El estudio español Coven Arts (@CovenArts) acaba de lanzar su ópera prima para PS4, Inglorious, un Action RPG de vista cenital con toques de MOBA y multijugador local que ya puedes adquirir a un precio de 19.99€ desde la PlayStation Store. Su anterior nombre fue Tribute of Rage.

Inglorious es uno de esos tantos videojuegos que han sido posibles gracias a la iniciativa PlayStation Talents (@PSTalents), consiguiendo algunos premios por su trabajo como el premio a mejor juego indie y mejor arte del Gaming Fest 2016. Gracias al apoyo de distintos departamentos y con colaboración directa de Sony, PlayStation (@PlayStationES) y el Gobierno de España, han ayudado al nacimiento de numerosos videojuegos de empresas independientes, como Phobos Vector Prime o Dynasty Feud, entre otros muchos.

La idea de Inglorious es mezclar el popular género MOBA con otros elementos, y hacerlo de manera competitiva local. Bajo una estética algo genérica, oleadas de enemigos, un poco de sentido del humor y buenos combates. El juego promete horas de diversión para dos jugadores, pero ¿Consigue su objetivo? Os lo explicamos a continuación.

Introducción

Ingloriousintr

La idea de Inglorious hay que decir que es muy buena. Un MOBA (o algo parecido) local, bien implementado, con su propio estilo y su “propia alma” podría devolvernos a todos a esos maravillosos tiempos delante de la TV con nuestros amigos, hermanos o primos, jugando a los Tekken (Namco – @BandaiNamcoES), a Crash Team Racing (Naughty Dog – @Naughty_Dog) o a cualquier otro videojuego que hayáis disfrutado en su momento. ¿Puede este género adaptarse al multijugador local? Coven Arts demuestra que si.

El juego está completamente doblado y sus actuaciones no están nada mal. Escuchar a nuestros guerreros con sus coletillas resulta siempre satisfactorio y porporciona personalidad a cada uno de ellos. Como ocurre con League of Legends por ejemplo. El problema es que sólo hay cuatro personajes, un número muy bajo que hace ver el juego más como un a versión de prueba que una versión final. Quizás sólo añadiendo dos persoanjes más, no habrían dado esa sensación de “vacío”.

Los cuatro campeones

Los diseños no es que sean demasiado inspirados, pero la historia de trasfondo de cada personaje además de su personalidad y motivaciones pueden obrar milagros. Todos sabemos que hay personajes más inspirados que otros, y luego es a nivel subjetivo el sentirnos identificados con unos u otros. Coven Arts nos propone cuatro diseños que van desde un hechicero narciso hasta una capitana de barco fumadora. Y en especial me gustaría resaltar a Angela, una guerrera que parece tener una mezcla de “sé cual es mi trabajo, pero tengo desidia, estoy deprimida y en realidad me da igual”. Creo que pocos personajes así recuerdo.

El gran problema, como he dicho antes, es que es un número demasiado reducido y que a lo mejor con sólo dos personajes más, el concepto del juego sería muy diferente. No obstante, en honor a la verdad, hay que decir que los cuatro campeones poseen una jugabilidad muy distinta y disfrutable, haciendo que no resulte malo jugablemente, sólo “pequeño” por su sencillez. Cada personaje perfectamente podría tener su lore, su historia (más elaborada, me refiero), y resultar mucho mejor de lo que es en realidad.

Como League of Legends, Smite o los desaparecidos Paragon y Pirates!, en Inglorious tenemos un ataque básico, 3 habilidades (Aquí ya las tenemos desbloqueadas) que requieren de MANA o MP, y una “ulti” a desbloquear. Cuatro habilidades en total y un ataque básico. Viha y Angela golpean con Melee Attack, cuerpo a cuerpo, mientras que Captain Jane y Xandrias pueden atacar a distancia.

El apuntado es automático y ataca al enemigo que tengamos más cercano, sin preocuparnos por nuestra puntería, pero, a pesar de que funciona bien, es imposible decidir a quien queremos atacar. Podemos movernos en la dirección a la que queremos golpear, pero si tenemos otro enemigo más cerca, nuestro campeón atacará a ese enemigo o lanzará su habilidad sobre él. Es complicado hacer una jugabilidad como la de League of Legends sin el ratón si queremos hacer que los ataques sean dirigidos. De lo contrario, debería hacerse un “Skillshot”, es decir, que hacia donde apuntemos, disparamos, haya enemigos o no, haciendo que tengamos que apuntar y que fallemos muchos “ataques básicos” y también las “habilidades”.

El juego sólo es comparable a League of Legends en cuanto a la jugabilidad y control de cada personaje, pero en realidad el concepto es distinto. La razón por la cual lo hemos mencionado tanto es porque se trata de una buena referencia como ejemplo por ser el juego más conocido del género. También las mejoras de habilidades en todos los RPGs de este estilo suelen ser similares, y están bien implementadas en los cuatro campeones.

Multijugador con aciertos y fallos

Inglorious resulta muy divertido jugando a dos mandos a pesar de su simpleza, de su diseño genérico y de sus pocas opciones. Hay que dejar claro que es un multijugador local, no en línea, lo cual le habría venido de perlas para tener más contenido. Es decir, necesitas un segundo mando u otra persona para poder jugar a este modo.

En el modo Multijugador se nos presenta un único modo de juego que consiste en tres rondas de oleadas de enemigos con campamentos para adquirir equipo y nivel de experiencia. Picarte con tu compañero para ver quien puede acabar la ronda más rápido es una cosa, pero luego otra es ganar la partida, algo que puede hacerse sin ganar ninguna de las tres rondas.

Tras acabar las tres rondas debemos enfrentarnos al jefe final, Sabanuyah, una araña gigante con una calavera encima. Las rondas nos otorgan vidas para luchar contra el monstruo, ya que si nos mata estaremos más de 20 segundos sin aparecer, dando así la ventaja a nuestro contrincante.

Inglorious 8

La moneda del juego son almas de tres tipos, dependiendo del tipo de enemigo que eliminemos. Los comunes de las oleadas son las almas de menor nivel. Luego los campamentos de Nivel 2 nos darán las almas intermedias, y finalmente los campamentos de Nivel 3 nos darán las almas más poderosas. Cada tipo de moneda vale para adquirir equipo de nivel 1, 2 o 3.

Diferenciar entre los tres niveles en las tiendas cuesta un poco al principio. No nos queda demasiado claro dado que es triangular el menú en esta tienda. Aparte, podremos comprar runas para lanzar a nuestro rival, causándole maldiciones y efectos de todo tipo, como la ceguera temporal, o lanzándole más enemigos poderosos. No hay límite de unidades en pantalla, por lo cual, es muy divertido “presionar al juego” y a nuestro rival al límite. Pero se podría haber diseñado mejor el apartado de menús en las tiendas, sin duda.

Inglorious 6

Para hacerlo más caótico, los objetos comprados en la tienda, las runas compradas en la segunda tienda, y los botiquines repartidos por el mapa, son aleatorios. Si te ves presionado y debes escapar para coger alguno de los botiquines, y al llegar resulta que es un “Botiquín pequeño”, esto te proporcionará sólo un 15% de tu vida, por lo cual, no ayuda mucho en ese momento. Pero también te puede tocar un “Botiquín grande” y rellenar el 100% de tu vida y Mana. Cuestión de suerte.

También decir que los enemigos de las oleadas son básicos y clónicos, entre una variedad de sólo tres enemigos, pero luego en los campamentos tenemos otros cuatro tipos de rivales, y las runas nos dejan utilizar otros tantos. Quizás habría sido mejor añadir un par más de clases por oleadas, pero de todas formas, en total, tenemos un buen puñado de tipos de enemigos siempre y cuando hablemos del multijugador. Dado que en el modo Single Player sólo disponemos de tres clases de enemigos y de menos objetos a poder comprar en la tienda.

Algo escueto para un jugador, pero desafiante

Este modo de juego consiste sencillamente en luchar contra el ordenador para adquirir los cinco núcleos en un mapa distinto. Dichos núcleos funcionan como torretas que podemos mejorar su defensa y ataque, y también “invocar soldados protectores” para protegerlas.

Nos reducen los objetos a utilizar, sólo podremos comprar los de primer nivel, y sin embargo, en la dificultad Normal y Difícil, se nos presentará un reto importante para poder conseguir los trofeos relacionados a la victoria. En este modo de juego tendremos que adquirir nodos, mejorarlos y defenderlos ante oleadas constantes de enemigos.

Las oleadas no te avisan cuando aparecen, sencillamente van viniendo enemigos, y hay que decir que en la máxima dificultad es muy complicado e impreciso poder ganar. Para colmo, te piden que tengas los cinco núcleos adquiridos en un tiempo de 5:00 minutos, por lo cual, debemos entrenar y seguir probando hasta conseguir dar con la clave para poder superar el reto.

Si vamos mal en la partida, seremos testigos de un buen puñado de enemigos contra nosotros solos, y llegados a cierto punto, es preferible reiniciar la partida porque no te dará tiempo de vencer. No vendría mal un multijugador coopeartivo para este modo, ya no sólo por dificultad, sino por entretenimiento.

Una vez acaba la partida Inglorious no tiene nada más que ofrecernos. No hay nivel general, no hay estadísticas de combate o de tiempo jugado, no hay recompensa alguna más allá de los retos que nos suponen los trofeos. Por lo cual, una vez obtenidos los trofeos, realmente si no tienes un amigo con quien jugar, no podrás disfrutar de la experiencia, porque ya se ha acabado.

Conclusiones

Inglorious como concepto, como “Beta” o como demo, funciona muy bien de antesala a lo que podría ser un gran videojuego a disfrutar durante meses, o años, como es el caso de League of Legends, sin embargo, se queda a medio camino de todo. Le falta urgentemente más contenido, sin necesidad de hacer cosas demasiado grandes y elaboradas como un modo historia, más escenarios o más modos de juego.

El juego podría sobrevivir perfectamente añadiendo sólo unas pocas cosas para llenarlo de contenido, y son cosas que no requieren demasiado trabajo para los desarrolladores:

  • Dos o tres campeones más
  • Estadísticas globales
  • Nivel general de jugador con recompensas
  • Más variedad en su banda sonora
  • Un mejor tutorial, no tan caótico

Ya no hablemos de añadir un multijugador en línea, que entendemos que puede costar más desarrollarlo, pero sencillamente cosas pequeñas como “adornar nuestro perfil” con alguna recompensa de nivel general de jugador, con un logo más bonito al lado de nuestro nombre o algunos títulos exclusivos adquiridos, son cosas que denotan contenido y estiran la vida de un juego. Por añadir unos ejemplos que podemos ver día a día en cualquier videojuego de móvil.

Inglorious lamentablemente no consigue hacer nada de esto, y sólo funciona como multijugador local si tienes a alguien con quien jugar. Pero para una segunda entrega, o sencillamente para un “parche grande”, el juego puede mejorar mucho, porque tal y como hemos dicho al principio: La idea es muy buena, y no está del todo mal llevada, pero la obra final en líneas generales se queda muy pequeña.

Tráiler