Introducción

Hace mucho tiempo, en una consola muy, muy lejana… un chaval fundía casi cualquier cosa que cayera en sus manos. Eran los tiempos de la niñez, donde cada juego sorprendía.

Uno de esos juegos, que recuerdo con especial cariño, fue Ecco the Dolphin. La consola por si no lo habéis adivinado era la Mega Drive de Sega, y el título en cuestión nos ponía en la piel de un delfín que por aquel entonces se veía y se movía fenomenal en nuestras teles de tubo.

Jupiter & Mars 1

Cuando vi por primera vez Jupiter & Mars, el juego protagonizado por delfines al que se refiere este análisis, no pude por menos que acordarme de Ecco y preguntarme si reviviría aquellas emociones. Vamos a verlo.

Una propuesta interesante

Nos encontramos en un futuro donde los humanos han abandonado la Tierra después de agotar sus recursos naturales. El planeta, contaminado y herido de muerte, sin embargo ha resurgido de sus cenizas poco a poco.

Jupiter y Mars, dos delfines hembra y macho que parecen inseparables, colaboran en esta labor de limpieza y descontaminación, o al menos esa es la idea que nos presenta el juego nada más empezar.

Jupiter & Mars 2

La realidad es que tenemos un título de exploración en primera persona donde encarnamos a Jupiter. El cometido de salvaguardar el medio ambiente está ahí indudablemente, con tareas como liberar a las tortugas de unos plásticos que las envuelven, pero en mi opinión cobran más peso la búsqueda de objetos y el reconocimiento de los escenarios.

Entornos naturales

Hablando de los escenarios, me ha encantado la extensión de los mismos y la presencia de zonas donde no podemos ir hasta conseguir determinadas mejoras. Esto, sumado a la ausencia de cualquier tipo de mapa y la profundidad del mar, contribuye a transmitir una idea de estar en medio de un gran entorno donde hay muchas cosas por hacer.

Jupiter & Mars 3

Y no es una simple sensación: en cada nivel suele haber una serie de animales a los que ayudar, una colección de objetos por descubrir, algunos puzles sencillos para salir al paso y como he dicho zonas en principio vetadas a las que podremos acceder más tarde, fomentando la rejugabilidad.

Las cinco pantallas que ofrece el juego son, además de grandes, bastante diferentes entre sí, pudiendo completarse en unas cuatro horas. Repitiéndolas esta duración se alarga considerablemente, pero también sobreviene una cierta sensación de monotonía.

Dinámicas jugables

Jupiter & Mars puede jugarse en la tele o con PSVR, y la única diferencia además de las obvias es que con el casco podemos girar a Jupiter ladeando la cabeza en vez de con los sticks del Dualshock 4.

Por lo demás el delfín se mueve siempre junto a Mars, quien se encarga de embestir determinados objetos a nuestra orden, lo que suele abrir conchas “del tesoro” o despejar caminos. A nosotros nos toca el papel de lanzar una especie de aros sónicos para interactuar con otros animales, así como usar el sónar para reconocer el terreno.

Jupiter & Mars 4

Sin embargo, a medida que jugamos, enseguida se nos ocurrirán ideas que habrían mejorado aún más la experiencia y no se han aprovechado. Por ejemplo, ¿por qué no hay un indicador de oxígeno que nos recuerde que, como mamífero, debemos subir a la superficie a tomar aire? Esto añadiría una capa de jugabilidad.

Hablando de superficie, ¿por qué no le han dado un mayor uso? Por ejemplo exigiendo dar un salto sobre el agua para caer en una zona en principio vetada. En su lugar a veces por curiosidad emergeremos y lo que apreciaremos es un entorno completamente descuidado que nos hará zambullirnos cuanto antes.

Valores de producción

Lo dicho en el párrafo anterior se debe a unos valores de producción limitados, que además en este caso duelen especialmente. Duelen porque Jupiter & Mars tiene mucho potencial, pero una ejecución a medio gas.

Aunque Tigertron ha hecho lo que ha podido, mientras jugaba no he dejado de preguntarme cómo luciría esta obra en manos de un estudio de renombre que hubiera destinado más recursos a su desarrollo.

Jupiter & Mars 5

Y volvemos a lo de siempre en realidad virtual: piensas que si ahora tenemos Jupiter & Mars, el día de mañana seguro que vemos un juego parecido pero alucinante. “Éste ha sido un precursor”, te dices a ti mismo. Lo malo es que te llevas diciendo eso desde hace ya años.

Así que en pocas palabras tenemos un juego original, pero algo cojo en mecánicas y factura técnica, de la que hablaremos a continuación.

Apartado gráfico

Como venía diciendo, imagino que Tigertron habrá puesto toda la carne en el asador, lo que pasa es que andaban escasos de chicha y en este guiso hay mucho hueso.

No se puede decir que Jupiter & Mars se vea excesivamente bien, algo que se nota sobre todo en realidad virtual con la consiguiente pérdida de resolución. Además, más por falta de medios que por una cuestión de potencia, estos mares se sienten algo vacíos y se echa de menos una mayor presencia de fauna y flora marinas, escasas y a la vez recurrentes.

Jupiter & Mars 6

Con PSVR el juego mejora, como viene siendo habitual. Lo verás todo más pixelado y menos definido, pero a cambio estarás literalmente en el océano; como ya dije en mi análisis de ASTRO BOT Rescue Mission, parece que el agua aumenta si cabe más la sensación de inmersión. Una pena que ésta no venga acompañada por un entorno más rico en detalles, como ya he dicho.

Música pegadiza

En lo que respecta al apartado sonoro, sí podemos decir que se ha hecho un gran trabajo. Al principio, en la pantalla de título, la melodía enseguida anima a jugar y descubrir la historia de Jupiter & Mars. En algunos puntos se produce una mezcla de músicas y colores en pantalla que desde luego no pasan inadvertidos, todo hay que decirlo.

Con respecto a los sonidos ambientales, cumplen sin más, con el característico sónar y los ruidillos de Mars. Las voces de la narradora por cierto están en inglés, eso sí con textos en castellano, aunque hay más bien poco que leer.

Jupiter & Mars 7

Conclusión

Llevo diciendo “uno más” desde hace ya demasiado tiempo, tanto que me parece un milagro seguir hablando de realidad virtual e incluso que esta tecnología vaya para arriba. Por otro lado, es precisamente por juegos indies como Jupiter & Mars que esto ha ocurrido.

Si la realidad virtual hubiera salido cuando no existían descargas ni tiendas digitales, habría durado lo que un caramelo en la puerta de un colegio. Bueno, de hecho así ocurrió en los años 90.

Jupiter & Mars 8

Pero la legión de juegos que son “uno más”, a precios moderados, al final va sumando variedad y desde luego llama la atención. Jupiter & Mars es otro título con medios escasos, no muy ambicioso, pero que resulta curioso y nos hace imaginar cómo podrían ser este tipo de juegos subacuáticos en realidad virtual. Imaginando, siempre imaginando…

Ahora bien, si no dispones de PlayStation VR tienes opciones de todo tipo mucho mejores en la tele. Tal vez si eres un ecologista acérrimo o te encanta el mundo submarino, puedas encontrar interés en Jupiter & Mars. Pero vamos, me quedo con Ecco the Dolphin.

Dónde comprarlo

El juego únicamente está disponible en formato digital, así que si queréis comprarlo podéis hacerlo en este link que os llevará a la web de la PlayStation Store, o desde la propia consola. Su precio es de 24,99 euros.