El estudio brillante como la purpurina noruego Krillbite Studio, nos trae Among the Sleep a PlayStation 4 tras su paso por PC en 2014, pero… ¿Qué nos ofrece este título? Bueno, en primer lugar nos encontramos ante un juego de miedo en primera persona, donde manejaremos a un bebé mientras… Si, un bebé de dos años, habéis leído bien, ¿sorprendidos? No es el tipo de protagonista al qué estamos acostumbrados en un título de este género, ¿verdad?

El pequeño personaje principal no es lo único atípico dentro de este juego, aunque es desde luego lo más llamativo de todo. ¿Queréis saber más sobre Among the Sleep? Acompañadnos a lo largo de este análisis, en el cual iremos desgranando las distintas partes que componen este juego.

Mamá, tengo miedo a la oscuridad…

La historia comienza con el cumpleaños del bebé a cuyos mandos nos pondremos rápidamente tras unas escenas iniciales. Durante la celebración gozamos de la compañía de nuestra progenitora, pero de repente suena el timbre, alguien llama a la puerta y escuchamos las voces distorsionadas de nuestra madre discutiendo con un hombre desconocido, tras esto nuestra mamá aparecerá con un regalo en la mano, un pequeño oso de peluche llamado Teddy que nos acompañará durante nuestro escalofriante viaje.

De repente nos despertaremos en mitad de la noche, atónitos al ver como nuestra cuna comienza a moverse y nos expulsa de ella. Tras esto iremos a rescatar al bueno de Teddy a la lavadora, y juntos nos embarcaremos en un viaje para encontrar a nuestra madre y conseguir con ello dar una respuesta a la extraña situación que estamos viviendo.

Las mecánicas son bien sencillas, contamos con una palanca para mover al niño, otro para gatear, otro para escalar, otro para abrazar a Teddy (lo cual nos proporcionará una tenue luz alrededor del osito, que nos será de ayuda para ver en zonas oscuras) y otro para agarrar objetos que podremos mover o arrojar según las circunstancias. Nuestra misión será simplemente recuperar “4 memorias felices que hemos compartido con nuestra madre”, y para ir avanzando durante nuestra búsqueda deberemos resolver algunos puzles ocasionales.

Cabe mencionar que el movimiento de nuestro protagonista es bastante “artificial”, demasiado recto, algo que se asemeja más a un robot que a un ser humano. Por otra parte, Teddy tampoco es que nos prevea de demasiada luminosidad, habrá ocasiones en las que no sepamos si está o no encendido debido a la poca luz que desprende. Los rompecabezas que se nos suelen presentar, pecan de escasos y facilones .

Un terror muy descafeinado

Gráficamente Among the Sleep es un juego correcto, pero sin pasar de ahí, está creado con el motor Unity y aunque bien es cierto que gracias a la combinación de lugares poco iluminados, partes oníricas mezcladas con la realidad y alguna peripecia más consigue de vez en cuando mostrar resultados agradables a la vista, aunque no hay mucho que destacar.

El apartado sonoro por el contrario es otro cantar , contando con temas que añaden terror y tensión a la experiencia del jugador, aderezado con algunos efectos de sonido tales como viento, voces, y otra serie de añadidos.

Y sin duda el punto más negativo de todos se encuentra en su escasísima duración, y es que podemos terminar perfectamente el juego en apenas 2-3 horas, y si además contamos con que el precio actual en la Store de PlayStation es de 14,99€, quizás nos encontremos con que el precio y la duración no van muy en consonancia.

Un viaje a los miedos del subconsciente infantil

¿Quién cuando era un pequeño infante no ha sentido en su propia piel la nictofobia, más conocida como miedo a la oscuridad? Ese miedo que sentíamos al apagar nuestra madre la luz, ese miedo a lo que podría salir de nuestro armario o debajo de nuestra cama en la oscuridad de la noche, el coco, el hombre del saco…

Among the Sleep nos invita a realizar un viaje a través de los ojos de un pequeñísimo niño acompañado únicamente de su oso de peluche, una edad, en la que casi cualquier cosa puede asustarnos de sobremanera, ya sea un perchero cuya sombra parezca un señor de gran altura, o un par de árboles entrecruzados en la oscuridad.

Aquí esos “personajes ficticios” de los cuales nos hablaban nuestros padres (como los mencionados al principio de este apartado) cobrarán vida, al menos en los compases finales de nuestras andanzas, y creedme cuando os digo que no querréis hacer contacto visual con ellos, en estos casos siempre es mejor taparnos con la manta hasta la cabeza o en este caso, escondernos donde podamos.

La historia de nuestro joven y valiente personaje, tiene un buen trasfondo que podremos deducir si hemos ido poniendo atención a determinados detalles que se nos van presentando, pero para evitar hacer spoiler de ningún tipo, solo os aconsejaré que seáis curiosos y miréis a vuestro alrededor, no os privéis de comprobar los objetos que os rodean, abrir cajones y demás.

Conclusión

Debo reconocer que a título personal Among the Sleep me ha disgustado profundamente, y no porque sea un título infumable ni muchísimo menos, tiene una premisa realmente interesante, ¿a quién no le llama la atención un juego de miedo protagonizado por un crío de 2 años y su osito? Una historia ciertamente con un final que pocos se esperan.

Pero por otra parte soy capaz de contar con los dedos de una mano los sustos que me he llevado mientras jugaba, y me sobrarían dedos; la sensación de indefensión al controlar a un bebé indefenso se pierde si los sustos se reducen a una puerta que se abre con el aire, o a algunos juegos de sombras que nos hacen ver algo que realmente no está ahí. Entiendo también que el protagonista debe limitar mucho las situaciones de terror del juego, dado que la imagen de un bebé de dos años huyendo de un tipo ensangrentado esgrimiendo un cuchillo mientras le persigue corriendo con afán de matarlo, sería cuanto menos escalofriante para ser vivida por ese personaje. En cualquier caso, cuando estamos cerca de finiquitar la aventura si que somos acosados por unos seres oscuros que deambulan en nuestra busca, y esos son los escasos momentos en los cuales sentimos algo de tensión, lastima que eso no se de desde el inicio.

Los rompecabezas son escasos y simplones hasta decir basta. Al finalizar me he quedado con esa molesta sensación de que el juego se podría haber aprovechado muchísimo mejor, pero no ha sabido jugar sus cartas y ha caído en la mediocridad de ser un juego más de terror, con bastantes títulos por encima mejores dentro de este género.

En cualquier caso si deseáis darle una oportunidad a Among the Sleep podéis encontrarlo en la Store de Sony por 14,99 € y el título ocupará 1,6 GB de la memoria de vuestra consola.