Hoy os traemos en Sonyers el análisis de un título llamativo tanto en forma como en mecánicas. Hablamos de Extinction, desarrollado por Iron Galaxy y distribuido por Maximum Games.

En él, tomamos el control de Avil, uno de los últimos centinelas que moran sobre la tierra de Dolorum. Acompañado de su fiel compañera Xandra, tendrán que salvar la tierra de los continuos ataques de los gigantescos Ravenii, una suerte de ogros de gran tamaño con algún que otro punto débil.

A lo largo del análisis detallaremos todo lo relacionado con Extinction, por lo que si te interesa, acompáñanos.

La historia de Extinction

A pesar de que no es la más original de las historias contadas en el mundo de los videojuegos, no está del todo mal. Recoge en todo momento algún tópico de este tipo de juegos, en el que eres el último que queda en pie de un clan, está en tus manos salvar el mundo, encontronazos con la autoridad, etc.

En primer lugar tendremos que convencer al orgulloso rey de la región de Dolorum (la última que resiste a la invasión) de que necesita tu ayuda, y en algunas ocasiones se intercalan elementos de la historia pasada de Avil y Xandra. Aquí tenemos dos caras de la misma manera: el transcurso de la historia actual está contada de una forma algo pobre, y junto a que no es muy original, el hilo argumental termina siendo una mera anécdota. La otra cara es, sin duda, lo que me ha gustado la forma de contar la historia pasada de los personajes, tal y como hablaba anteriormente.

En estas ocasiones se hace a través de escenas cinematográficas con un ambiente que me ha enamorado. Me transmite una ligera sensación de nostalgia que creo identificar (no estoy muy seguro) con la serie Gárgolas, de allá cuando se empezaba a investigar con el fuego. Esto, sobra decirlo, es una percepción muy personal, pero el estilo me recuerda a muchos de los utilizados en las series de animación de los 90.

Jugabilidad mejorable

Personalmente no me he encontrado con dificultades muy serias, pero los controles no son muy precisos y a veces pueden ser algo frustrantes, al igual que la cámara. En alguna ocasión se quedó pillada en el sobaco de un ogro y se volvía bastante loca. Salvo esto, es más que curioso el sistema de combate. En primer lugar, nuestro objetivo será llenar una barra para poder procurar un ataque mortal a los Ravenii.

Para conseguirlo, podemos o bien salvar ciudadanos, romper protecciones de los Raveni, cortarles alguna extremidad (que se regenerará con el tiempo) o podremos aniquilar chacales (versiones pequeñas y más débiles de los Ravenni). Todo esto, teniendo en cuenta las condiciones de cada nivel.

Lo que está claro es que el principal objetivo es acabar con los Ravenii, y los desarrolladores no han considerado que la prioridad sea siempre salvar a los ciudadanos (aspecto que me parece de lo más curioso), aunque si recomendable para aumentar rápidamente tus poderes y asestar golpes mortales a los ogros de mayor tamaño. La dificultad no es elevada en cuanto te familiarizas con los controles, pero en cada misión tendremos un objetivo principal y otros tres secundarios, llamados medallas de bonificación. Cumplirlos todos sí supondrá, en algunas ocasiones, un verdadero reto.

Extinction

Un juego basado en misiones

La historia de Extinction está distribuida en distintos capítulos que contienen, a su vez, diferentes partes. El problema, y esto me parece el punto más criticable del juego, es que pronto se hace de las mecánicas del juego algo repetitivo.

A las mecánicas ya mencionadas anteriormente, el único añadido es de dificultad, en el sentido de protecciones más robustas (o incluso inquebrantables) que hacen un verdadero reto acabar con un Ravenii. Sin embargo he tenido la sensación de estar haciendo lo mismo durante todo el juego.

El apartado de “Rol” o mejora del personaje se limita a mejorar ciertas capacidades de nuestro protagonista con la experiencia que vamos ganando al salvar aldeanos, rompiendo protecciones y desmembrando a algún Ravenii. Sin embargo, estas mejoras no aportan ningún cambio a la jugabilidad, por lo que el problema de la sensación de monotonía será permanente en todo el juego.

¿Destaca Extinction en el apartado artístico?

Como ya he comentado, la estética del juego en las partes narrativas en modo de flashback me han encantado, pero quizá sea lo único que me ha gustado. El resto de aspectos, pasa sin pena ni gloria. Al igual que podemos tachar de tener unas mecánicas repetitivas, las texturas y paisajes también son tremendamente repetitivos.

Sin duda, podría haberse hecho un trabajo notablemente mejor en cuanto apartado artístico se refiere, pero el juego, definitivamente, no es feo. Repetitivo, pero me gusta la estética. Para poder expresarme con mayor claridad creo que lo mejor es pensar en un videojuego para dispositivos móviles, cuyas texturas y nivel de detalle no van mucho más allá (en la mayoría de los casos), pero sen buenas intenciones de no hacer algo horroroso.

No quiero decir que sean gráficos pésimos, pues no lo son, pero desde luego que podrían haberse mejorado notablemente. Eso sí, personalmente, el diseño de algunos Revanii me encanta. Para gustos, colores.

Distintos modos de juego

Para terminar, me gustaría hablar de los distintos modos de juego con los que cuenta Extinction. Además del modo campaña, en los distintos modos de juego, por desgracia, el objetivo seguirá siendo matar Revanii, pero con distintos aspectos añadidos. Explico brevemente cada uno de ellos.

  • Modo campaña: en este modo se desarrolla la historia de los personajes y del mundo que les rodea. Está distribuida en capítulos con distintas fases cada uno.
  • Reto Diario: en este modo se planteará un reto diario a todos los jugadores, donde podrás comparar tus diferentes marcas con tus amigos a través de la conexión a internet.
  • Extinción: este sería el modo de supervivencia clásico, es decir, mata a tantos Revanii como puedas antes de que te maten ellos a ti. Supone un verdadero reto conforme va pasando el tiempo de juego.
  • Refriega: este modo de juego tiene un detalle que me ha encantado, y es el uso de semillas de aleatorización. En este modo de juego se pone a prueba la habilidad de los jugadores en un campo de batalla generado aleatoriamente, pero, ¿y si encontramos un campo de batalla que nos gusta? Pues gracias a esa semilla de aleatorización disponible, podremos volver a repetirlo. O incluso batirte con tus amigos en este modo a través de ese mismo campo de batalla. Un aspecto realmente interesante.

Conclusión

A modo de conclusión me gustaría destacar que el juego no es malo, se nota que tiene muy buenas intenciones y parte de una idea que estaría genial si se hubiera explotado convenientemente.

El apartado técnico en ocasiones falla, pero nada que te impida jugar. Y gráficamente, aunque llamativo, podría haberse realizado un trabajo de mayor calidad.

La historia, además de no ser muy novedosa en cuanto a contenido, no se cuenta como es debido, lo que provoca que el transcurso de la misma sea una mera anécdota.

Dónde comprarlo

Oferta