Uno de los títulos más jugados en la red de PlayStation Network durante los últimos meses ha sido sin duda Rocket League, la peculiar propuesta de Psyonix que nos ofrece partidos de fútbol, entre otras disciplinas deportivas.

El juego, que lleva en las tiendas desde julio de 2015, seguirá recibiendo contenido para que sigamos disfrutando de su loca jugabilidad y lo hará de nuevo gracias a Hot Wheels, una franquicia que no es la primera vez que aparece en el juego.

El pack se llamará Hot Wheels Rocket League RC Rivals Set, y contará con la característica Octane conectada por bluetooth y los Coches de Dominus Battle, que permitirán a los jugadores poder traer toda la emoción de Rocket League a sus casa.

Jugabilidad real y virtual con Hot Wheels

Se trata, como podéis ver en la imagen, de un pack de coches controlables desde el móvil por bluetooth, una pelota grande con una señal que nos indica si ha traspasado o no la portería, una base de carga y un estadio con marcadores LCD de fácil montaje.

Además de este “juguete”, el juego Rocket League de PS4 recibirá un nuevo DLC que servirá para reforzar la alianza entre Psyonix y la franquicia Hot Wheels.

En palabras del vicepresidente de Psyonix, Jeremy Dunham:

Llevamos más allá nuestro acuerdo con Hot Wheels trayendo Rocket League a la vida con este set de juguetes. Pero esto es sólo el principio de lo que tenemos planeado. Podéis esperar cosas realmente chulas gracias a esta alianza.

 

Por su parte el Vice Presidente y Mánager General de Hot Wheels, Chris Down, aseguró que el acuerdo con Rocket League ofrecerá a los viejos jugadores jugar con Hot Wheels como si fueran niños.

Sabemos que los fans de hot Wheels y rocket league amaron nuestro DLC en 2017, y estamos tratando de superar el listón con este nuevo playset RC que sirve para mezclar el juego físico y digital.

Psyonix asegura que habrá más noticias sobre este acuerdo y más detalles sobre los próximos contenidos, de momento tendremos que esperar y tal vez ir haciendo hueco en nuestra habitación para montarnos nuestros propios partidos.