Bandai Namco de vez en cuando se fija en alguna licencia de manga o anime que tenga un éxito reciente y decide hacer un videojuego de ese universo. El año pasado anunció dos nuevas licencias, The Seven Deadly Sins y Black Clover. El primero de ellos es el que aterriza ya en nuestras consolas y lo hace dejando un gran regusto en el paladar de los amantes de la licencia, puesto que respeta muchos detalles.

El mundo del anime y del videojuego se encuentran muy cercanos y ahora más que nunca, que los juegos japoneses basados en estas licencias llegan a occidente con una buena traducción. The Seven Deadly Sins será un manga y un anime muy conocido por muchos lectores pero por ell0 mismo es sabido también que goza ya de más de un lustro a sus espaldas. Netflix, esa plataforma que acoge tantas series se hizo con la licencia y ha relanzado un anime de gran calidad que ha llamado la atención de Bandai Namco para poder hacer un juego de una gran historia plagada de magia, guerreros y un reino que salvar.

Un reino en peligro y los Seven Deadly Sins para salvarlo

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia nos sitúa en el primer arco argumental del manga y el anime del mismo nombre. El juego comienza cuando la tercera princesa del reino de Liones, Elizabeth, decide huir de la capital cuando los Caballeros Sagrados, protectores de Britannia, hacen un golpe de estado y derrocan a la monarquía. La solución de la princesa pasa por encontrar a los antiguos y ya desaparecidos más poderosos caballeros de todos, los Seven Deadly Sins, un grupo de criminales.

La princesa cae desmayada y se despierta en una taberna, el Boar Hut, regentada por un joven llamado Meliodas. Poco tarda en darse cuenta de que este joven de cabellos rubios no es otro que el capitán de los Seven Deadly Sins. Meliodas, animado por la situación que se podía avecinar sin la monarquía, decide ayudar a la joven princesa y junto con su cerdo parlante, Hawk, parten en busca del resto de los pecados. Con esta premisa viajaremos por todo el mundo del juego en busca de nuestros compañeros y acabando con los Caballeros Sagrados y sus seguidores.

El juego se basa en un sistema de misiones para contar la historia, tenemos desde la misiones principales, pasando por algunas secundarias y otras simplemente de batalla o recolección. Lo peor de la historia es que hay muchas elipsis, es decir, nos cuentan la situación a través de una pequeña descripción, pero las cinemáticas escasea y no son de mucha calidad. Falta que esté un poco mejor narrada, pero la historia es digna de ser conocida y, a pesar de que falla un poco de la manera de contarlo, al final te enteras y tiene unos momentos muy grandes.

Misiones a base de cotilleo

Las misiones de historia se consiguen automáticamente según avanzamos pero para obtener misiones secundarias se ha implementado un novedoso sistema, los cotilleos. Según hagamos alguna misión, si combatimos de una forma más vistosa, con más combos y ataques mágicos poderosos, más gustará a la gente, más prestigio conseguimos y cuando pasen por la taberna oiremos habladurías que terminarán siendo las misiones secundarias. Así mismo, algunas de estas misiones secundarias se basan en tramas de algunos episodios de la serie, por lo tanto a los fans será fácil que les salga alguna sonrisa. Si obtenemos bajas puntuaciones en las misiones será difícil conseguir todas las misiones de una de las zonas en las que se divide el mapa del juego. Por lo tanto, si no combatimos bien no podremos completar el juego al completo o alguna de sus zonas.

Los otros tipos de misiones aparecerán a lo largo del mapa. De vez en cuando, y siempre y cuando nuestro nivel de cotilleo sea lo suficientemente alto, aparecerán batallas en el mapa. Estas batallas son un poco más difíciles que los combates normales y normalmente son de uno contra uno. El otro tipo de misiones son las de recolección. En estas misiones controlaremos a Elizabeth acompañado de Hawk. Como este personaje femenino no sabe combatir dependerá de Hawk para que la salvaguarde y de su velocidad para recolectar ingredientes para la taberna. Cuanto menos daño recibamos mejor puntuación conseguiremos y un mayor nivel de cotilleo para seguir consiguiendo nuevas misiones.

Los combates más vistosos de Britannia

El juego consistirá en combatir en escenarios más o menos cerrados por barreras delimitadoras. En estos escenarios tomaremos el control de uno de los personajes que nos permiten, o el que nos indican según la misión principal que hagamos, y pelear contra uno o muchos enemigos. El escenario se puede destruir totalmente mediante nuestros ataques y los de nuestros rivales, lo que también dará puntos de estilo para el cotilleo. En todas y cada una de las zonas del mapa hay más o menos dos escenarios nuevos, uno arriba, uno abajo,; por lo que no son pocos los escenarios en los que podemos jugar. Y también en cada una de las zonas contaremos con una nueva adquisición a nuestro plantel, ya sean héroes para la historia o enemigos para el modo duelo, que explicamos más tarde.

Los combates son relativamente fáciles para un jugador inexperto, pero permite también hacer combos para aquellos que quieran explorar el sistema un poco más. Tenemos tres tipos de golpes básicos: un débil, otro fuerte y la magia, el ataque a distancia. También contaremos con tres golpes o magias especiales de mayor fuerza que los golpes simples y, como no podía ser de otra manera, un golpe definitivo cuando rellenemos la barra. También podemos esquivar, bloquear, ir directo a los rivales, saltar o, incluso, ponernos detrás del rival mediante nuestro poder mágico. Todo ello conforma un sistema de combate simple pero muy espectacular por los tipos de golpes y los combos que permite hacer. Además, cada personaje cuenta con unos movimientos propios y diferentes a todos los demás gracias a que se plasman de manera sobresaliente los movimientos de los personajes de la serie animada.

Posibilidades en todos sus apartados

Gráficamente The Seven Deadly Sinn: Knights of Britannia no es ningún portento, pero el modelo elegido de cel-shading le sienta muy bien, complementa el estilo anime y le da un estilo jovial. El mapa no cuenta con demasiadas excentricidades puesto que la mayoría son prados, montañas y ríos, pero las zonas representativas de la historia principal cuentan con bastantes detalles para conseguir que se distingan de todas las demás. Así pues, el apartado gráfico viene acompañado de un gran apartado sonoro y es que, aunque no contamos con otros doblajes aparte del japonés, los dobladores nipones son los mismos que los empleados para la serie animada, algo que gustará mucho a los fans. Por desgracia no contamos con la banda sonora original del anime The Seven Deadly Sins, pero sí que cuenta con una música de fondo que acompaña a la ambientación y las batallas más desenfrenadas.

Para terminar, aparte de ese gran modo Aventura en el que haremos muchas misiones, en el menú aparece también el modo Duelo. En este modo como su propio nombre indica, podremos combatir libremente con quien queramos y contra quien queramos. En esta ocasión no tenemos limitaciones por que la misión la tiene que hacer uno u otro. Otra de las grandes bondades que podemos encontrar en este modo es que podemos jugar con los antagonistas. En el modo aventura seguimos la historia de los Seven Deadly Sins, los protagonistas de la historia y a los antagonistas solo podíamos derrocarlos. El plantel no es especialmente amplio, pero sí que quedan plasmados todos los personajes principales de la historia, no falta ninguno. Como última bondad de este modo, decir que podemos jugar multijugador, tanto en una misma consola, como online o en local.

Conclusiones

La primera toma de contacto de The Seven Deadly Sins con el mundo de los videojuegos lo ha hecho con muy buena salud y algunas decisiones como el sistema de cotilleo que han quedado muy bien implementadas. No deja de ser un juego donde solo combatimos, a veces con aires de musou, pero el sistema de combate les ha quedado muy simple a la par que divertido y con posibilidades de hacer grandes combos. La historia es el punto fuerte sobre el que se sustenta este título, puesto que es una gran historia, que cualquier amante de las historias de acción les gustaría conocer. Cierto es que falla haciendo ciertas elípsis de la historia o apostando por pocas cinemáticas y con una calidad dudable.

Aún a pesar de todos los fallos que The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia comete, estamos ante un gran juego, con muchas misiones y batallas que completar y no todas ellas serán fáciles de desbloquear. Por lo general, la dificultad es excesivamente sencilla, pero no impedirá que pasemos un buen rato con él. Los combates son impresionantes y divertidos, la historia es muy buena, los personajes carismáticos y diferentes. Todo ello consigue una fórmula que, sin brillar en ningún punto en concreto, gustará y mucho a los seguidores de Meliodas y compañía.