Hace unas semanas atrás, Electronic Arts presentó la renovación, la “vuelta a los escenarios” de uno de sus títulos más reconocidos en la pasada generación de consolas: Burnout Paradise Remastered es una auténtica joya, a la que un servidor, ha podido jugar por primera vez (por motivos de edad, porque cuando salió el título original para PS3 apenas tenía nueve años).

Es por eso que, en este artículo, voy a hacer el análisis de Burnout Paradise Remastered, para Playstation 4, desde el punto de vista de nuevo jugador, para dar mis impresiones, decir que es lo que más (y lo que menos) me ha gustado del juego, así cómo también una valoración final y un enlace de compra, por si os interesa jugarlo.

Y es que, tanto si ya habías jugado al título original, como si juegas por primera vez al remaster, vas a disfrutar de conducir como un loco. Porque, al final, de eso se trata: de pasarlo bien con los videojuegos y, ¿Por qué no, hacer alguna que otra salvajada? Eso sí, en la carretera, siempre con cuidado y sin comportamientos suicidas (ahora entenderás el por qué).

Análisis de Burnout Paradise Remastered visto por un jugador novel

Antes de empezar con el análisis, recalcar que este juego NO es un remake. Es decir, no han hecho como en otros títulos, que los han re-construido desde cero. Sino que le han dado un buen repaso, tanto a nivel gráfico, de jugabilidad y sonido y lo han adaptado a esta generación actual de consolas.

Así que, dicho todo lo necesario, ahora sí… ¡Vamos a darle caña!

Arrancando motores

Algo a destacar de este juego es que la puesta a punto es algo distinta a los demás títulos de carreras sandbox. Y es que, para empezar, tienes la opción de escoger moto o coche. Y como estás leyendo a un fanático de las motos, la opción ya está más que decidida.

Una cosa bastante curiosa de arranque de la partida, es que tienes que encender tu vehículo pulsando el botón L2. Esto, parece que no, pero me costó un rato entenderlo, ya que siempre había estado acostumbrado a que el vehículo estuviera “encendido”, para sí decirlo.

Sin duda, es un punto muy interesante a tener en cuenta, ya que, bajo mi punto de vista, le da un toque extra de realismo al juego.

Empezar a jugar en Burnout Paradise Remastered

Empezar a jugar a este título nunca antes había sido tan fácil. Y es que, una vez te lanzas a la carretera, tengas moto o coche, Paradise City es tuya.

Y cuando digo que es tuya, lo digo con todos las letras ya que puedes recorrer y explorar sitios recónditos por doquier, ya que es un mapa de los más abiertos.

Y es que, al igual que su hermano, Need For Speed: Rivals, puedes moverte hacia cualquier punto del mapa. Eso sí, con la diferencia de que no puedes “teletransportarte”, sino que tienes que ir conduciendo. Eso sí, ¡qué manera de conducir tan bestia! (Y reconfortante, a su vez).

Todo mejora en Burnout Paradise Remastered, sobre todo, los gráficos

Si en Playstation 3 el título gozaba de buenos gráficos, en la generación actual de consolas, la cosa ha ido a mejor. Y es que, gracias a la calidad 4K que puede mostrar en PS4 Pro, Burnout Paradise Remastered muestra una paleta de colores más vivas y mejores cinemáticas.

Atrás quedan esas imágenes algo “robotizadas” que estaban presentes en el título original. De hecho, al máximo de potencia, Burnout Paradise Remastered es capaz de sacar una resolución 4K, mientras que en su primera aparición, en 2008, lo hacía a 1080p a 60 fps.

De hecho, para que podáis apreciar las mejoras gráficas a las que han sometido a este título, dejo un vídeo con varias escenas del juego en el que se comparan los gráficos de PlayStation 3 con los de la generación actual, en PS4 y PS4 Pro.

El contenido adicional está incluído en Burnout para PlayStation 4

En efecto. Gracias a esta remasterización, en el ecosistema de Playstation, podremos disfrutar de todos los paquetes de expansión que, en su día, en PS3, se vendieron por separado.

Y es que, tanto los bundles de vehículos especiales como Big Surf Island, la gran expansión que, en un primer momento, iba a llevarnos hasta la Luna (literalmente) están incluidas dentro de este título.

En concreto, el contenido adicional que viene “de serie” es el siguiente:

  • DLC: Actualización de Cagney
  • DLC: Paquete de motos
  • DLC: Paquete de Party
  • DLC: Coches legendarios
  • DLC: Turbos especiales
  • DLC: Coches de juguete
  • DLC: Polis y cacos
  • Expansión completa de Big Surf Island

Todas ellas, con sistema de Trofeos de PSN activado para que puedan ser desbloqueados.

Burnout Paradise Remastered_20180320224441

Burnout Paradise Remastered presenta un estilo de conducción diferente

Hay varios tipos de pruebas en Burnout Paradise Remastered, entre los que voy a destacar las carreras de enfrentamiento y los contrarrelojes.

No obstante, dónde me voy a centrar, es en el hecho de conducir, propiamente dicho. Y es que, si toda la vida has tenido un mapa con el recorrido marcado, aquí la cosa cambia.

¡Olvídate de los mapas trazados! Ahora lo que se llevan, son las brújulas. Sí: has leído bien.

Burnout Paradise Remastered presenta la siguiente fórmula: Estás en un punto “A” y tienes que ir hacia un punto “B”, que por ejemplo, te dice que “está al Este”. Pues tú lo que tendrás que hacer es seguir el mapa, y mediante una brújula de apoyo que hay en la parte superior de la pantalla, vas a poder guiarte.

Sin duda, es un sistema muy atípico a lo que yo estaba acostumbrado a jugar. Y sí, de primeras es difícil. Pero te digo yo, que soy un auténtico “patata” en los videojuegos, he sabido salirme bastante airoso. Y es que, al final, es un sistema muy cómodo, pero qua a la vez te hace estar más pendiente del juego.

La conducción frenética en Burnout Paradise es la clave

Efectivamente. Olvídate de todo lo que has escuchado, visto o leído sobre conducir seguro (solamente aplicado para este videojuego). Porque en Paradise City, es el paraíso de la velocidad, del olor a gasolina y de los motores quemados por temeracidad.

Y es que, el propio juego te recompensa por conducir, digamos, “de manera poco ortodoxa”. En mi caso, que conduzco con una moto, mi mayor hito ha sido hacer 1.345 metros de caballito y en sentido contrario.

Y eso, créeme, que te da muchos puntos de experiencia en el carné que el juego te proporciona. Desde la licencia “L” que es la más básica, a la licencia “A”, que es la más potente, tendrás que abrirte paso entre los mejore pilotos, superar tiempos de locura y, sobre todo, pasarlo bien haciendo un poco “el cabra” para quitar el estrés después de un día de trabajo duro.

Eso sí, lo más importante: En la carretera, ¡Conduce siempre con cuidado!

Donde comprarlo

Oferta