NIS  tiene juegos para muchas clases de nichos. Están aquellos en los que la historia es un elemento importante y luego están los títulos como Lapis x Labyrinth.

Antes de decidir si esto es un elemento disuasorio, te recomendamos quedarte y leer lo que tenemos que decir, pues no siempre es necesaria una buena historia para encontrar un poco de diversión.

¿Somos una piña? Lo somos

Juntos somos más fuertes, juntos somos como un roble. Esa es la premisa que se repetirá constantemente y lo que debemos entender como parte importante de Lapis x Labyrinth. Pese a que la historia no sea su fuerte, esta nos sirve como excusa para iniciarnos en el mundo de los buscadores de tesoros.

A una villa antigua que todos parecen haber olvidado, van llegando aventureros dispuestos a enfrentarse al laberinto. Una serie de zonas plagadas de monstruos, pero al mismo tiempo con tesoros y gloria para los valientes que decidan poner sus ojos sobre ella y sean capaces de volver con vida.

Según vayas progresando, más mejoras se desbloquearán en la villa y por tanto, nuevo equipo y habilidades para seguir adelante.

Nada más iniciar, verás que de entre ocho distintas clases (Hunter, Necromancer, Shielder, Maid, Gunner, Witch, Destroyer y Bishop) es posible escoger a cuatro para crear tu propio grupo. Todos ellos cuentan con cierto nivel de personalización en los colores de sus vestimentas, voces y nombre. Quizá esto no sea demasiado, pero es una opción que se agradece.

Tras crear tu equipo, sus miembros aceptarán misiones y se moverán a través de los laberintos como uno sólo. Mantenerse así te otorgará ventajas que se ven reflejadas en: saltos más altos, mayor potencia en los ataques y la posibilidad de realizar poderosos ataques especiales. Pero hay que tener mucho cuidado, pues la torre que creemos es endeble y sus integrantes podrían caerse de ella.

¿Qué pasa si esto sucede? Puedes volver a por ellos, pero contarás con un límite de tiempo para hacerlo y de no lograrlo desaparecerán hasta la próxima exploración.

La sencillez como bandera

Una vez iniciada tu gesta, es importante tener en cuenta que las mazmorras se generan de forma aleatoria la acción frenética y constante serán lo que prime.

Todo esto te recordará mucho a títulos del estilo Musou o Beat ’em up, por tanto, si estás acostumbrado a estos géneros se podría decir que estarás en tu elemento. Eso sí, no todo es machacar enemigos, también es importante recolectar tesoros de toda clase, desde los cofres hasta otras bonificaciones. Estas no serán accesibles de buenas a primeras, así que tendrás que recorrer todo el laberinto para encontrar una serie de portales que te lleven a ello.

Como ya hemos dicho antes, no es nada complicado ni revolucionario, aunque se le añaden elementos como el Modo Fever (el cual nos otorgará algunos tesoros extras por tiempo limitado) y el factor tiempo. Este va en nuestra contra, y si llega a agotarse te condenará a escapar de un enemigo que puede eliminar a todo tu grupo sólo con tocarlo. Por suerte para ti, hay algunos tientes de RPG que te permitirán equipar a los tuyos a tu conveniencia. En este aspecto, es todo muy intuitivo y no es necesario un gran conocimiento de inglés para enterarte de qué es lo que hace cada cosa o como podría afectarte en futuras batallas.

La estructura de Lapis x Labyrinth es casi tan sencilla como sus mecánicas y sus misiones se dividen en cerca de 6 exploraciones comunes y el enfrentamiento a un jefe final. Ten en cuenta que, pese a existir un nivel recomendado para cada una de ellas, nada te impide coger la que quieras. Puedes aventurarte en misiones de nivel 30 estando tú al 22, y aunque quizá no seas capaz de superarla, merece la pena. Los intentos fallidos otorgan un buen número de experiencia mas no recompensas.

Visualmente adorable

Quizá el apartado en el que más destaca Lapis x Labyrinth es el visual. Los diseños de los personajes sintonizan muy bien con sus clases y el de sus cerca de 100 monstruos encaja a la perfección con el colorido diseño de sus mazmorras.

En la versión para PlayStation 4 podrás disfrutar de una tasa de frames estables, incluso ante la acumulación de enemigos, y una gama de colores mucho más vivos que en Nintendo Switch.

En lo que al audio respecta, te encontrarás con temas alegres que te animan a combatir contra oleadas de enemigos. Desgraciadamente, llega un momento en el que esto se torna repetitivo y se echa en falta un poco más de epicidad o variantes en las melodías. Las voces del juego no se usan muy a menudo, pero están en japonés sin posibilidad (que sepamos) de cambiarlas al inglés. Como curiosidad, es posible asignar voces masculinas a personajes femeninos y viceversa.

Una torre un poco endeble

Lapis x Labyrinth no aspira a demasiado y su único objetivo es entretenernos mientras machacamos oleadas de enemigos, pero quizá esa sea su mayor debilidad. Tras un buen número de horas de juego, es imposible no sentir que “falta algo” y desear que se hubiese apostado por una historia un poco más profunda o con mayor peso.

La ventaja de carecer de una historia es que incluso sin estar traducido al español, es posible disfrutar del juego de forma plena. Algo que no suele ser común en los juegos de NIS America (no suelen ser traducidos a nuestro idioma) y que más de uno agradecerá. ¿Cómo? sencillo, todo es completamente intuitivo. Incluso las mecánicas RPG cuentan con colores y números para indicarte si equiparte con un hacha vieja es más beneficioso que hacerlo con un hacha de hierro.

Si lo que buscas es desconectar y no comerte demasiado la cabeza, Lapis x Labyrinth es tu juego. También te lo recomendamos si sueles ser un habitual de los géneros Musou o Beat ’em up.

¿Donde comprarlo?

Lapis x Labyrinth estará disponible el próximo 31 de mayo. Podrás hacerte con tu copia en formato físico a través de tus comercios favoritos o en formato digital vía PlayStation Store (al reservar esta versión obtendrás acceso a algunos regalos digitales).