Hablar de Anyone’s Diary es hacerlo de un título muy particular, más cercano a una experiencia reflexiva que a un videojuego en sí.

Pero esto no significa que estemos ante una demo técnica, sino más bien nos encontramos frente a un trabajo bien ejecutado, con alguna sorpresa y que nos dejará meditativos.

Si quieres saber qué es exactamente la obra de World Domination Project, sigue leyendo. Te aviso que valdrá la pena esta breve lectura.

Propuesta general

Una vez carguemos Anyone’s Day nos encontraremos con un diario que nos explicará los conceptos básicos del movimiento y nos dejará escoger entre controlar a Anyone, el protagonista, con el Dualshock 4 o con los Move. Recomiendo encarecidamente utilizar los sensores de movimiento Move si queremos disfrutar de la experiencia en toda su envergadura.

Una vez seleccionamos el sistema de movimiento, comenzaremos la aventura caminando tranquilamente por las calles de un pequeño pueblo. Pero todo esto, sutilmente, comenzará a cambiar.

Veremos como la vivencia cotidiana, el día a día, las casas de nuestro pueblo, irán mutando hasta convertirse en sombras de lo que un día fueron, y cómo esas tranquilas calles se convierten en vastos edificios imposibles de superar.

El entorno, los gráficos y el sistema de juego

Hay algo que quizás en las fotografías no acabe de apreciarse, y es el tremendo aspecto artístico que encierra ente título. El entorno que rodea al protagonista de esta extraña y profunda aventura se moverá lateralmente en un entorno creado por figuras de papiroflexia mostrando casas, personas, objetos y plataformas sólidas y delicadas a la vez. Una gran obra en este sentido.

Mientras avanzamos por esta especie de maqueta gigante, tendremos que ir resolviendo una serie de puzzles sencillos pero que nos harán darle un par de vueltas antes de encontrar la solución a cada uno de ellos. Para ello, podremos desplazar a Anyone de derecha a izquierda mientras interactuamos con una serie de piezas que serán, en realidad, partes enteras del escenario, como pueden ser edificios, habitaciones, vehículos o estructuras con sistema de palancas incluido.

Añadir que en este mundo virtual no tendremos problemas de mareos. Podremos mover la maqueta, donde se desarrolla toda la acción, a nuestro antojo, acercándola o alejándola, desplazándola hacia arriba o hacia abajo, según mejor nos convenga en cada momento.

El tema musical escogido para acompañarnos en este viaje también tiene su propia historia, ya que no deja de ser la misma partitura que va incluyendo notas cada vez más oscuras, lo cual nos ayuda a ir cayendo en un estado, virtualmente hablando, depresivo. A ello ayuda el oscurecimiento progresivo que va adquiriendo el juego mientras avanza, de forma inexorable, hacia el sorpresivo final.

La corta duración, ese gran problema

Algunos de los títulos que han ido apareciendo en PS VR tienen un problema común, la corta duración de estas obras, convirtiéndolos, a veces, en experiencias más que en videojuegos.

En Anyone’s Diary existe este problema ya que, cuando dominamos las técnicas y empezamos a disfrutar del juego con cada nuevo capítulo, justo en ese momento de clímax, de querer seguir avanzando, de anhelar descubrir el magnífico trabajo artístico que, en teoría, nos aguarda en el próximo capítulo del diario, justo ahí llega el final abrupto, dejándonos con ganas de más, de mucho más (lo que puede ser, dentro del contexto del juego, una metáfora de la vida misma).

En una hora podremos haber recorrido los tres capítulos de este videojuego, siendo un gran problema llegar al final cuando más se deja disfrutar. No le vendría nada mal añadir tres capítulos más, incluyendo nuevas mecánicas o evolucionando las ya conocidas, para extender ese ambiente tan especial que es capaz de crear el juego y seguir disfrutando más tiempo de la experiencia que ofrece este título.

La temática de fondo

De entrada, tal como lo enfoca el estudio, estamos ante un título que, según comentan ellos mismos, nos quiere hacer reflexionar sobre la depresión. Controlamos a un personaje, que podría ser cualquiera de nosotros, cualquier ser humano de este planeta, lleno de luz, de ilusiones, de metas, que poco se va oscureciendo, perdiendo esas ilusiones, hasta que descubrimos que, no solamente no podremos llegar a escapar de esa realidad que nos distorsiona la mente, sino que incluso el mal vive dentro de nosotros.

El juego en sí es una metáfora de la vida. Llegamos al mundo a través del maravilloso regalo de la vida, pero esta vida, a causa de las experiencias que vamos acumulando, se va apagando (el personaje, literalmente, va perdiendo su propia luz).

El mal que hay en nosotros, junto a las presiones del día a día, todos esos cuadros de vivencias que decoran nuestra vida, al final, por mucho que nos esforcemos para dejarlos atrás, o para encajarlos de la mejor manera con la frágil idea de poder seguir adelante, al final, superar todos los contratiempos de la vida, nos lleva al final del diario… y allí encontramos la cruda realidad, que estamos atrapados en una oscuridad de la cual no podemos escapar.

Es más, esa oscuridad, incluso, atenazará nuestro corazón (Anyone mostrará su corazón), afectándolo de tal manera que, por mucho que luche, por mucho empeño que pongamos, no servirá de nada, ya que al final caeremos en ese agujero vacío donde el sufrimiento será eterno.

¿No hay salida a ese final? ¿Es esta la historia de cada ser humano que ha pisado esta tierra? El grito desgarrador del personaje expresa la verdadera necesidad de salir de esa situación, de encontrar la paz, de pasar de la perversa oscuridad a la tan necesaria y anhelada luz de la salvación.

¿Exagero? Juega al título. Disfruta de una de las obras más interesantes que hemos recibido en las últimas semanas, identifícate con el protagonista, el cual soy yo mismo… el cual eres tú. Experimenta en ese breve pero íntimo espacio de tiempo toda la carga que supone la vida, a dónde nos lleva, y si hay salida a esa realidad. Y reflexiona… piensa en ello.

Conclusiones

Después de escribir todo lo que acabas de leer, solamente puedo hacer una cosa: recomendarte Anyone’s Diary. Juégalo, disfrútalo, repite la experiencia varias veces, y reflexiona sobre lo que cuenta su historia. Es verdad que se trata de un título de muy corta duración, pero la experiencia vale la pena.

Queda claro que iniciativas como PS Talents ayudan a muchos estudios independientes a llevar a cabo sus proyectos y sueños. Este es el caso de World Domination Project, el equipo español que ha conseguido publicar esta genial obra.

Si quieres conocer más detalles de este título y de las personas que han estado trabajando en él, no dudes en dedicarle unos minutos a la lectura de éstas impresiones que el compañero Irving escribió hace unos días, donde pudo conocer al equipo de World Domination Project y probar con ellos este Anyone’s Diary.