Introducción

Intruders: Hide and Seek es un videojuego al que llevo siguiendo la pista desde hace tiempo, a raíz de acudir a una serie de eventos relacionados con los PlayStation Talents. Como sabéis, este título de Tessera Studios ganó el tercer certamen de los premios como mejor juego absoluto, pasando a estar en el punto de mira de mucha gente.

Sin embargo, cuando pude probar Intruders: Hide and Seek en una versión preliminar, os dije que no me había llevado muy buenas impresiones. Por eso tenía un especial interés en comprobar de primera mano cómo había evolucionado el título, ya que su temática y ambientación siempre me han parecido interesantes.

Bien, ya con el juego en mis manos me dispongo a analizarlo para Sonyers, a ver qué ofrece finalmente. Veamos pues.

Intruders Hide and Seek 01

Primeros pasos

Lo primero que vamos a ver nada más iniciar Intruders: Hide and Seek es un tutorial para manejarnos en la realidad virtual, si es que decidimos jugar con las PSVR.

Este tutorial es algo innecesario, la verdad, ya que todos los movimientos del juego son intuitivos y sencillos. Además el texto queda algo arriba con respecto al margen de las gafas, resultando algo borroso.

En cualquier caso no tardaremos en acceder a la pantalla de título, donde inicia el juego.

Comienza la aventura

Somos Ben, uno de los dos afortunados hijos de los Richter. Y digo afortunados porque esta familia es sin duda pudiente, vamos, que está montada en el dólar.

El juego comienza dentro del coche familiar, en pleno viaje. En los asientos delanteros los papis, detrás nuestra hermana Irene y nosotros mismos.

Intruders Hide and Seek 02

Parece ser que nos dirigimos a un chalet en algún lugar tranquilo a modo de retiro, lo que vendría a ser nuestra casa de fin de semana o algo así.

El primer contacto es bueno, personalmente agradezco mucho este tipo de secuencias que contribuyen a meternos más en nuestro personaje y enriquecen la ambientación del juego.

Los gráficos, de los que luego hablaré en detalle, por fortuna han mejorado mucho con respecto a lo que vi hace tiempo. Buen comienzo.

Llegamos a la casa

Nuestros primeros pasos por la casa mantienen el tono, en el sentido de que Intruders: Hide and Seek se molesta en meternos en situación. Así, empezaremos realizando las tareas más rutinarias e incluso jugando con nuestra hermanita a una especie de escondite que de paso nos enseña las dinámicas jugables.

Intruders Hide and Seek 03

De momento sólo desentonan bastante los modelados de los personajes, que están muy lejos del resto de gráficos. Sí, definitivamente ahora esta casa se ve mucho mejor.

El caso es que lo que parece una velada más no tarda en transformarse en una noche de pesadilla cuando tres individuos irrumpen en la casa, capturando a nuestros desprevenidos progenitores y conduciéndolos al sótano.

Empieza el juego

A partir de este punto comienza realmente Intruders: Hide and Seek. Mientras Irene se queda en una habitación del pánico y nos habla por walkie talkie, nosotros tendremos que movernos a hurtadillas por la casa.

Lo primero que llama la atención y está muy conseguido es el cambio brusco que ha sufrido el entorno: las luces se han ido, los cacos se pasean linterna en mano y por la casa pueden verse varias cosas tiradas por el suelo. La ambientación desde luego cumple con nota.

Sin embargo empiezan a vislumbrarse aquí algunos de los problemas que nos van a acompañar a lo largo de toda la aventura, como luego veremos.

Intruders Hide and Seek 04

Dinámicas jugables

Intruders: Hide and Seek consiste en ir de un lado a otro, normalmente encontrando objetos o buscando rutas alternativas para alcanzar determinadas partes de la casa.

En esos desplazamientos, por supuesto, deberemos evitar que nos vean los cacos y, de ser descubiertos, tendremos que correr como la pólvora para escaparnos, habiendo repartidos por el escenario diversos armarios, alhacenas, o incluso camas y mesas donde escondernos.

Me ha gustado un sistema implementado para controlar la respiración y no ser detectados, consistente en agitar levemente el mando cuando se nos indica. Además el juego tiene muy en cuenta si caminamos agachados, de pie o incluso corriendo.

Intruders Hide and Seek 05

Otra cosa que sin duda destaca -y de hecho es de lo más realista que he visto en un videojuego- es el campo de visión de los antagonistas: aquí no hay personajes tontos que no ven más allá de tres metros. Aquí, si se puede trazar más o menos una línea desde su campo de visión y hay un mínimo de luz, los enemigos van a vernos. Y si nos ven, como ya he dicho, es muy probable que también nos den caza.

Algunas objeciones

Por desgracia hay que dar una de cal y otra de arena. La división del juego en capítulos es cuanto menos curiosa, ya que cada uno plantea una tarea bastante sencilla (que no fácil), consistente en encontrar un objeto o una forma de llegar a una habitación determinada como ya he dicho. Todo sucede en la casa, aunque al final vamos a movernos por otro escenario. Sea como sea, no tiene mucho sentido aquí hablar de capítulos la verdad, y puede transmitir una falsa idea de una mayor duración cuando el juego apenas sobrepasa las tres horas.

Además, en este corto espacio de tiempo no se puede decir que vayamos a librarnos de una cierta sensación de monotonía. Es como si toda la ambientación previa, toda la preparación hasta el comienzo de la aventura, quedara un poco desvirtuada cuando luego, a la hora de la verdad, las tareas caen en lo rutinario. Podría haberse extraído oro puro de esta ambientación, poniéndonos en distintas situaciones, pero no es el caso.

Otro pero que se le puede poner a Intruders: Hide and Seek es que, concho, a medida que nos desplazamos por la casa hacia el siguiente objetivo siempre están los atracadores. Vale, es normal, de lo contrario el juego no tendría mucho sentido, pero estas transiciones parecen algo forzadas. Es como si los enemigos fuesen telépatas y supieran exactamente a dónde vamos; en algunos casos incluso nos dará la sensación de que se han teleportado a la nueva zona porque definitivamente nosotros tendríamos que haber llegado antes.

Una historia más compleja de lo que parece

Lo dicho anteriormente sobre la repetición de las mismas tareas intenta compensarse, imagino, con una historia bastante más elaborada de lo que parece en un principio.

Sin ánimo de hacer destripes, no tardaremos en entender que estos ladrones no buscan realmente robar dinero o joyas, sino algo bastante más complejo. En este sentido Intruders: Hide and Seek cumple y tiene su momento misterioso de gran revelación, por supuesto.

Intruders Hide and Seek 06

Además hay una serie de coleccionables repartidos por la casa: unas piezas de puzle por si queremos picarnos para conseguirlas todas, pero también un conjunto de documentos que arrojan más luz sobre esta historia.

El problema es que, caramba, si la casa ha sido tomada por unos delincuentes, pues tampoco un niño se va a entretener en visitar todas las habitaciones para conseguir estos coleccionables. Al menos sirven como excusa para una segunda partida si vamos a por el trofeo de platino.

Con respecto a la conclusión de esta traumática experiencia para Ben y su familia, debo decir que en su día los desarrolladores me comentaron que habría varios desenlaces. Yo sólo he visto dos finales distintos a raíz de una decisión crítica que debemos tomar, pero no me ha parecido que hubiera más. Igual se me ha pasado algo, todo sea dicho.

Intruders Hide and Seek 07

En cualquier caso, una vez concluida esta aventura escucharemos un monólogo a modo de epílogo, diferente para cada final, antes de disfrutar de los títulos de crédito con una bonita música de fondo.

Controles

Los controles de Intruders: Hide and Seek cumplen de maravilla. En realidad virtual tenemos las opciones habituales, es decir avances y giros suaves con la posibilidad de ajustar la sensibilidad.

Como ya he dicho, el Dualshock 4 sirve también para controlar nuestra respiración mientras permanecemos escondidos, lo que me parece un uso muy inteligente de su capacidad para la detección de movimiento.

Intruders Hide and Seek 08

Podemos interactuar con una serie de objetos que aparecen frente a nosotros en tres dimensiones (ya me entendéis), permitiéndonos rotarlos y verlos desde diferentes perspectivas con los sticks analógicos.

A vueltas con los objetos, pienso que Intruders: Hide and Seek ganaría si no resaltara siempre lo que tenemos que coger y en su lugar nos permitiera explorar hasta dar con el objeto necesario para avanzar en esta aventura.

El salto gráfico

Cuando hablo de salto es porque, en mis primeras impresiones cuando pude probar Intruders: Hide and Seek, este apartado me pareció extremadamente verde y por pulir.

Por fortuna así ha sido, y lo que es la casa y los entornos en general lucen muy bien, con una sorprendente claridad en realidad virtual. No es que vayamos a quedarnos con la boca abierta en ningún momento, pero el trabajo es más que correcto. En la tele, como viene siendo habitual, la mayor resolución puede hacer brillar aún más este apartado.

Intruders Hide and Seek 09

Lamentablemente no se puede decir lo mismo de los personajes. Está claro que detrás de todos ellos hay un buen arte conceptual -de hecho veremos algunos bocetos durante el desarrollo del juego-, pero está igual de claro que, puestos a plasmar estas ideas en forma de polígonos, las caras, las expresiones y los cuerpos en general se llevan gran parte del trabajo y los recursos. Un trabajo que se ha quedado a medias, o bien unos recursos que no daban para más.

Se puede decir algo similar de las animaciones, bastante hieráticas y poco naturales. Es una pena, porque Intruders: Hide and Seek busca transmitir un realismo que de alguna forma se pierde con estos personajes tan “de juego”.

Por último, destacar aquí la escala enorme de las cosas, que nos recuerda nuestra condición de niño pequeño; es algo que se aprecia mucho más en realidad virtual, donde percibimos el tamaño de los objetos a nuestro alrededor.

Intruders Hide and Seek 10

Apartado sonoro

En lo referente al sonido se nota que Intruders: Hide and Seek es un desarrollo español y eso hace que las voces en el juego luzcan muy naturales y grabadas con gran profesionalidad. Esto compensa en parte la representación poco realista de los personajes, logrando transmitir el dramatismo que exige esta historia.

Con respecto a la música pasa algo curioso. Intruders: Hide and Seek se ha promocionado, entre otras cosas, aludiendo a su banda sonora, cuyo responsable es Xabi San Martín de La Oreja de Van Gogh. El caso es que apenas se deja escuchar durante el juego, salvo en momentos muy puntuales. A destacar la canción de los títulos de crédito, pero vamos, que Intruders: Hide and Seek no pasará a la historia por este aspecto aunque se le haya dado mucho bombo.

Los efectos de sonido son correctos y por lo general cumplen perfectamente, sobre todo la respiración acelerada cuando nos escondemos de los maleantes al acecho.

Intruders Hide and Seek 11

Conclusión

Intruders: Hide and Seek es la primera incursión de Tessera Studios en este mundillo; un juego que además ha llegado no sólo con soporte para realidad virtual, sino que ha sido concebido pensando en esta tecnología.

Como un primer paso, Intruders: Hide and Seek es incluso prometedor. Tiene buenas ideas detrás, la ambientación de la casa está lograda y la dinámica de moverse a hurtadillas entre unos asaltantes despiadados funciona.

Intruders Hide and Seek 12

Ahora bien, analizado como un juego más, que es como honestamente debe hacerse, Intruders: Hide and Seek no logra destacar en el catálogo de PSVR y obviamente mucho menos en el de PS4, quedándose al nivel de muchos títulos discretos que se dejan jugar sin más.

No obstante veo potencial. Ojalá este estudio español de jóvenes comprometidos vaya hacia arriba, se pida más a sí mismo y pronto nos sorprenda con algún juegazo a la altura de la ilusión que sin duda hay detrás.