad de toques que se dan con tanto piloto en pistas tan reducidas. A veces pasa, si tocas la rueda trasera de una moto en vuelo lo normal es que caiga, pero creo que esto pasa las veces justas.

Apartado técnico

Hay que decir que Monster Energy Supercross- The Official Videogame 2 no es ningún portento gráfico pero cumple sobradamente con lo que se espera de él.

Los escenarios están algo vacíos, aunque a nivel de texturas de la tierra el terreno luce con mucho detalle, las pistas están plagadas de surcos que más o menos se sienten a los mandos, además el movimiento de la ropa del piloto al viento o el barro salpicando la pantalla están muy conseguidos.

Respecto al framerate luce muy estable, no hemos notado ralentizaciones de ningún tipo y me ha gustado todo ese despliegue de fuegos artificiales y animación en la previa de las carreras para dar sensación de asistir a un verdadero espectáculo.

El juego cuenta con textos en castellano y los comentaristas Ralph Sheheen y Jeff Emig en perfecto inglés. La música es muy rockera y perfectamente adecuada para el tipo de espectáculo que representa, y los efectos de sonido de las motos o el público también están bien implementados.

Si hay que ponerle un pequeño pero, a veces la música se “buguea” en las pantallas de carga, pero esperamos que con algún parche se solucione y no afecta en nada a la experiencia posterior.

Conclusiones

Se nota que en Milestone tienen rodaje más que de sobra con los juegos de motos, y esta secuela de Monster Energy Supercross – The Official Videogame   consigue mejorar al antecesor, algo que tampoco era fácil.

Entre los puntos fuertes encontramos una Carrera con un buen puñado de opciones de personalización, no demasiado rompedora pero con una progresión que animará a seguir para desbloquearlo todo. Además su editor y su online puede ampliar su vida durante meses si la comunidad se implica.

Estamos ante un juego bien rematado, con una jugabilidad divertida, que no frustra al no iniciado y permite ir aumentando la dificultad para el más experto.

Algún modo de juego adicional y la pantalla partida le habría venido de perlas, pero a poco que te guste el motocross no deberías ni pensártelo, dale una oportunidad porque merece la pena.

Dónde comprarlo