Introducción

Antes de entrar a fondo con Ace Combat 7: Skies Unknown, debo deciros que yo nunca había jugado a esta saga. Tal vez probara de pasada alguna de sus entregas anteriores, no estoy seguro, pero podría decirse que me he visto más atraído por otros géneros.

Y eso que mi padre es un fan de todo lo relacionado con la aviación. De pequeño recuerdo cómo se encerraba en una especie de garaje que teníamos en el pueblo, a montar sus propios aviones de aeromodelismo a partir de unos planos. Luego íbamos a un descampado donde se reunían otros aficionados, cada uno con su avioncito. Mejor no contar cuántos años han pasado.

Ace Combat 7: Skies Unknown 01

La afición de mi padre le llevó a comprar algunos simuladores de vuelo. Así a bote pronto recuerdo Mig-29 Fulcrum y Eurofighter 2000 para PC, y también el más viejo y el único que realmente me enganchó: Their Finest Hour, un juego sobre la Batalla de Inglaterra que pude disfrutar en mi reverenciado Amiga 500.

Pero en general mi padre siempre decía lo mismo, daba igual los años que pasaran entre un título y otro: “lo malo es que te acercas al suelo y se ve todo cutre, yo quiero un juego donde se vean los escenarios como en la realidad”. Esa aseveración se me quedó en parte grabada; me hacía pensar en un futuro alucinante donde los simuladores serían como la vida misma.

Ace Combat 7: Skies Unknown 02

Bien, esa realidad ha llegado por fin al mundo consolero, casi en los albores de 2020. Y no exactamente en forma de un simulador (Ace Combat 7: Skies Unknown no lo es para nada), pero sí al menos de un juego de aviones que, en resumidas cuentas, estoy deseando enseñarle a mi padre.

Un arcade bien disfrazado

Como os decía en el párrafo anterior, Ace Combat 7: Skies Unknown no es un simulador, aunque evidentemente se viste como tal.

Esto es una ventaja y un inconveniente. Si eres un fanático de la aviación y esperas encontrar aquí todos los controles característicos de un avión, con toda su parafernalia, junto a un manual para pilotar casi de verdad, atendiendo a cada pequeño detalle… te vas a llevar un chasco monumental.

Pero si, como yo, tampoco eres muy devoto de los simuladores y prefieres juegos más accesibles y directos, lo que vas a llevarte, al contrario, es una grata sorpresa.

Ace Combat 7: Skies Unknown 03

En pocas palabras, Ace Combat 7: Skies Unknown sabe rodearse de un cierto halo de sobriedad, con una reproducción impecable de los aviones y algunos efectos climatológicos que afectan al propio vuelo; pero a medida que jugamos entenderemos que, si pretendemos hacerlo de una forma realista, nos vamos a encontrar con un muro infranqueable.

Concretamente la sexta misión va a pedirnos que hagamos unos ataques y unas incursiones completamente alocados para salir al paso, ante lo que parece un reto imposible si vas en plan simulador. Es a partir de entonces cuando definitivamente asumiremos Ace Combat 7: Skies Unknown como lo que es: un juego de arcade puro y duro. Y añado que un título muy disfrutable, donde se combina ese aire aparentemente serio con la mejor jugabilidad.

Ace Combat 7: Skies Unknown 04

Un completo arsenal

Ace Combat 7: Skies Unknown se las apaña para poner a nuestra disposición un completo arsenal de aviones, pudiendo elegir entre decenas de ellos a medida que los desbloqueamos con dinero del juego (PRM). Tranquilos, que aquí no hay microtransacciones, tan sólo puro vicio en el buen sentido.

Todos los cazas están magistralmente bien representados; una vez conseguidos es una gozada verlos en el hangar, y girar la cámara a su alrededor para observarlos desde todos los ángulos posibles. Mientras yo lo hacía pensaba: “sí, sí, mola mucho tener un Jaguar en el garaje de Gran Turismo, pero donde esté un F-18 Hornet…”. Ya me entendéis.

Resulta llamativo que Ace Combat 7: Skies Unknown plantea una historia, un mundo y unos países ficticios, como veremos más adelante, pero sin embargo presenta todos los aviones perfectamente recreados con sus nombres oficiales. Así, encontraremos fundamentalmente aeronaves rusas, americanas, francesas y suecas, aproximadamente desde los años 60 hasta la más rabiosa actualidad.

Ace Combat 7: Skies Unknown 05

El tema del armamento o los accesorios, que también podemos desbloquear, entra más en el terreno de la ficción. En primer lugar porque ningún caza puede transportar cien misiles guiados más otros tantos especiales, como ocurre en Ace Combat 7: Skies Unknown; y en segundo lugar porque aquí los nombres de las armas son de su padre y de su madre, aparte de que éstas son exclusivas de algunos aviones sin razón aparente, entiendo que para dotarlos de una mayor personalidad.

Modos de juego

En Ace Combat 7: Skies Unknown tenemos tres modos de juego principales: campaña, online y VR. De este último voy a hablar como se merece en un apartado independiente.

El modo campaña presenta una guerra que implica a tres naciones ficticias: Usea, Erusea y Osea, todas ellas pertenecientes al mundo inventado de Strangereal. En esta ocasión parece ser Erusea la responsable de la escalada bélica, si bien veremos que no todo es tan simple a medida que avanza la trama.

Hablando de trama, ésta empieza de forma algo farragosa y precipitada. Si tenemos un poco de paciencia, pronto entenderemos que Avril, la narradora y protagonista de las secuencias CGI, no es quien pilota los aviones a lo largo de las distintas misiones. Ese honor recae en nosotros, Trigger, quien en un momento dado caerá en desgracia… y hasta aquí puedo leer.

Ace Combat 7: Skies Unknown 06

Por otro lado, siempre entre misiones, veremos secuencias de otro individuo, una especie de científico de Erusea especializado en drones (omnipresentes en este juego). Es una forma de ver la contienda desde un punto de vista lo más neutral posible.

Las escenas cinemáticas son bastante chulas, aunque a mi manera de ver un pelín pretenciosas, en el sentido de que intentan transmitir una especie de solemnidad que no llega a conectar con el espectador y de alguna forma se nota impostada.

Volviendo a las misiones de la campaña, se podría decir que piden algo de paciencia, como la propia historia. En un principio podemos cometer el tremendo error de pensar que Ace Combat 7: Skies Unknown es un juego algo repetitivo, pero si alguien dice eso sencillamente es porque apenas ha jugado un par de horas.

En cuanto nos metamos un poco más en esta epopeya bélica no sólo encontraremos variedad, sino que incluso vamos a sorprendernos con la imaginación de Project Aces para idear tantas situaciones distintas cuando a fin de cuentas pilotamos un avión. Y también vamos a descubrir una campaña más larga de lo que en un principio pareciera.

Ace Combat 7: Skies Unknown 08

Desde ataques en medio de tormentas eléctricas hasta misiones de escolta entre lanzaderas de misiles, pasando por bombardeos de la flota y los puertos enemigos. Añádele radares que nos obligan a volar bajo las nubes, búsqueda de objetivos en tormentas de arena, vuelos demenciales entre desfiladeros, bombas orbitales que caen casi por sorpresa, combates nocturnos sobre ciudades iluminadas… A poco que le des la oportunidad, va a ser imposible que Ace Combat 7: Skies Unknown te aburra.

Además, las misiones no sólo consisten en cumplir unos objetivos desde un punto de vista táctico, que por supuesto también. Hay toda una historia tras la campaña, y en medio de los vuelos vamos a escuchar muchas conversaciones entre nuestros camaradas. Lo malo es que hablan en inglés, así que o sois duchos en la lengua de Shakespeare o no vais a poder leer los subtítulos en castellano entre loopings y tirabuzones varios.

Ace Combat 7: Skies Unknown 09

Con respecto al modo online, permite juntar a hasta ocho jugadores para que se repartan leña mutuamente, bien por separado o por equipos. A lo largo de la campaña podemos desbloquear aspectos, emblemas y apodos a utilizar en este modo, lo que nos permite personalizar completamente nuestros cazas. Sobre el icono del mejor jugador aparece un indicador de ace, con lo que sus oponentes obtienen más puntuación por derribarlo.

Añado aquí, en forma de apostilla, la presencia de un visor de datos que nos permite ver la galería de aviones, las escenas entre misiones, datos sobre las mismas o el modo online, e incluye un muy bienvenido selector de canciones para escucharlas a voluntad.

Realidad virtual

Vamos a meter el modo VR en un apartado propio, ya que en internet sólo he visto menciones de pasada y sin embargo creo que merece algo más de atención.

Empezaré con el pertinente tirón de orejas y es que parece una broma que, tras dos años de existencia de PSVR, este modo no diste mucho de la experiencia X-Wing VR Mission. Es decir, hablamos de un simple añadido como curiosidad, que nos propone jugar tres misiones específicas con el casco.

En esta ocasión además la cosa es particularmente sangrante, ya que todo Ace Combat 7: Skies Unknown, con sus decenas de misiones, podría tener soporte para realidad virtual de una forma completamente natural. No sólo podría: debería.

Luego, a medio camino entre la decepción y la alegría, evocando una sensación por la que uno no sabe muy bien si enfadarse o sorprenderse, está la propia implementación de este modo, que es alucinante. Insisto, ¿por qué no le han dado soporte a todo el juego?

Ace Combat 7: Skies Unknown 10

Al final se impone el espíritu positivo, te resignas a que algún día empezarán a sacar juegos de primera línea en realidad virtual, y te dices a ti mismo que experiencias como ésta tienen que contribuir a ello. Es entonces cuando te centras en disfrutar el modo VR tal cual, llegando a descubrir hasta qué punto engancha.

Lo primero a decir es que te vas a marear, ya lo creo. Sin embargo, también vas a descubrir una cosa nueva: no te mareas porque tengas las gafas puestas, sino porque… ¡vas en un avión a reacción! En este caso por cierto un F-18 como único caza disponible al principio, aunque luego contaremos con más aviones; yo concretamente he desbloqueado el Su-30 y luego el A-10 a medida que cumplía misiones con el nuevo caza.

Con un poco de práctica no tardaremos en convertirnos en unos consumados pilotos con el estómago de hierro, por lo que podría decirse que incluso en un segundo contacto con el modo VR los mareos ya disminuyen sensiblemente, terminando por desaparecer a corto plazo.

Por lo demás podéis haceros una idea. Lo primero que te hace dibujar una sonrisa es ver el avión ahí, en el hangar, pero delante tuyo, a escala real. Se puede observar desde varios ángulos, aunque en este caso fijos. De pronto los cazas que habías visto en la pantalla plana a lo largo del juego parecen un chiste, un juego valga la redundancia.

Ace Combat 7: Skies Unknown 11

Después estamos en la cabina, subimos a un portaaviones, salimos disparados y… a volar. La sensación de poder mirar en todas las direcciones a través de la carlinga es impagable, y nos hará preguntarnos cómo hemos podido jugar en la tele sin mirar los aviones en sus desplazamientos a nuestro alrededor. Es como si hubiéramos estado ciegos.

Además, un detalle muy curioso es que en el modo VR hay una mayor consideración de las tres dimensiones, el el sentido de que incluso los menores obstáculos pueden impedir que nuestros misiles alcancen los blancos terrestres, obligándonos a atacarlos desde distintos ángulos.

El arsenal especial en VR está limitado a un arma al principio, pero desbloquearemos una adicional por cada misión cumplida, sumando un total de tres por avión al igual que en el modo campaña. Como novedad aquí tenemos unos misiles guiados por la mira del casco, con lo que tendremos que mover la cabeza y mantener la vista en los objetivos.

Los gráficos en realidad virtual mantienen el tipo. Aunque el bajón de resolución es obvio con respecto al juego convencional, como suele ser habitual esto se compensa con creces gracias a la sensación de inmersión. No es una frase hecha amigos, y es que no todos los días se puede pilotar un caza supersónico “real”.

Una vez completadas las tres misiones (que por cierto pueden picarnos con una tabla de puntuaciones), desbloquearemos un modo de bonificación llamado espectáculo aéreo, consistente en ver una serie de maniobras acrobáticas desde distintas posiciones en un portaaviones. Y como ya he dicho conseguiremos nuevos aviones, lo que sin duda invita a rejugar con cada uno.

Ace Combat 7: Skies Unknown 12

De todas formas, si tengo que quedarme con algo de la realidad virtual, es con la secuencia del caza ardiendo hasta explotar cuando nos derriban. En la tele lo ves desde fuera, pero aquí sientes cómo te vas a mejor barrio mientras la cabina se llena de fuego con el avión fuera de control. Habría sido alucinante que entonces pudieras saltar en paracaídas con el asiento eyectable, puestos a pedir.

Resumiendo, hablamos de un modo de juego que por desgracia se queda en lo que muchos usuarios de PSVR temíamos: un mero añadido. Precioso, rejugable, con un potencial enorme (como siempre), pero añadido a fin de cuentas.

Apartado audiovisual

Para no extendernos demasiado en este análisis, vamos a meter el aspecto gráfico y el sonoro bajo un mismo apartado.

Gráficamente Ace Combat 7: Skies Unknown cumple con nota, destacando especialmente los efectos de luz y los climatológicos. Los propios aviones también son una gozada, cada uno con su cabina específica si queremos jugar desde dentro de la misma. Los otros dos puntos de vista son uno en primera persona, pero sin cabina, y otro en tercera persona, con la cámara situada justo detrás del caza de turno.

Ace Combat 7: Skies Unknown 13

Tras cada misión podemos ver una repetición a lo Gran Turismo, para entendernos. Sin embargo, creo que aquí se acusa especialmente la falta de precisión del juego como simulador. Quiero decir que se aprecian más los movimientos poco realistas del avión, algo que pasa desapercibido mientras jugamos.

Volviendo a la anécdota sobre lo que añoraba mi padre, por fin vemos unos terrenos que, al acercarse a ellos, no son simplemente un amasijo de texturas a baja resolución. Al contrario: como ya he dicho, Ace Combat 7: Skies Unknown nos pone en varias situaciones donde de hecho deberemos interactuar con el terreno y lo veremos muy bien detallado.

Además toda la experiencia corre a 60fps duros como una roca, algo que se agradece mucho en este tipo de juegos con desplazamientos rápidos y constantes.

Ace Combat 7: Skies Unknown 14

Con respecto al sonido, pues está francamente bien. Durante los combates, los efectos se combinan con las voces de los pilotos, y la sensación es la de participar en todo un conflicto bélico a gran escala. Entre lo mejor está el sonido de los misiles justo tras esquivarlos… ¡glups!

La música se hace notar más entre misiones, por ejemplo en el briefing de las mismas, o tras su conclusión. Sin embargo también está presente durante el desarrollo de la acción, a veces con particular acierto, aunque en cuando empiezas a lanzar y esquivar misiles no te das ni cuenta.

Conclusión

Tal vez pienses que a ti este tipo de juegos de aviones, en plan simuladores, o juegos de guerra en cualquier caso, no te van por muy buenos que sean. Déjame decirte algo: esto es un arcade muy adictivo, no te confundas de género. Simplemente ofrece algo más de profundidad que siempre se agradece.

Incluso como profano en la saga, me consta que Ace Combat 7: Skies Unknown está entre lo mejor de esta serie de juegos. No me extraña la verdad, porque lo que tenemos aquí es un titulo adictivo, cuidado, largo y, lo que es más importante, con personalidad única en el mercado consolero.

Ace Combat 7: Skies Unknown 15

Sólo le echo en cara una narrativa algo confusa y demasiado seria a mi entender, que podría haber elevado el listón si se hubiera volcado más en conectar con el jugador en vez de intentar meter con calzador una especie de filosofía de la guerra.

En definitiva, Ace Combat 7: Skies Unknown es un juego que se ha hecho esperar como agua de mayo, de una saga muy querida por algunos. Yo ahora formo parte de ellos.

Dónde comprarlo

Oferta