Cuando pensábamos que ya lo habíamos visto todo dentro de los videojuegos de ‘navecitas’, el estudio chileno In Vitro Games viene a demostrarnos que todavía se pueden seguir realizando títulos de este género que sean divertidos y adictivos a la vez. Este es el caso de Defenders of Ekron – Definitive Edition, del cual les daremos nuestro análisis a continuación.

¿Otro juego de ‘navecitas’? ¿Cuánto cuesta y cual es su duración?

No, Defenders of Ekron no es un simple videojuego de naves en el que el único objetivo sea ir matando y esquivando enemigos todo el rato, no. Se trata de un shoot’em up que además nos trae otros elementos, como acertijos que deberemos de ir superando para avanzar en los niveles o para obtener mejoras para nuestro Anakim, el mecha que controlaremos durante toda nuestra aventura.

Defenders of Ekron – Definitive Edition ya está disponible para PlayStation 4 y se puede conseguir a través de la PlayStation Store por tan solo $12.99 dólares. El título es únicamente para un solo jugador, pero incluye bastante contenido como para entretenernos muchas horas, eso si, dependiendo de si quieres disfrutar la narrativa o si solo buscas un reto duro que superar.

Si lo que buscas es solo pasar el modo historia, te advertimos que tendrás solo un par de horas de juego, aunque también el tiempo influye si lo ajustamos con una dificultad baja y si no realizamos misiones secundarias para desbloquear habilidades.

Por otro lado, si lo que quieres es desbloquear todo al cien por ciento, entonces puedes irle agregando otro par de horas o incluso más, pues el juego tiene información oculta en sus niveles que se puede recuperar con un escáner y misiones de entrenamiento que nos brindan puntos para mejorar a nuestro mecha, las cuales son bastante retadoras y repletas de acertijos.

Historia

El juego se desarrolla en el planeta Ekron, un mundo acuoso que está formado por un solo continente desértico y montañoso gobernado unicamente por un gobierno federal. Nuestro protagonista, Eneas Daya (u Onyx-02 que es su nombre de oficial), es un piloto de Anakim de tan solo 17 años que tiene un futuro prometedor gracias a sus asombrosas habilidades, pero debido a que también se mete en muchos problemas con sus demás amigos, Iria y Sloan, su sueño de servir a su patria podría no cumplirse.

Otro personaje importante es Seref Nayak, el piloto de Anakim y comandante más reconocido del planeta que se ha encargado de traer paz y orden a todos sus habitantes. Él también actúa como maestro y le enseña a todas las nuevas generaciones de pilotos el arte del combate.

Y por último está SAI, la inteligencia artificial que todos los Anakim tienen integrada (y que extrañamente se parece a Cortana de Halo). Esta IA se encarga básicamente de darnos toda la información que necesitamos durante las batallas, como detectar enemigos, puntos de interés y hasta de apoyo psicológico.

Una vez hayamos conocido a estos y otros personajes realizaremos un par de misiones de simulación ordinarias para este equipo de tres amigos y aprenderemos los movimientos básicos de combate. Sin embargo, poco después descubrimos que una nueva facción de pilotos de Anakim terroristas se preparan para conquistar Ekron.

Estos enemigos no son para nada parecidos a los que el equipo Onyx está acostumbrado a enfrentar, pues estos cuentan con Isvarás (habilidades únicas) bastante destructivas que ponen en peligro a todo el planeta. El verdadero objetivo del juego es acabar con estos terroristas, obtener sus poderes para incorporarlos a nuestro Anakim y salvar a Ekron.

Un modo de juego interesante

Defenders of Ekron no aporta nada nuevo al género, pero incorpora mecánicas de otros títulos que lo hacen muy interesante a medida que lo vamos jugando. Por ejemplo, al superar la primera misión mi pensamiento era: “el segundo nivel será igual que el primero y tendré que ir matando naves hasta llegar al jefe final, que aburrido”. Pero no.

En cambio, la segunda actividad me exigía poner a prueba mis habilidades básicas de combate en un entorno de simulación en el que había acertijos (no tan difíciles la verdad) y enfrentarme a tres jefes de prueba y acabar con cada uno de ellos con un estilo diferente.

Después, en otra misión, tenía que investigar unas cosas. Allí el escenario donde estaba jugando era mucho más abierto y con la posibilidad de explorarlo todo o simplemente cumplir con los objetivos principales. Al ser un juego de naves, uno siempre piensa que todos los niveles serán los mismos, pero con Defender of Ekron no es el caso. Cada misión aporta objetivos y retos únicos que lo hacen realmente disfrutable.

Y algo que agradezco de gran manera fue el guiño hacia Mega Man, pues al derrotar a cada uno de los terroristas, estos nos otorgarán sus Isvarás y en el transcurso del juego podremos cambiarlos o combinarlos con nuestros ataques básicos para derrotar de una manera más sencilla a un enemigo que se nos haga difícil. Incluso pueden ser empleados contra los otros terroristas restantes para eliminar algunos de sus escudos o ataques que nos hagan.

Sistema de progresión

Durante las misiones, al derrotar a ciertos enemigos, obtendremos Oxus, un material que tiene como función dos cosas muy importantes: otorgarnos reparación del Anakim para que no muramos y una súper habilidad temporal que potencializa nuestro ataque básico, así como desbloquear habilidades extras para el mecha a través de un mecánico en el hangar de la base.

Utilizar el Oxus durante las misiones depende de nuestra habilidad, pues esta es la única fuente de recuperar la salud, por lo que si somos malos jugando dependeremos mucho de este material, y si lo gastamos todo no nos quedará nada para subir las habilidades del Anakim.

Solamente hay dos maneras de obtener el preciado Oxus y una es a través de las misiones de historia que se juegan solo una vez, podremos volver a repetirlas en la sala de simulación, pero en estas no será posible conseguir el material. La segunda manera sería en las actividades de entrenamiento, de las cuales ya advertí más arriba que algunas son muy retadoras.

Arte y sonido

Algo que me sorprendió de sobremanera cuando vi el juego por primera vez fue su arte. El dibujado de los escenarios es realmente bello y te envuelve con la historia futurista que se desarrolla en Ekron.

Incluso los menús de navegación cuando estamos en el cuartel general son muy llamativos y al principio cuando aparecieron pensé: “cuándo va a salir el menú de selección”. Entonces moví el mando y me di cuenta que ese era el menú.

Y si el arte me encantó, el audio me llevó a otro nivel. La música del juego fue hecha por la banda Action Replay y casi todos los temas son instrumentales de rock. A mi personalmente me fascinó el tema llamado ‘Inner Strength Part 1’, aunque mi única queja es que hay algunas canciones que se repiten mucho durante unos niveles y tras un rato llega a hartar un poco.

Sin embargo, si tu eres de aquellas personas que les gusta oír la misma canción por horas, en el juego puedes hacerlo a través del reproductor que incluye todos los temas. Eso si, habrá que jugar todos los niveles y superarlos para desbloquerlos.

Contenido extra

Arriba ya les contaba un poco sobre la información oculta que hay en los niveles. Esta se trata de escaneables que nos brindan detalles sobre todos los diferentes enemigos que nos vamos ir encontrando por el mundo. Sin embargo, también hay otra información que nos revelará detalles sobre la historia principal del juego, todo ellos lo podremos ir consultando en el cuarto de Eneas en el apartado de base de datos.

Y para los que buscan un desafío más retro, ahí está Invaders of Ekron, un minijuego que le hace homenaje a todos esos títulos de navecitas antiguos. En este, las gráficas se parecen al de cualquier clásico del género y se juega igual, aunque algunas habilidades del juego principal están aquí.

Eso si, la dificultad en este minijuego es bastante elevada y solo los fanáticos de este tipo de títulos lo encontrarán divertido, para los demás mortales será una experiencia de morir y reiniciar desde el principio muchas veces.

Conclusión

Defenders of Ekron – Definitive Edition es un juego que recomiendo bastante a todo el mundo.

Es divertido, ofrece retos y una duración larga para todos los ‘complecionistas’ que buscan desbloquear todo al 100%.

Lo malo es que no incluye Platino, pero su precio accesible hace que cualquiera pueda conseguirlo y darle una oportunidad a la desarrolladora chilena que lo hizo para que esta nos siga trayendo juegos de calidad como este.