Introducción

Antes de que llegara ASTRO BOT Rescue Mission, con el auge de las famosas experiencias en VR, mientras los usuarios esperábamos impacientes a que alguien se dignara a sacar JUEGOS, Sony nos regaló The Playroom VR: un curioso título donde unos robotitos la mar de salados hacían de las suyas. El “juego” se podía descargar gratuitamente, pero se sumaba inevitablemente a la lista de ocurrencias tan habituales en la realidad virtual.

De aquel título, un mini-juego destacaba sin duda sobre el resto: me estoy refiriendo a Robot Rescue, donde teníamos que controlar a uno de estos robotitos en busca de sus compañeros perdidos en un entorno plataformero muy chulo.

Pues bien, haciendo honor al lema “más vale tarde que nunca”, por fin alguien en Sony debió de pensar que esa experiencia, contenida a su vez dentro de otra experiencia, igual daba para un juego en condiciones, así que pusieron a su Japan Studio manos a la obra. ¿El resultado? Vamos a verlo.

Un plataformas de la vieja escuela

Puede que algunos recordéis el videojuego Mervils, uno de los primeros que analicé en Sonyers. Aunque en el transcurso ha habido acercamientos, no creo que haya existido en PSVR otro juego de plataformas tradicional, donde controlas al personaje de turno con el Dualshock 4, y vas dando saltos entre precipicios y charcos de lava a golpe de botón.

Moss, que también tuve el gusto de analizar, no entra en esta categoría, siendo más una aventura. Y en general otros juegos aparentemente plataformeros de PlayStation VR tienen un control cuanto menos pintoresco, pretendiendo aportar novedad y en cierto modo adaptándose a una nueva tecnología.

Pero aquí llega ASTRO BOT Rescue Mission, tomando el testigo de aquel modesto Robot Rescue y multiplicándolo por veinticinco niveles más el enfrentamiento contra el boss final, además de veintiséis retos súper divertidos y una nave donde entretenerse desbloqueando elementos. Y todo al más puro estilo clásico en el mejor sentido.

Robot Rescue ya hacía las cosas muy bien, así que ASTRO BOT Rescue Mission nos trae lo que pedíamos: más. Y en este caso es totalmente lícito decir que más es también mejor.

Pantallas para todos los gustos

Como os decía, lo que vamos a recorrer en ASTRO BOT Rescue Mission son cinco mundos, cada uno dividido en cinco fases. Todas ellas son muy distintas y variadas, incluso dentro de cada mundo, así que podrían organizarse de otra manera. Se han agrupado en mundos porque cada uno está guardado por un jefe de aúpa. Luego hablaremos de eso en un apartado aparte, que lo merece.

Además de estas veinticinco fases, a las que hay que sumar el enfrentamiento final contra el responsable de todas nuestras desdichas, hay sendos retos. Ojo, porque hablamos de desafíos hechos con mucho tino, donde pondremos a prueba nuestros reflejos y habilidades. No es que estos retos sean extremadamente difíciles, la verdad, pero os puedo asegurar que es una delicia jugarlos, entre otras cosas porque aportan auténtica variedad, aparte de ser pantallas totalmente distintas.

Completa la oferta de ASTRO BOT Rescue Mission la nave de los propios robotitos, que era donde viajaban a su bola antes de esta epopeya. En la nave, decía, vamos a poder comprar juguetes en una máquina, que a su vez desbloquean contenido para una serie de dioramas por donde moverse.

Aunque esto no pasa de curiosidad en el sentido literal de la palabra, no deja de suponer un valor añadido. Y yo digo: una curiosidad incluso se agradece cuando lo que hay detrás es un buen juego, y no cuando la curiosidad pretende ser el juego en sí mismo.

Aquí estoy yo

En casi todos los juegos de realidad virtual en tercera persona existe como la necesidad de asignarnos a nosotros los jugadores otro papel, aparte del rol protagonista del personaje que controlamos. Aunque yo no lo veo estrictamente necesario, lo cierto es que aumenta la sensación de inmersión.

En este caso somos una especie de robot mucho más grande que nuestro amiguito, al que seguimos constantemente para ayudarlo. En determinados momentos nos veremos en unos monitores, como si nos estuvieran grabando, para tomar conciencia de nuestro rol. Como siempre, mola mover la cabeza o el mando y verlo reflejado en el juego.

Pero nuestro cometido no se limita a mirar. El Dualshock 4 adquiere propiedades especiales gracias a unos cofres, que lo dotan de capacidades como lanzar shurikens o agua, pasando por funcionar como una linterna entre otras cosas. Invariablemente, todas estas características tendrán un efecto directo en el desarrollo de la aventura, suponiendo un verdadero elemento de interacción con el robotito y con el mundo ante nosotros.

Además, en determinados momentos usaremos la cabeza para romper obstáculos y ¡hasta devolver balones de fútbol! Eso aparte de mirar hacia ese recoveco donde hay un objeto escondido, o incluso volver la cabeza para encontrar un camaleón espacial, que son los responsables de desbloquear los retos.

Por cierto nuestros propios ojos, o más bien el visor que tenemos como robot, es un factor interactivo que se rompe, moja o ensucia en diversas circunstancias, disparando la sensación de que estás ahí y no eres un mero espectador.

Un plataformas del futuro

No, no se trata de un error. ASTRO BOT Rescue Mission nos devuelve a las plataformas tradicionales, ésas de ir saltando y atacando mientras nos dejamos los dedos. Pero al mismo tiempo, es ponerse el caso o gafas y hacerse la magia…

Lo justo es decir que hay fases y fases, en el sentido de que algunas no pasan de entretenidas, mientras que otras son verdaderamente impresionantes. Cuando digo impresionantes me refiero a que jamás en la vida una pantalla plana podrá transmitir nada parecido, y eso incluye Sonics, Marios y quien tenga que caer.

Particularmente las fases marinas, donde vamos en parte por debajo del agua, son prácticamente indescriptibles hasta que no lo pruebas por ti mismo. Es sorprendente cómo el agua aumenta exponencialmente la inmersión, nunca mejor dicho.

Además Japan Studio (y más concretamente el equipo Asobi!) ha dotado a ASTRO BOT Rescue Mission de una muy buena jugabilidad, al margen de la realidad virtual, con excelentes controles y muchas ideas geniales.

Bosses alucinantes

Bien señores, esto merece una mención aparte. Los seis bosses del juego no es que sean de 10, es que son de 20. Inmensos, divertidos y amenazantes a la vez, sobrecogedores y de alguna forma también entrañables.

Tenemos que superar a estos jefes con una combinación de ingenio y habilidad. No son particularmente difíciles, pero podremos volver a ellos en los retos, teniendo que pasárnoslos con todas las vidas para conseguir el primer puesto.

No hay mucho más que decir, salvo que ya os acordaréis de mí cuando os enfrentéis con estos bosses maravillosos.

Toda una experiencia audiovisual

En el apartado técnico estamos ante un juego de envergadura. La calidad visual es más que notable, con un muy buen acabado y detalles por todos lados. PlayStation 4 vuelve a demostrar que puede bandearse perfectamente en las aguas de la realidad virtual.

El sonido en esta ocasión no es un mero acompañamiento. Las músicas son pegadizas, algunas incluso memorables, de esas que tarareas luego por tu cuenta.

Los efectos de sonido están muy bien implementados, con unas voces de los robotitos que cumplen su cometido de enternecernos.

Conclusión

¿Te has dado cuenta de una cosa, lector? No he señalado ni un solo defecto a lo largo de todo el análisis. ASTRO BOT Rescue Mission puede durarnos unas diez horas, bastante más si pretendemos rescatar a todos los robotitos y desbloquear todos los retos, algo que en esta ocasión QUERRÉIS hacer.

En este generoso tiempo vamos a disfrutar de un juego que combina perfectamente las plataformas tradicionales con la vanguardia de la realidad virtual, vais a flipar con los jefes, con algunas fases, con un montón de ideas que derrocha el juego y, por si fuera poco, vais a hacerlo en un entorno muy bien hecho, que destila carisma por los cuatro costados.

No es por tanto exagerado decir que nos encontramos no sólo ante el mejor juego de plataformas para realidad virtual en cualquier sistema, sino también ante uno de los juegos de este género más divertidos y bien hechos que recuerdo. En definitiva, todo un título de primera línea en PlayStation VR, que entra en el selecto grupo de los juegos realmente buenos para la plataforma.

Ah, y una última cosa… ¿Tanto costaba, Sony? ¿Han hecho falta dos años para darse cuenta de que esto es precisamente lo que queríamos? Ojalá ASTRO BOT Rescue Mission sirva de punto de inflexión para que empiecen a llegarnos juegos completos, largos y de calidad, como ha prometido Yoshida.